Las 13 habilidades comunicativas básicas

Potenciar las habilidades comunicativas nos garantiza un mayor éxito en nuestro crecimiento personal y nos ayuda a entablar vínculos más saludables. Por ello, a continuación presentamos a las más básicas y cómo potenciarlas.
Las 13 habilidades comunicativas básicas
Gema Sánchez Cuevas

Revisado y aprobado por la psicóloga Gema Sánchez Cuevas.

Escrito por Okairy Zuñiga

Última actualización: 02 agosto, 2022

Quizás pienses que las habilidades comunicativas son fáciles de dominar. Sin embargo, esta es en realidad una de las barreras más comunes que presenta la población: la dificultad a la hora de expresarse, de sentirse hábil en sus relaciones interpersonales, ahí donde autoestima y autoconfianza deberían ir siempre de la mano para poder movernos mejor en nuestros entornos del día a día.

Son muchos los que mantienen la opinión de que este tipo de competencias deberían desarrollarse de forma temprana en el ámbito escolar. Saber argumentar, exponer sin miedo, hablar con asertividad y respeto, escuchar y hasta negociar son elementos clave en la vida de una persona.

Sin embargo, es muy común experimentar esta carencia desde el primer momento en que nos enfrentamos a una entrevista de trabajo, cuando debemos llevar un proyecto en grupo o incluso cuando debemos hacer una exposición, conferencia o defensa de un trabajo durante la universidad.

“La comunicación es una habilidad que puedes aprender. Es como montar en bicicleta o teclear. Si estás dispuesto a trabajarlo, puedes mejorar rápidamente la calidad de cada parte de tu vida”

-Brian Tracy-

Conocer las claves de las habilidades comunicativas y controlarlas no solo nos puede ayudar a abrir puertas personales y profesionales. Hay algo aún más importante: nos podremos ver mejor, tendremos una percepción de nosotros mismos más válida y positiva y eso, es algo en lo que vale la pena invertir tiempo y esfuerzo.

13 habilidades comunicativas que puedes desarrollar

En la Universidad de Indiana Bloomington, se llevó a cabo un estudio a lo largo del 2012 que más tarde se publicó en el Social and Behavioral Sciences. En él, se detallaba la gran relevancia de transmitir a los alumnos de las universidades el conjunto de habilidades comunicativas básicas, para que estos mejoraran su trayectoria académica.

Tal y como podemos deducir, sería prioritario que esta serie de competencias formaran parte de cualquier currículum escolar y universitario. Al fin y al cabo, estamos ante esa serie de estrategias que uno se ve en la obligación de entrenar en la vida adulta.

Sea como sea, cabe decir que siempre estamos a tiempo. Dentro del coaching y la práctica terapeuta encontramos sin duda fabulosas herramientas que nos pueden ofrecer los profesionales expertos en este campo.

Veamos a continuación cuáles son las 10 habilidades comunicativas básicas.

1. Ser directos

Partiendo siempre del respeto por los demás, es necesario aprender a expresar nuestras ideas sin rodeos y de forma clara. Esta estrategia requiere sin duda una serie de competencias previas: tener claro qué vamos a decir, mantener una adecuada templanza emocional, y confiar en nosotros mismos.

Estas tres dimensiones orquestan por sí mismas un sustrato excepcional para ser más asertivos, directos y efectivos a la hora de comunicar.

Mujer exposición

2. Prestar atención a tu conducta

Mantén una buena educación siempre que puedas, recuerda que ser educado nos abre muchas puertas y es la mejor forma para abrirnos camino en muchos espacios sociales y laborales. Esto implica, por ejemplo, aprender a desarrollar las siguientes capacidades:

  • Saber escuchar.
  • Respetar los turnos de palabra.
  • Mostrar apertura.
  • Generar confianza en los demás.
  • Ser correcto en todo momento y no perder la calma.
  • No descalificar.
  • Usar un lenguaje rico.

3. Asertividad

La asertividad es el pilar de las habilidades comunicativas básicas. Saber defender posturas con respeto, saber exponer con claridad, imponernos sin agresividad, delimitar posturas, proteger nuestras necesidades e ideas sin que otros nos vulneren… Todas estas dimensiones conforman y definen a la persona asertiva.

Como curiosidad, la Universidad de Northwestern realizó un estudio intentando explorar qué tipo de lenguaje utilizaba la población en general a la hora de hacer reclamaciones y protestas en la administración, comercios, centros, etc. Gran parte de las personas resultaban ser más agresivas que asertivas. Un punto sin duda en el que todos deberíamos trabajar.

4. Una mente positiva

Ten un enfoque positivo sobre tu realidad y sobre ti mismo. Deja a un lado el pesimismo o esos miedos que a menudo limitan por completo nuestra comunicación, negociación o argumentaciones. Si nos centramos en las barreras que nos separan, en la idea de que fallaremos, de que nuestras ideas no serán atendidas o que no lograremos el éxito en determinadas actividades, nunca avanzaremos.

Las habilidades comunicativas básicas requieren autoconfianza, una buena autoestima y emociones positivas, no lo olvidemos.

5. Apertura y escucha

La capacidad de escuchar a los demás puede hacer maravillas con tus relaciones. Ser capaces de atender con apertura, de abrirnos al otro a pesar de que nuestras posturas no sean las mismas, siempre acaba facilitando las cosas y nos permite llegar a pequeños logros y entendimientos.

“Para saber hablar es preciso saber escuchar”

-Plutarco-

Amigos escuchando

6. Dale valor a tus palabras

Haz que tu comunicación sea interesante. Si te estás comunicando verbalmente haz pausas, inflexiones en la voz para que tus diálogos sean más interesantes y no aburras a tus interlocutores. Dale énfasis a tus palabras. Esta es una estrategia que se va consiguiendo con el tiempo a medida que nos sentimos más seguros y cómodos con nosotros mismos.

