5 claves para el empoderamiento emocional

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 26 julio, 2018
Pedro González Núñez · 26 julio, 2018

La célebre aviadora Amelia Earhart decía que ‘el futuro pertenece a quienes creen en la belleza de sus sueños’. ¿Te consideras una persona con capacidad suficiente para dar más? En ese caso, seguramente te interesará conocer estas claves para el empoderamiento emocional.

Recuerda que entendemos como parte del empoderamiento emocional al proceso de autoconocimiento. A través de este, vas a aumentar tu capacidad de influencia, es decir, la capacidad para crear tu verdadera realidad alcanzando tu estado emocional óptimo.

Claves para el empoderamiento emocional

Sentirse en un estado emocional óptimo implica disfrutar de una confianza sólida basada en una autoestima sana. Si sientes este poder personal, sabes de tu validez, de tu personalidad real y de que no tienes que demostrar nada a nadie.

Cuando una persona disfruta de un empoderamiento emocional óptimo, sabe que en sus manos hay un abanico enorme de posibilidades. Simplemente establece relaciones de igual a igual, siendo capaz de marcar límites en cuanto a consideración y respeto, comenzando por uno mismo.

Mujer feliz echándose el pelo hacia atrás

Si tienes poder personal y haces buen uso de él, te guiarás con criterio. Tu intuición a la hora de tomar decisiones gozará de más espacio para experimentar. Así pues, serás menos influenciable y podrá respirar al margen de esa mente colectiva que parece gozar de tanta fuerza cuando nos sentimos débiles.

De esta forma, actuarás según tus propios valores. Tus emociones tendrán presencia y tus temores se verán atenuados. Tendrás el control de tus reacciones y tu estado de ánimo. Pero alcanzar este punto y permanecer en él no es fácil, por eso te facilitamos estas claves estas claves.

“Para manejar, se necesita usar la cabeza, para manejar a otros, se necesita tu corazón”.

-Eleanor Roosevelt-

Ser consciente de tu poder

Empecemos por intentar hacer una evaluación objetiva del margen de actuación con el que contamos. Así, por ejemplo, será más fácil entender y manejar las emociones cuando estas son especialmente intensas.

Para alcanzar este punto, es mejor dejar a un lado los pensamientos del tipo de: ‘yo soy así’, ‘es ley de vida’ o ‘nací así’. Todos tenemos potestad de cambiar y mejorar si de verdad lo deseamos. Este es quizás nuestro primer y principal poder.

Encontrar el equilibrio

La siguiente clave lógica para un buen empoderamiento emocional deriva de la anterior, y requiere encontrar el equilibrio en el plano emocional.

Intentemos identificar, para después rechazar, aquellas actitudes, reacciones y pensamientos que nos alejan de las personas a las que queremos. Para ello, hay que manejar un complejo equilibrio que nos lleva a ser flexibles en nuestra forma de actuar. No se busca debilidad, más bien sabiduría en cada paso que damos, contando con escalas de grises en lugar de ver todo blanco o negro (pensamiento polarizado).

Detectar las oportunidades de mejora

Como si de un análisis DAFO emocional se tratara, hemos de detectar las oportunidades de mejora para conocernos mejor como personas. Pensemos en qué nos gusta y qué no, así sabremos actuar en situaciones que nos hacen sentir bien o poder intervenir sobre aquellas que no nos convienen.

Para alcanzar esta clave, una buena idea es analizar nuestras reacciones ante determinadas situaciones. Merece la pena invertir un tiempo pensando en nuestras actitudes para saber qué nos frena y qué nos permite seguir adelante.

Actuar

Ahora que hemos analizado las diversas oportunidades de mejora, llega el momento de actuar. Todo aquello que se pueda mejorar para empoderarnos emocionalmente, hemos de ponerlo en marcha. Así, lograremos alcanzar las metas propuestas para llegar a nuestro estado óptimo.

Mujer feliz

Evaluar y corregir

Una vez hemos puesto en práctica aquellas oportunidades de mejora, intentemos responder a una pregunta. ¿Estamos haciendo lo correcto? Si es una respuesta afirmativa, es que seguimos el camino acertado. Si no, habrá que realizar correcciones hasta dar con los métodos adecuados para alcanzar los objetivos propuestos.

Podemos observar que el empoderamiento emocional no es un sendero sencillo. Estas claves te pueden ayudar, pero eres tú quien las ha de poner en práctica. Para ello, has de ofrecer lo mejor de ti, así estarás en disposición de aprovechar las oportunidades que se presenten para evaluar y caminar sin prisa, pero sin pausa, en la búsqueda de tu yo óptimo.

“En la vida no hay nada que temer, sólo hay que entender”.

-Marie Curie-