Volver a ilusionarnos - La Mente es Maravillosa

Volver a ilusionarnos

Dolores Rizo 26 noviembre, 2015 en Psicología 8553 compartidos

La ilusión es la “chispa de la vida”, sin ella, la vida pierde color, todo se vuelve monótono, apagado y nada tiene sentido. Recuperar la ilusión o volver a ilusionarnos conlleva buscarla y salir del momento apático en el que vivimos.

La ilusión hace que cada momento de la vida sea especial y único. Además, vivir con ilusión nos permite adelantar el momento deseado, ya que la ilusión nos motiva a visualizar, a proyectar y desear lo que queremos vivir, de manera que lo disfrutamos antes de que llegue.

¿Dónde habita la ilusión?

La ilusión habita en aquellos instantes de la vida que nos acercan a nuestros proyectos. Se trata de desear conseguir algo y poner toda nuestra energía en conseguirlo. La ilusión es ese sentimiento interno que nos hace disfrutar antes de que nuestro deseo se haya cumplido. Podemos potenciar la “chispa de la vida” si nos proponemos hacerlo cada día.

Niña triste pensandocomo volver a ilusionarnos

La ilusión habita en nuestro interior y en la forma en la que hacemos las cosas. Podemos vivir nuestro día a día de forma monótona, sin ganas, rutinariamente, en automático, es decir, sin ilusión por vivir.

Pero también podemos proponernos volver a ilusionarnos, a vivir cada instante como si fuera único, poniéndole todas nuestras ganas, nuestra alegría, toda la ilusión, porque sabemos que estamos más cerca de conseguir aquello que queremos conseguir.

Podríamos decir, que la ilusión habita en tener metas, deseos y proyectos realistas y alcanzables, de forma que viviremos cada instante intensamente, con la ilusión de conseguirlo, disfrutándolo desde el principio.

La ilusión de los niños

¿Recuerdas cuando eras niño? La infancia está relacionada con la ilusión, y esto no es una casualidad. En la infancia creemos que todo es posible, nos ilusionamos cuando nos cuentan un plan que vamos a hacer, cuando va a venir una amiga a casa, cuando escribimos la carta de los Reyes Magos, etc…

La ilusión permite a los más pequeños vivir intensamente cada momento de su inocente infancia. Cuando nos hacemos adultos, descubrimos que no todo es posible, y que las cosas no son como queremos que sean, y esto hace que la ilusión se pierda, se disipa entre decepciones, problemas, frustraciones y sufrimientos.

La ilusión perdida

Desde que somos adultos descubrimos la vida real y que esta no es tan justa como creíamos de pequeños. Corremos el riesgo de perder la ilusión de la infancia, y con ella perdemos la capacidad de disfrutar de cada momento, ya que no tenemos confianza en que podamos conseguir nuestros proyectos y deseos.

Viviremos entonces con el sabor agridulce de las decepciones y los problemas, por lo que perdemos toda esperanza de que pueda haber algo más. Nuestra ilusión se ha perdido entre la desgana y la decepción…

La vida con ilusión

Mujer pintando mariposas gracias a la ilusión

Sin embargo, la vida tiene mucho que ofrecernos y sorprendernos aún, solo nos hace falta creer en ello. Es necesario volver a ilusionarnos por pequeñas cosas de la vida cotidiana, recuperar los deseos, los proyectos y los sueños en pequeñas cosas de la vida.

Y la vida nos devolverá deseos cumplidos, proyectos y sueños realizados, por la simple explicación de haber creído en ellos y haber puesto toda nuestra energía en conseguirlos.

La vida con ilusión es una vida llena de buenos momentos, pequeños instantes que merece la pena vivir, porque nos llenan de satisfacción y felicidad, aunque haya otros momentos menos felices.

Al vivir con ilusión, la vida se convierte en la suma de pequeños instantes que nos acercan a momentos deseados, y que incluso los malos momentos, son necesarios para avanzar por una vida que merezca la pena, es decir, la que estamos proyectando en cada momento.

Volver a ilusionarnos

Niña mirando las estrellas con ilusión

Para recuperar la ilusión, para volver a ilusionarnos, te propongo una serie de pasos:

  • Desea mucho un proyecto, un sueño, un propósito que de sentido a tu vida.
  • Cada mañana recuerda que merece la pena vivir el día de hoy, porque cada vez te acercas más al proyecto que quieres conseguir en tu vida.
  • Vive cada instante con la misma ilusión que cuando eras niño, expresándolo a quienes te rodean, sacándole la parte buena de lo que vives hoy, aprendiendo, disfrutando y sintiéndote en el camino de conseguir lo que te propones.
  • Agradece a la vida cada instante, bueno o malo, porque todos nos hacen aprender y mejorar, y esto también forma parte de la vida que estás deseando vivir, ya que para llegar a donde te propones también tienes que crecer y aprender para poder conseguirlo.
  • Ilusiónate, emociónate, sorpréndete por todo lo que te ocurre, la vida sigue siendo tan mágica como cuando eras pequeño, solo tienes que querer que sea así y sentirlo, y entonces recuperarás la ilusión de la infancia, con la madurez del adulto.
Dolores Rizo

Licenciada en Psicología, gabinete propio. Desarrollo terapias presenciales y on line. Utilizo técnicas integradoras, dando así nacimiento a una terapia integral, donde complemento el trabajo cognitivo, conductual y emocional, con técnicas como la Hipnosis.

Ver perfil »
Te puede gustar