7 ingredientes de la felicidad

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 28 enero, 2018
Edith Sánchez · 28 enero, 2018

Los ingredientes de la felicidad no forman parte de una receta mágica, sino que son fruto del sentido común. Lo que llamamos felicidad no es un estado de euforia constante, sino una actitud armónica y equilibrada frente a la realidad, que nos trae paz interior y buena disposición ante la vida.

Todos queremos ser felices, pero no siempre sabemos definir qué es exactamente la felicidad. A veces creemos que todo depende de obtener algo: una relación, un bien material, un trabajo, etc. Pero la verdad es que los ingredientes de la felicidad están al alcance de todo el mundo porque crecen en nuestro interior.

La felicidad humana generalmente no se logra con grandes golpes de suerte, que pueden ocurrir pocas veces, sino con pequeñas cosas que ocurren todos los días”.

-Benjamin Franklin-

Así, la felicidad no se obtiene, ni se pierde, porque se trata de una actitud que se construye. Y para ello, lo importante es aprender a ver qué nos la proporciona. Estos son 7 ingredientes de la felicidad y todos tenemos acceso a ellos.

1. Perdonarnos: el primero de los ingredientes de la felicidad

Nos culpamos por nuestros errores y fracasos. También por ser de un modo determinado, o no ser de otra forma específica. Esa culpa, finalmente, no nos sirve para nada. Solo cumple el papel de convertirnos en seres infelices e inseguros.

chica tapándose rostro pensando en los ingredientes de la felicidad

El primero de los ingredientes de la felicidad es precisamente el de renunciar a la culpa. Aprender a ser el mejor amigo de nosotros mismos. Eso es imposible si no nos perdonamos y aceptamos que el error y la equivocación son un bien valioso. Constituyen la principal fuente de aprendizaje y crecimiento.

2. Explorar, experimentar lo nuevo

Es normal que tengamos la tendencia a construir modos de vida repetitivos, que nos eviten estar enfrentándonos a lo nuevo todo el tiempo. Esto nos ayuda a sentirnos estables y nos evita un enorme gasto de energía emocional.

El problema es que si eliminamos la novedad de nuestra vida, pronto nos sentiremos apagados y desmotivados. Además, terminamos estancándonos. Siempre debemos dejar un lugar para explorar, para enfrentarnos a lo nuevo. Ese es, sin duda, uno de los ingredientes de la felicidad.

3. Realizar actividad física y creativa

La actividad física es mucho más que una herramienta para mantener la buena salud. El impacto del ejercicio sobre la mente y sobre el estado de ánimo es un hecho. La felicidad también es un asunto de neuroquímicos y es importante ser conscientes de ello. El ejercicio periódico previene en gran medida los estados de ánimo negativos.

chica con pincel pensando en los ingredientes de la felicidad

Algo similar ocurre con las actividades creativas y recreativas. El ser humano necesita darle un lugar a la expresión, a la imaginación, a la creatividad. Si nos privamos de esas dimensiones, difícilmente vamos a sentirnos felices.

4. Simplificar la vida

Otro de los principales ingredientes de la felicidad es aprender a simplificar la vida. Esto significa comprender qué es verdaderamente importante y qué no. Saber dedicarle tiempo a lo que vale la pena y evitar gastarlo en situaciones neuróticas.

Simplificar la vida es también aprender a encontrar soluciones eficaces. No llenarnos de problemas innecesarios. Despejar el camino de los pequeños obstáculos, para tener la vitalidad suficiente que nos exigen los grandes desafíos.

5. Aprender a moderar los impulsos

Uno de los ingredientes de la felicidad es la espontaneidad. Sin embargo, no hay que confundirla con dejarnos llevar por cualquier impulso que emerja de nosotros. El autocontrol exige esfuerzos, pero son muy dulces los frutos que cosecha.

Hombre mirando una ola en el mar pensando en los ingredientes de la felicidad

Actualmente cualquiera tiene acceso a las técnicas de meditación. Son una maravillosa manera de aprender a gestionar nuestras emociones, de modo que estas no sean una fuerza invasiva. De seguro, somos más felices cuando nos volvemos más capaces de actuar con base en la razón y no en el impulso.

6. Descubrir y mantener amistades constructivas

La amistad es uno de los vínculos más bellos de la vida. Y lo es porque tiene mucho de gratuito y espontáneo. Las amistades genuinas nacen de la afinidad. Se entregan y se reciben por decisión propia. No hay compromisos y si se mantienen en el tiempo es por voluntad libre y personal.

Se ha repetido miles de veces que la amistad es un tesoro. Y se repite porque así es. Los amigos contribuyen a que nos reafirmemos, nos conozcamos, nos valoremos. Nos enseñan a escuchar y a ser solidarios. Son nuestra gran compañía en infinidad de momentos. Sin duda alguna, conforman uno de los ingredientes de la felicidad.

7. Ser buenos con nosotros mismos y agradecer

Ser buenos con nosotros mismos es aceptarnos, tolerar nuestras fallas, perdonarnos como ya se dijo. También implica cuidarnos, protegernos, no dejar de reconocernos los logros y animarnos en los malos momentos. Recordarnos constantemente que tenemos derecho a ser felices.

corazón de tela que contiene los ingredientes de la felicidad

La gratitud es una maravillosa virtud porque termina generándo grandes beneficios a quien la experimenta. Solo puede ser agradecido quien valora lo bueno que hay en su vida. Y quien sabe valorar esto, es feliz. Al agradecerlo, esa felicidad aumenta.

Los ingredientes de la felicidad se construyen. No caen del cielo, ni se encuentran por casualidad en alguna esquina de la vida. Esto es una maravillosa verdad. Nos permite pensar que somos nosotros mismos, y nadie más, los dueños de nuestra dicha.