3 trucos de lenguaje corporal que te harán parecer más simpático - La Mente es Maravillosa

3 trucos de lenguaje corporal que te harán parecer más simpático

Eva Maria Rodríguez 25 marzo, 2016 en Psicología 0 compartidos
LEnguaje corporal: amigas sonriendo

¿Alguna vez has sentido que alguien te caía bien o mal sin haber intercambiado unas palabras? ¿No comprendes por qué los demás tienen prejuicios sobre ti? ¿Te gustaría ser una de esas personas que es bien recibida siempre, de esas que caen bien y que los demás tratan como si las conocieran de toda la vida? La respuesta está en el  lenguaje corporal.

Tu cuerpo envía señales durante todo el tiempo. No solo tu voz habla por ti. Incluso aunque estés callado está diciendo algo. Si lo que quieres es caer mejor a la gente y parecer más simpático, hacerte el gracioso o intentar estar presente en todas las conversaciones no es lo único que va determinar lo bien que caes a los demás. Es más, puede que no sirva para nada.

De hecho, si deseas caer mejor a los demás puedes conseguirlo sin abrir la boca. Con la forma de mover los ojos, la manera de sentarte, mover tus manos y otros muchos gestos, aparentemente insignificantes, puedes ayudarte a crear buena impresión y caer bien.

Cuida tu actitud, exprésala con tu cuerpo

La mente humana es crítica hacia lo que ve. Gracias a eso hemos podido evolucionar como especie. En una fracción de segundo nuestra mente es capaz de identificar si una persona es una amenaza o si es útil para nuestra supervivencia. Es todo cuestión de instinto.

Amigos hablando

En este sentido, nuestro lenguaje corporal nos delata. Actuando sobre este lenguaje corporal podemos “engañar” al instinto de los demás para que sea más fácil establecer relaciones.

Pero, más allá de la manipulación de la percepción del otro, actuar sobre nuestro lenguaje corporal nos permite estar más seguros de nosotros mismos y expresarnos tal y como deseamos. No cuidar nuestro lenguaje corporal puede enviar un mensaje contradictorio al que realmente queremos expresar.

Por eso es necesario cuidar la actitud. Si pones una barrera con tu postura o tu forma de estar no das a los demás la oportunidad de conocerte. Si vas de tonto, te tomarán por tonto. Si lo haces de listo, te tomarán por un pedante. Y, si vas de chulo, probablemente te verán como un gilipollas. Así que, si quieres parecer simpático, actúa como tal y cuida tu actitud.

Pero, ¿qué actitud tiene una persona simpática? Además de evitar las actitudes de sobra conocidas, como cualquiera de los ejemplos anteriores, el secreto para tener una actitud simpática es preocuparse por el otro, ver qué puedes hacer para ayudar a la gente, pero sin insistir ni abusar. Se trata de mostrarse dispuesto y servicial, que no servil y pesado.

Cuida tu postura y mejora tu lenguaje corporal

La postura, como parte de nuestro lenguaje corporal, influye en el segundo juicio instantáneo que las personas hacemos de los demás. Entre otras cosas, en la postura del otro vemos lo que piensa sobre sí mismo y nos permite hacernos una idea de qué tipo de persona es.

Amigos hablandocon buena expresión corporal

Para encontrar una postura positiva debes estar erguido y relajado. Tu cuerpo está sometido a dos fuerzas, una que te ancla al suelo y te enraíza con la tierra y otra que te eleva, que hace mirar al frente y avanzar.

Tus hombros deben estar ligeramente hacia atrás para permitir que tu torso se expanda en cada respiración, que debe ser pausada. Para mejorar la apariencia y la postura, procura mantener las piernas ligeramente separadas y la espalda recta, sin rigidez.

Esto, que parece salido de una sesión de yoga, es lo que diferencia a una persona con una actitud altiva o prepotente de otra que comulga con su entorno, lo que diferencia a una persona derrotada y pesimista de una con ganas de vivir y disfrutar de la vida.

Por otra parte, cuando hables con una persona debes mostrar una postura abierta, sin cubrir el pecho con los brazos, parecer recogido sobre ti mismo o quedándote atrás. Eso denota confianza y comodidad. Además, debes evitar apoyarte sobre objetos o jugar con algo en las manos, implica pasividad e inseguridad.

Sonríe y saluda

Mujer sonriendo

Da igual cómo te sientas, si conoces o no a la gente que hay en un sitio o que llega a donde tú estás. Si quieres parecer simpático, sonríe siempre y saluda. Da igual que el otro no sea capaz de separar las comisuras de los labios o que se quede mudo, da igual las veces que lo hayas visto esa semana o ese día. Sonreír y saludar debe ser un hábito. Hazlo siempre.

No hace falta que saludes a gritos ni que intentes llamar la atención del otro o de un grupo. Simplemente sonríe y saluda, estableciendo contacto visual de forma individual y saludando con un leve gesto de la cabeza, aunque no conozcas a la gente.

A los que conoces, acércate despacio y tómate tu tiempo, aunque no los conozcas demasiado. Esto demuestra confianza y muestra una actitud abierta que no pasará inadvertida por los demás.
Compartir

Cuando no conoces a nadie o quieres parecer una persona sociable y simpática, un viejo truco que funciona muy bien es saludar a tus amigos imaginarios de manera natural y sin aspavientos. Los demás no tienen una visión de 360 grados capaz de controlar lo que ocurre a su alrededor. Pero a todo el mundo le gusta relacionarse con personas populares.

Por otra parte, la sonrisa debería formar parte de tu expresión facial por defecto. No es cuestión de forzar la boca, sino de interiorizar el sentimiento de felicidad, de actuar como si realmente estuvieras viendo o viviendo algo que te gusta. Esto hará que tu cara esté relajada, especialmente la zona de la frente y que tu mirada sea mucho más amable.

Eva Maria Rodríguez

Profesora, escritora, blogger y madre de dragones. Espero que mi experiencia como madre, como educadora y como mujer sea de utilidad para tod@s los que leéis este blog.

Ver perfil »
Te puede gustar