7. Usa un apoyo visual

Cuando te comuniques utiliza elementos visuales que sirvan para apoyar lo que estás diciendo. Esto es muy útil cuando queremos hacer una presentación ante una clase o auditorio.

Utiliza imágenes, vídeos, gráficos y otros elementos visuales que te puedan servir de ayuda. No obstante, recuerda, en ocasiones soportes como el PowerPoint termina aburriendo, por tanto, no te bases en exclusiva en estos soportes y haz una combinación de ellos.

8. Envía un mensaje claro

Ser claro en los mensajes que emitas, mejorará tus habilidades comunicativas

Este consejo es similar al primero. Es bueno ser directos y claros en nuestros mensajes. Evita vocabulario que pueda confundir, huye de las florituras, de los rodeos sin sentidos, de esas argumentaciones que no dan a ningún lado. Adapta siempre tu vocabulario a tus interlocutores; recuerda que a veces, la sencillez es la que causa mayor impacto

9. Anticípate

Lee las posibles reacciones de tus interlocutores pero nunca des por sentado cuáles serán sus reacciones. Prepárate para cualquier tipo de reacción y situación inesperada. Esto es algo que también iremos dominando con el tiempo, pero sea como sea es positivo y recomendable que siempre tengas preparado alguna contraargumentación, alguna idea o heurístico que te permita salir de una situación complicada.

Hermanos comunicándose

10. Ten paciencia

La paciencia es una excelente virtud en el plano de la comunicación. Si apresuras las cosas y sientes frustración porque no obtienes los resultados que deseas entonces tus habilidades comunicativas sufren. Ten paciencia con los demás, si necesitas volver atrás y explicar algo, hazlo, si tienes que hacerlo dos veces hazlo, los demás te lo agradecerán.

“Toma ventaja de cada oportunidad para practicar tus habilidades comunicativas para que cuando surjan ocasiones importantes, tendrás el don, la nitidez, la claridad y las emociones de afectar a otra gente”

-Jim Rohn-

11. Coherencia entre la emoción y el mensaje

Otra de las habilidades comunicativas básicas consiste en mantener una coherencia entre lo que se dice y el modo en que transmitimos el mensaje. Esto último comprende desde nuestros gestos hasta la modulación de la voz.

Las incongruencias en este ámbito pueden generar confusiones en nuestros interlocutores y malentendidos. Por ejemplo, si queremos que nuestros interlocutores confíen en nuestra palabra, lo menos que podemos hacer es mostrarnos ansiosos con gestos como: evasión de la mirada, toqueteo constantemente de la nariz mientras se habla, voz entrecortada, uso de muletillas, etc.

12. Sé empático

La empatía refiere a la capacidad de “ponernos en los zapatos del otro” y comprender su perspectiva sin juzgar. Recordemos que cada quien vive e interpreta las circunstancias de la vida en función de su punto de vista.

Por tanto, debemos ser capaces de salirnos de nuestros esquemas y comprender las emociones y pensamientos del otro, así no estemos de acuerdo. Esto no significa que cambiemos nuestra perspectiva y la adaptemos a los demás; lo que implica es que seamos capaces de comprender y respetar el punto de vista ajeno, y apoyar en la medida que sea necesario.

Por ejemplo, si un compañero se siente afligido porque reprobó una evaluación que no tenía mucha importancia para nosotros, lo menos que podemos hacer es decirle que no existe algún motivo para que se sienta mal. Al contrario, debemos ser capaces de comprender su malestar y apoyarlo para que se sienta mejor.

13. Entrena la capacidad para resolver conflictos y negociar

Por último, es importante tener en cuenta que, en cualquier relación, es normal que surjan conflictos. Por ende, aprender a manejarlos y saber negociar las posibles soluciones es vital para que las relaciones funciones.

Un error que comenten muchas personas es evitar los conflictos y esperar que la situación se solvente por sí sola. Sin embrago, esto no hace más que agravar el problema y generar resentimientos entre las partes implicadas.

Ahora bien, la habilidad de resolver conflictos de forma eficiente requiere mantener la calma, guardar respeto hacia el otro y evitar adoptar una postura defensiva. Para ello, es vital aprender a gestionar las propias emociones y saber comunicarlas sin atacar o amenazar a los demás.

¿Cómo potenciar nuestra capacidad para comunicarnos de forma eficiente?

Para concluir, queremos recalcar que las habilidades comunicativas pueden ser entrenadas y potenciadas mediante la practica, siempre y cuando tengamos en cuenta los aspectos anteriormente mencionados.

Asimismo, la asistencia psicológica puede ser una excelente herramienta para desarrollar aquellas aptitudes que se relacionan con la comunicación efectiva; tales como: la asertividad, la gestión adecuada de la ansiedad social, la capacidad para resolver conflictos, entre otros.

Te podría interesar...
La importancia de una buena comunicación
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
La importancia de una buena comunicación

La comunicación no termina cuando le ponemos voz a nuestro mensaje, sino cuando el otro lo ha entendido. Disfrutad del artículo y no os perdáis el ...



  • Fornell C, Westbrook R. (1979). An Exploratory Study of Assertiveness, Aggressiveness, and Consumer Complaining Behavio", in NA - Advances in Consumer Research Volume 06, eds. William L. Wilkie, Ann Abor, MI : Association for Consumer Research, Pages: 105-110.
  • Iksan Z, Zakaria E, Meerah T, el al. Communication Skills among University Students. Procedia - Social and Behavioral Sciences [Internet]. 2012 [consultado el 2 de agosto de 2022]; 59: 71-76.

Los contenidos de La Mente es Maravillosa se redactan solo para fines informativos y educativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.