Si amas a alguien, solo quieres verle feliz

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 31 octubre, 2016
Pedro González Núñez · 23 diciembre, 2015

¿Quién puede decir que ama a alguien y desearle algún mal? Nadie ¿Hay una forma de querer a otra persona y no desear con todas tus fuerzas el verla siempre feliz y alegre? Yo diría que no.

En ocasiones, la vida puede ser muy dura. Hay infinidad de hechos que pueden provocar debacles vitales de las que no es fácil salir airoso. Sin embargo, si amas a alguien, solo querrás verle feliz, cueste lo que cueste.

La felicidad de la persona amada

La felicidad de la persona amada es una máxima que todo ser debería tener claro. De hecho, es algo que no se ha de pensar, simplemente se siente. En tu corazón no hay mayor deseo que ver a quien quieres vivir con alegría.

Pareja enamorada cogida de la mano

Una persona que ama con intensidad, y se siente feliz, no desea el mal a nadie, especialmente a aquella gente que hace que su vida sea especial y esté llena de cariño y esperanza. Una persona feliz es una persona viva, amable, cariñosa y que vela por el bien de todos cuantos hacen que su existencia sea especial y esté plena.

Si no quieres ver feliz al ser amado…

Si no quieres ver feliz al ser amado, tal vez debas replantearte tus sentimientos, porque es evidente que el amor no es pleno y tal vez no la quieras como tú crees que haces.

Piensa siempre sobre ti mismo. Reflexiona sobre tus sentimientos, emociones y capacidades. Siempre debes autoevaluarte para ser consciente de quién eres y qué es lo que buscas en la vida.

Ante todo, preocúpate de llegar hasta el fondo de tu corazón para conocer con exactitud los anhelos que éste alberga y las necesidades reales que siente. De lo contrario, no podrás hacer feliz a nadie, y por tanto, tampoco podrás serlo tú.

Un ser feliz y amado

Ten en cuenta que la persona a la que ames, no será perfecta. De hecho, serán muchas las imperfecciones que encontrarás en ella. Tantas como las que tienes tú mismo.

Sin embargo, si le amas con sinceridad, querrás verle feliz. Tanto, que las imperfecciones serán algo muy secundario, no te importarán en absoluto, e incluso pueden llegar a transformarse en perfecciones.

Una persona enamorada no necesita tener a su lado al ser perfecto que sabe en todo momento cómo compensar, cómo entender o cómo querer. Tan solo necesita ser amado, sentirse único en el mundo, y ser feliz con cuanto ha logrado en su vida, que es mucho.

“Uno está enamorado cuando se da cuenta de que otra persona es única.”

-Jorge Luis Borges-

Si la persona que está a tu lado es única para ti, tan solo tendrás una prioridad en la vida, y es verla feliz, plena y contenta. Darle todo el amor que necesita para que jamás se baje de su nube.

Encontrar la felicidad en los demás

Pareja abrazándose

Muchos dicen que puedes conocer a una persona por sus amistades, familiares y seres afines. No es una idea falaz, pues nuestra tendencia siempre es buscar la comprensión y las gentes que se nos parecen y nos complementan.

En este sentido, una persona que se rodea de gente feliz, porque tú haces por verla alegre y jovial, ya que les amas, descubrirá una forma más de encontrar un fuerte punto de apoyo que le permita vivir la vida con mayor plenitud.

“Aprendemos a amar no cuando encontramos a la persona perfecta, sino cuando llegamos a ver de manera perfecta a una persona imperfecta.”

-Sam Keen-

No se trata únicamente de amar a tu pareja. Puedes querer con toda tu alma y corazón a tus amigos, a tus familiares, y a cualquier persona que signifique algo en tu vida y te haga mejor.

El hecho de ser capaz de hacer feliz a los demás te puede completar, y es una ventaja más para ti, para que seas mejor y vivas la vida con total plenitud, y todo ello por el simple hecho de amar a los demás.

Así que no es un mal ejercicio el plantearse qué desea uno para cuantas personas le rodean. Todo el que quiera ver feliz al amado, sin duda tiene una gran ventaja, pues sabe que esa persona es única y le va a dar una existencia maravillosa.