3 maneras de encontrar más tiempo para ti mismo

Eva Maria Rodríguez · 30 diciembre, 2015

Encontrar tiempo para ti mismo es muy importante. Pero tenemos tantas cosas que hacer, tantas obligaciones impuestas o autoimpuestas, que nos olvidamos de nosotros mismos.  El sometimiento a las urgencias, las demandas de otros y las obligaciones laborales es tal que incluso nos sentimos culpables por querer tiempo para nosotros mismos, para nuestras actividades de ocio o de cuidado personal.

Pero todos necesitamos tiempo para nosotros mismos, para descansar, para divertirnos, para compartir tiempo con nuestros seres queridos sin otras preocupaciones. Esto es fundamental para mantener el equilibrio, liberar el estrés acumulado y recargar energías.

La mayoría de la gente pasa más tiempo haciendo lo que siente que debe hacer sin dedicar tiempo suficiente para lo que le gustaría hacer. Esto genera la sensación de no tener suficiente libertad para pasar tiempo de calidad con la familia, dedicarse tiempo a uno mismo o divertirse, lo cual alimenta el estrés y la infelicidad.

Si quieres sentirte más feliz y aumentar tu satisfacción, uno de los mejores cambios que puedes hacer es encontrar más tiempo para ti. A continuación descubrirás cómo hacerlo.

“Al menos que te valores a ti mismo, no valorarás tu tiempo. Al menos que valores tu tiempo, no harás nada con el.”

-M. Scott Peck-

mujer mirando las puertas del cielo pensando en el peso de ser indepediente

Revisa y ordena tu horario

Revisa cómo tienes organizado el día y racionaliza el tiempo que dedicas a cada cosa. Normalmente, tendemos a tener un horario solo para cuestiones de trabajo, pero ¿qué pasa el resto del día? Si eres tu propio jefe esto es particularmente importante, más aún si tienes la oficina en casa o muy cerca.

Presta atención a cómo pasas el tiempo y a qué lo dedicas. Seguramente te darás cuenta de que pasas más tiempo procastinando del que pensabas y que pierdes mucho tiempo en cosas vacías que no te aportan nada.

Hazte preguntas como de qué manera podrías ser más eficiente en tus tareas y trabajos o cómo podrías sacarle más partido al día pasando menos tiempo sentado. El tiempo que pasas en redes sociales, chateando con tu móvil o mirando el correo electrónico también es algo que debes valorar.

Pequeños cambios pueden permitir grandes cambios y dejarte tiempo para hacer ejercicio, leer, disfrutar de tiempo en familia, aprender alguna nueva habilidad creativa o dedicar tiempo a tu cuidado personal.

“Encuentro fascinante que la mayoría de las personas planifican sus vacaciones con mucho más cuidado que sus vidas. Quizás eso se debe a que escapar es más fácil que cambiar.”

-Jim Rohn-

Aprende a delegar

Uno de los motivos por los que las personas se cargan de trabajo es que quieren tenerlo todo bajo control y asumen la mayor parte del trabajo y las responsabilidades. Delegando parte del trabajo se puede ganar mucho tiempo. Pero para eso es necesario cultivar la confianza en los demás y no ser demasiado perfeccionista.

Otro aspecto importante que deberías valorar es contratar a alguien que te ayudara a hacer parte del trabajo. Descargar parte del trabajo en otro te permitirá rendir mucho más debido a que esa liberación te quita mucho estrés, lo cual te permite ser más eficiente y eficaz.

Manos enlazadas de dos personas

Al final, ese dinero gastado en otro se convierte en un dinero invertido que te permite generar más en menos tiempo, aumentando la calidad de lo que haces y la satisfacción contigo mismo.

Aprende a decir que no

Saber decir que no es una habilidad fundamental para no acumular más responsabilidades de las que puedes satisfacer. Adquirir demasiados compromisos afecta a tu calidad de vida y a la calidad del tiempo que dedicas a todo lo demás.

La asertividad es una habilidad necesaria para la vida. Tienes que aprender a evitar la sensación de que estás dejando colgado al alguien cuando le dices que no cuando realmente no puedes. Decir que no puede sentar mal al otro, pero tienes que respetarte y hacerte respetar para poder tomar el control de tu vida.