3 estrategias para evitar el desgaste de las citas online

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 25 febrero, 2018
Julia Marquez Arrico · 25 febrero, 2018

En la actualidad, una de las maneras más frecuentes de buscar pareja o de encontrar algún tipo de relación amorosa es a través de diferentes aplicaciones o páginas de Internet. Se trata de una manera de conocer personas que ya está plenamente aceptada en nuestra sociedad y es común en la mayoría de los entornos que nos rodean. Pero… aunque se trata de una de las formas más comunes de tener citas, junto a ella, se han potenciado diferentes “fenómenos” que hacen que las citas online, algunas veces, sean un camino lleno de obstáculos.

Por todo ello, en este artículo te explicaremos en detalle por qué las citas online pueden ser más estresantes y también te daremos 3 consejos para evitar el desgaste que producen y que puedas disfrutar de cada cita.

¿Qué hace que las citas online sean más estresantes y te quemen con más facilidad?

Las citas online son más estresantes y cansan más rápido porque una gran parte de todo el proceso de cortejo/ligar y conocerse, se da vía mensajes y por ello es bastante impersonal y frío. Mientras las personas se van conociendo utilizando aplicaciones o bien diferentes páginas de internet surgen tres fenómenos o situaciones que son muy desmotivantes: ghosting, icing y simmering. Veremos cada una de estas situaciones una a una.

Mujer con móvil

Ghosting

El término ghosting, viene del inglés ghost (fantasma) y se utiliza para definir las situaciones en las que, después de varias citas, de repente la otra persona desaparece. Es decir, esta persona con la que quedabas desaparece… se vuelve un fantasma, no contesta los mensajes o bien te bloquea de las redes sociales para que evites contactarle. ¿Por qué ocurre esto? En la mayoría de los casos, porque quien se vuelve el “fantasma” quiere evitar a toda costa el mal trago de decir que ya no le apetece quedar (por los motivos que sea). Así, en lugar de dar la cara y escribir un final de otra manera, utiliza la manera más fácil y se va sin dejar rastro.

Icing

En segundo lugar, tenemos el icing, que viene del inglés ice (hielo) y por ello se utiliza para definir las situaciones en las que no se dan razones claras para acabar la relación, pero se postergan las futuras citas. En estos casos lo que suele pasar es que se busca enfriar la relación para evitar ponerle un punto y final. Del mismo modo que en los casos de ghosting, se quiere evitar ponerle punto y final a la relación, en el icing lo que se hace es dejar que la relación muera poco a poco. El objetivo es el mismo, no dar la cara, pero en lugar de hacerlo de la noche a la mañana, se desaparece poco a poco.

Simmerming

Y por último, otro de los fenómenos que caracterizan las citas online es el simmerming que quiere decir literalmente “cocer a fuego lento” y en este caso significa tener una comunicación intermitente, no fluida y ambivalente. Dicho de otro modo, se tienen citas, todo va bien, pero la comunicación no es continua, no deja de haber mensajes entre las dos partes pero siempre hay una parte que contesta dejando pausas muy grandes. Parece que hay intención de quedar para seguir conociéndose, pero se dan largas, se postergan los planes, o bien, primero se dice que sí a tener una cita y luego que no.

“En el amor siempre hay algo de locura, mas en la locura siempre hay algo de razón”.
-Friedrich Nietzsche-
Pareja hablando

3 estrategias prácticas para no sufrir este desgaste

1. Mantén la incertidumbre en mínimos

Para evitar el desgaste de las citas online es muy importante que dediques el menor tiempo posible a adivinar qué quiere o cómo se siente el otro. Dicho de otro modo, es fundamental que la incertidumbre sea mínima porque cuanto menos tienes que “descubrir” por tu propia cuenta, más puedes concentrarte en disfrutar de las citas. Se trata de ser adultos maduros, ser claros y hablar sin tapujos, ¿no?

Si estás conociendo a alguien y no tienes claro qué busca o qué quiere de ti, cuando le veas, en lugar de disfrutar de la cita y estar en cuerpo y mente presente, estarás buscando señales para descifrar hasta dónde puedes llegar con él o ella. Estar pendiente de señales o de pensamientos interiores en una cita es un problema, ya que, desde fuera, quien te vea observará una persona desconectada y poco espontánea. Y todo ello, no ayuda a que las cosas fluyan.

“Estar pendiente de señales o de pensamientos interiores en una cita es un problema, ya que, desde fuera, quien te vea observará una persona desconectada y poco espontánea”.

2. Perfecciona tus métodos de selección

El desgaste de las citas online, muchas veces se debe a que no se ha sido muy cuidadoso a la hora de escoger con quién tener o no tener citas. Tanto si llevas tiempo sin pareja o sin quedar con nadie, como si estás en un momento en el que te apetece conocer gente, utilizar las aplicaciones para tener citas puede motivarte mucho. Porque se trata de una manera fácil y bastante rápida de tener citas.

Sin embargo, como resultado de la facilidad para conocer gente, es probable que te vengas arriba y quieras ir quedando con todas las personas que quieras. Dicen, que “el que busca siempre encuentra”, pero mejor saber bien qué buscar y cómo que encontrar cualquier cosa, ¿o no?

Recuerda: tu tiempo es muy valioso y mientras tienes una cita con una persona no la tienes con otra. Por tanto, ser selectivo es la mejor decisión. Escoge con cuidado y en detalle con quién crees que te sería más positivo quedar y empieza con esas personas.

Hombre chateando por móvil

3. Conoce tus prejuicios y apártalos a un lado

Los prejuicios están presentes en todo lo que hacemos, pensamos, decimos y sentimos. Muchas veces los prejuicios pueden hacer que tengas sentimientos a favor o en contra de una persona, simplemente por el hecho de que esa persona active el prejuicio (por características que observes en él o ella o señales). Los prejuicios funcionan así, son automáticos y cuando algo los activa nos alejan o nos acercan al estímulo que los ha activado.

Por ejemplo, existen prejuicios que están especialmente activos mientras se tienen citas: si la persona te mira a los ojos o si no, cómo se viste, si lleva perfume, si habla mucho o habla poco, etc. Puede darse la situación de que si te miran poco a los ojos, tengas el prejuicio de que te estén mintiendo, aunque esta no es la única razón por la que alguien puede tener dificultades para mirar a los ojos mientras habla. Por ejemplo, puede tratarse de alguien que sea tímido o tímida y que por eso evite mirar directamente a los ojos.

De este modo, puedes tener prejuicios sobre casi todo lo que observes o la otra persona te explique de sí misma en la cita. Tienes que apartar todas las valoraciones previas a conocerle, dale una oportunidad y pregúntate: ¿lo que siento hacia mi cita, es por mis experiencias previas o prejuicios? Nunca es tarde para que cambies de hábitos y busques la mejor versión de ti mismo.

Finalmente, no te olvides de disfrutar, conocer gente puede ser un camino lleno de desafíos, sorpresas y nuevas experiencias. Empieza con una buena predisposición y darle oportunidad a las personas que vayas conociendo. Sobre todo, ten cuidado con las expectativas negativas o poco realistas, ya que, si dejas que estas te dominen, habrás perdido antes de comenzar a jugar.