10 fantásticos proverbios japoneses

Edith Sánchez · 8 diciembre, 2017

Los proverbios japoneses son muy populares en todo el mundo. Se han utilizado desde tiempos inmemoriales en el país del sol naciente para guiar la vida cotidiana. Muchos de ellos han logrado traspasar fronteras. Hoy son rememorados en todo el mundo, pese a que muchos no conocen sus orígenes.

La mayoría de los proverbios japoneses tienen su origen en las zonas rurales. Por eso, muchos de ellos se refieren a las bellezas naturales. Reflejan lo que se aprende del sol, del agua, del río y hasta de las piedras. Todos tienen un inocultable toque poético. De hecho, también han sido retomados para la filosofía y la religión.

Los proverbios japoneses son muy enigmáticos. Las culturas de Oriente son muy discretas. Por eso, la mayoría de sus proverbios emplean pocas palabras y dejan mucho a la imaginación. Transmiten una visión del mundo serena y paciente. Enseguida te compartimos 10 de esas fantásticas cápsulas de sabiduría.

Hasta el viaje más largo comienza con un solo paso”.

-Proverbio Japonés-

Proverbios japoneses sobre la acción

Varios proverbios japoneses hablan acerca de la acción. Para los orientales, la actividad no es impulsividad, ni compulsión. El pensamiento y la actividad van de la mano. El uno complementa al otro. Así lo dicen aquí: “Si lo piensas, decídelo. Si lo decidiste, no lo pienses”.

imagen representando los proverbios japoneses

El concepto de rapidez de los japoneses queda perfectamente reflejado en este proverbio: “Rápido significa: lento pero sin pausa” Se ve claramente cómo para esta cultura la velocidad tiene más que ver con la eficacia, que con las acciones aceleradas.

Muchos piensan equivocadamente que las culturas orientales son pasivas. Todo lo contrario. Lo que sucede es que ven la acción desde otra perspectiva. No es gratuito que muchos proverbios japoneses llamen a la acción, pero al mismo tiempo establezcan un límite para la misma. Como en esta bonita sentencia: “Haz todo lo que puedas, lo demás déjaselo al destino”.

La bondad con los demás

Los japoneses tienen un profundo sentido de lo colectivo. El otro es un lugar casi sagrado. Muchas de sus costumbres están orientadas a preservar el respeto y la consideración por los demás. Por eso valoran profundamente las expresiones gentiles: “Una palabra bondadosa puede calentar tres meses de invierno”.

El respeto por los demás también queda plasmado en muchos proverbios japoneses. Este es uno de ellos: “Verifica siete veces antes de cuestionar a una persona”. Es un llamado a evitar los juicios ligeros sobre los demás.

La actitud serena de los orientales muchas veces se confunde con falta de pasión. No es así. De hecho son muy apasionados. Y alegres. Este proverbio, por ejemplo, da un gran valor a la alegría: “La felicidad viene a la casa donde se ríen”. Es cierto. La risa llama ala concordia y esta a la felicidad.

Sobre las vías de crecimiento personal

El sentido comunitario y cooperativo de los japoneses, queda perfectamente plasmado en este proverbio: “El sol no sabe de buenos, el sol no sabe de malos. El sol ilumina y calienta a todos por igual. Quien se encuentra a sí mismo es como el sol…” Se da a entender que una identidad sólida se refleja en una aceptación plena de los demás y del mundo.

imagen representando los proverbios japoneses

Otro de los proverbios japoneses dice: “Si preguntas sentirás vergüenza un minuto, si no lo haces sentirás vergüenza toda la vida”. Hay una gran sabiduría condensada allí. Se trata de una sociedad muy reservada. Sin embargo, en frases como esta también fijan un límite para esa discreción.

La lentitud y la espera

Japón lleva a cuestas un pasado milenario. Han aprendido a comprender y valorar el paso del tiempo. Saben que lo más importante y genuino de la vida toma su tiempo. Así queda plasmado en este fantástico proverbio: “Los ríos profundos fluyen lentamente”. Quiere decir que todo aquello que tiene hondura, se manifiesta poco a poco.

Los japoneses saben que la paciencia es una virtud determinante. En carne propia han experimentado que el triunfo o el fracaso dependen en gran medida de ella. Lo dicen de esta forma: “La victoria pertenece a aquel que espera media hora más que su oponente”. Así, para ellos, el triunfo siempre le pertenece al más paciente.

Esta es apenas una muy pequeña muestra de algunos de los proverbios japoneses más populares. Hay cientos de ellos que esperan ser redescubiertos. Tenemos mucho que aprender de esa cultura, que ha sabido ser grande en muchas épocas históricas. También ha sabido levantarse de sus cenizas cuando la realidad se lo ha exigido.