10 cosas que la depresión no quiere que sepas

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 15 diciembre, 2017
Belén Gisbert Vercher · 2 diciembre, 2014

Hola, me llamo Depresión. Tal vez me conozcas por otros nombres distintos, como: trastorno bipolar, trastorno distímico, depresión mayor, etc. soy una insidiosa de la naturaleza, que crece furtivamente cuando menos te lo esperas.

Si no me puedes controlar, puedo crecer y tener la capacidad de dominarte. Te puedo mentir, girar tus pensamientos y hacer que te alejes de las personas que quieres. Cuando soy extremadamente fuerte, incluso puedo apropiarme de tu vida.

Sin embargo, puede que no sepas que soy muy vulnerable a 10 cosas específicas y que debilitan considerablemente mi intensidad. Si pones en práctica alguna de ellas, mis fuerzas se debilitarán.

Si combinas varias de ellas, puede que me aleje de ti y me haga más pequeña, e incluso puede que consigas destruirme. No debería darte esta información, pero… estas son cosas que me hacen huir.

1. Círculo de apoyo

Mujer con depresión

Puede ser mediante terapia o con tus amigos y familiares, en cualquier caso, cuando acudes a un círculo de apoyo, me vuelvo más pequeña y mi presencia sea más débil.

Hablar con los demás evitará que te sientas aislado y te dará un apoyo fundamental para conseguir vencer a la depresión.

2. Terapia conversacional

Cuando visites a tu terapeuta, es aconsejable que participes en una charla-terapia, sobre todo en una terapia cognitiva-conductual, para que puedas abordar tu tristeza y haga que yo, Depresión, sienta auténtico terror. Trabajar con valentía a través de tus sentimientos es una de las cosas que más temo, porque te hace realmente fuerte.

3. Actividad física

Si decides practicar algún programa de ejercicios o cualquier actividad física, esto impide que me pueda alojar en tu cuerpo.

Una de las cosas que me hacen huir es el compromiso con el cuidado personal, sobre todo en situaciones de estrés. Yo gano fuerza cuando te abandonas y la pierdo cuando empiezas a preocuparte por tu bienestar.

4. La atención plena

Mujer triste por depresión

Si prestas toda tu atención en algo interesante, ya sean estudios, trabajo, ejercicio, etc., esto impide que me dejes hueco en tu mente para poder atormentarte y me lleve conmigo mis armas más poderosas: la culpa, la vergüenza y el miedo.

5. Aceptación

Si abrazas todas las partes de tu vida, mi presencia se hace más pequeña. Si no controlas tus temores y los enfrentas, yo te puedo controlar. Por eso me da tanto miedo que te aceptes tal y como eres.

6. Felicidad

Si decides tener un día feliz, trastocas mis planes para hacerte estragos. En pocas palabras, cuando decides por ti mismo cómo será tu día, me derrito como la nieve en el sol. Yo quiero decidir por ti, guiar tus pasos, controlar tu vida y si decides tu felicidad será mi final.

7. La risa

¡Como odio que te rías! Cada vez que empleas alguna terapia de humor o de risa, o participas en actividades divertidas, hace que me irrite. La risa hace que huya, que me esconda, que pierda fuerza.

Mujer feliz que ha superado la depresión

8. Dieta saludable

Cuando tienes estrés, me encanta que comas y engullas comida, sobre todo si es basura. Por supuesto, odio cualquier tipo de comida saludable y equilibrada, hace que tenga ganas de salir corriendo de ti porque una buena alimentación te hace más fuerte.

9. Medicamentos para la depresión

Si acudes a tu médico y te receta algún medicamento antidepresivo, esto me asusta bastante. Sobre todo cuando le preguntas sobre los posibles efectos secundarios. Esto significa que estas tomando cartas en el asunto y quieres echarme de tu vida.

10. Los patrones de tiempo

Odio cuando reconoces que mi presencia será temporal, y que no estaré acechándote siempre. Tu capacidad de mirar racionalmente mis patrones me quitan el poder.

Hay muchas cosas más que puedes hacer para que me aleje de tu vida, mente, alma y cuerpo, para que te deje vivir feliz y en paz. Recuerda: siempre estoy ahí, acechándote en la oscuridad y esperando escondida para atacarte donde más te duele.

Normalmente doy señales de advertencia, y que sepas que me molesta mucho que me des una patada para separarme de ti.

Atentamente,

La Depresión