5 acciones para crecer a nivel laboral

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 24 diciembre, 2018
Edith Sánchez · 28 diciembre, 2018
Para crecer a nivel laboral es necesario llevar a cabo algunas tareas, con el objetivo de detectar aquello que puede estar funcionando mal y buscar caminos para solucionarlo.

Todos queremos crecer a nivel laboral, pero no siempre conocemos cuál es el camino para hacerlo. El crecimiento en este ámbito no necesariamente implica una promoción a un mejor cargo, aunque evolucionar, tarde o temprano, conduce a ello.

Crecer laboralmente tiene que ver sobre todo con sentirte mejor con el trabajo y encontrar los medios para hacerlo más eficaz y eficiente. También, por qué no, más atractivo. Dedicamos buena parte de nuestras vidas a él, así que es importante que nos sintamos a gusto.

El trabajo más productivo es el que sale de las manos de un hombre contento”.

-Victor Pauchet-

Hay muchas acciones que se pueden implementar para crecer a nivel laboral. A continuación hablaremos sobre cinco de ellas. Son tareas concretas a tener en cuenta, si sentimos que ha llegado el momento de dar un paso adelante. Profundicemos.

1. Autoevaluarse, un camino para crecer a nivel laboral

La autoevaluación es un elemento fundamental para saber dónde estás y hacia dónde tienes que ir en el terreno laboral. Dedica al menos un día al año para hacer esta tarea. No hay reglas o esquemas fijos para realizarla, pero sí es importante que gire en torno a los pros y los contras que percibes en tu desempeño.

Es aconsejable que examines tu nivel de motivación con tu trabajo y cuáles son los factores que inciden en él. También que detectes cuáles son tus talones de Aquiles y dónde están tus fortalezas. Particularmente, trata de identificar qué es lo que más dificultades te genera y cómo podrías sortearlo.

Mujer trabajando con su ordenador

2. Mejorar la formación

La rutina y la falta de tiempo disponible hacen que a veces nos olvidemos de ampliar, actualizar o profundizar nuestra formación. Esto es un grave error, sobre todo en estas épocas. Te sorprenderías de la rapidez con la que muchos conocimientos se vuelven obsoletos.

Así mismo, formarte amplía tus horizontes, genera nuevas oportunidades y, eventualmente, facilita tu trabajo. Para crecer a nivel laboral es indispensable que, al menos una vez al año, hagamos algún curso o adelantemos algún programa de formación.

3. Reingeniería de procesos

La palabra “reingeniería” es muy sofisticada y, estrictamente hablando, solo puede ser adelantada por un especialista. Sin embargo, guardando las proporciones, también podemos hacer un ejercicio de este estilo con nuestro trabajo. Consiste, básicamente, en identificar los procesos que llevamos a cabo para hacer una tarea y evaluar si estos se pueden simplificar o hacerse más eficientes en algún sentido.

A veces, esto exige algo de investigación. ¿Qué “trucos” o métodos usan los compañeros que realizan una función similar a la tuya, para ahorrar tiempo o perfeccionar su labor? ¿Han surgido nuevas ayudas tecnológicas que, eventualmente, son aplicables a lo que haces? De esta investigación y reflexión debería salir algún cambio en tu forma de trabajar.

4. Enriquecer el entorno laboral

Es muy importante sentirnos a gusto con el entorno laboral. Ese entorno comprende tanto los elementos físicos que te rodean, como todas las personas con las que te relacionas en tu trabajo. Frente a lo primero, vale la pena examinar si hay algún objeto o elemento que te incomoda, o que influye negativamente en tu actividad. ¿Estás suficiente cómodo? ¿Quitar o poner algo te ayudaría a mejorar?

En cuanto a las relaciones laborales, resulta muy importante hacer lo necesario para enriquecerlas. No quiere decir que conviertas a tus compañeros en tus mejores amigos. Más bien tiene que ver con depurar y fortalecer los lazos de solidaridad y camaradería. De seguro, eso incide en tu motivación.

5. Incrementar los contactos profesionales

Todos sabemos que actualmente hay muchos empleos “desechables”. Los contratos laborales a largo plazo son la excepción y se impone, más bien, una cultura de temporalidad en los trabajos. Por eso, siempre debes ser consciente de que tu actividad podría ser efímera. De ahí que sea importante mantener y fortalecer los contactos profesionales.

La forma más expedita para conseguir un nuevo trabajo son los contactos personales y profesionales. No pierdas eso de vista. No rompas el vínculo con tus antiguos compañeros de universidad o de trabajos anteriores. Si es posible, agrémiate. También mantente al tanto de la dinámica de oferta y demanda laboral en tu área. Puede ser de mucha ayuda.

Grupo de personas hablando sobre trabajar en equipo

Crecer a nivel laboral también es una forma de crecer a nivel personal. El trabajo, por humilde o difícil que sea, es una vía para mantener nuestro amor propio y nuestra dignidad. Es importante valorarlo y buscar los caminos que nos permitan mejorarlo y convertirlo en una fuente de evolución.

  • Añorga Morales, J. (1999). La educación avanzada: Paradigma educativo alternativo para el mejoramiento profesional y humano de los recursos laborales y de la comunidad. La Habana.