5 claves para expresar tus sentimientos - La Mente es Maravillosa

5 claves para expresar tus sentimientos

Sara Clemente 13 diciembre, 2017 en Emociones 0 compartidos
Pareja mirándose para expresar sus sentimientos

Cuando te sientes feliz es fácil que sonrías y que los demás deduzcan que tienes un estado de ánimo positivo. Sin embargo, cuando te muestras serio, esa interpretación se convierte en algo mucho más subjetivo. ¿Estará triste? ¿Cansado? ¿Molesto? Por eso es tan importante saber expresar tus sentimientos.

Poner voz a los sentimientos permite que los demás empaticen contigo. Con ello, te conocerán más y sabrán qué hacer y qué no para evitar malos entendidos o enfados. Además, expresar tus sentimientos ayuda enfrentar situaciones difíciles y mejora tu autoconocimiento. A continuación te indicamos algunas claves para que no te resulta tan difícil.

¿Cómo expresar tus sentimientos?

Busca el origen

Poner palabras a un cúmulo de sensaciones es complejo. Muchas veces, no somos conscientes de la causa primera de nuestro mal humor. Por eso, en primero lugar, lo que tenemos que preguntarnos es qué nos ha pasado para que nuestro humor haya cambiado tanto. ¿Qué nos hace sentir así?

Puedes probar a relajarte un par de minutos para trata de identificar eso que ha generado un cambio en tu interior. Busca lo que ha hecho que experimentes todo ese cúmulo de sensaciones. Cierra los ojos si lo crees conveniente y reflexiona. ¿Qué es lo que te produce sorpresa, alegría, asco, desprecio o miedo?

Chica adolescente con malestar en representación de los pacientes invisibles

Incrementa tu vocabulario emocional

Decir un simple “me encuentro mal” o “estoy bien” ayuda, pero poco. Trata de ser más específico y preciso con las palabras que emplees para poner nombre a lo que sientes. Cuanto más concreto seas, mejor comprenderás lo que estás sintiendo.

Por ejemplo, imagina que estás enfadado con tu jefe porque te ha hecho quedar mal delante de tus compañeros. A la hora de explicárselo a otra persona, puedes utilizar adjetivos como “avergonzado”, “impotente”, “molesto”, “rabioso” o “humillado”. Esto facilitará que la otra persona te comprenda y sepa cómo ayudarte.

Usa verbos emocionales como “noto”, “percibo”, “siento” en vez de “creo”, “pienso” u “opino”. Estos últimos son fácilmente rebatibles porque no se refieren a tu condición interna, sino a tu procesamiento mental.

El método “trata de no pensar en ello” no funciona

Imaginemos ahora que a tu pareja no le gusta que le toquen el pelo. Cada vez que lo haces, se pone de mal humor. Si nunca te lo dice, es normal que, por un lado, tú sigas haciéndolo a modo de cariño y, por otro, que ella vaya acumulando rabia. Llegará un momento en el que explotará por cualquier otra cosa que pase a su alrededor. Y tú no entenderás nada.

Pensarás que está exagerando y atribuirás la causa de su malestar a otra situación. Así, las consecuencias no serán las esperadas. Y su miedo, enfado o rabia se volverá en tu contra. Con esto vemos que callar no es la mejor opción. Tratar de no pensar en ello y abolirlo solo prolonga nuestro malestar, la inquietud de los que nos rodean e incluso, generar conflictos.

Comunica sentimientos, no pensamientos

Cuando queremos expresar sentimientos usamos el verbo “sentir”. Si transmitimos pensamientos, empleamos “sentir que”. La diferencia es sutil y radica en la inclusión o no de la partícula que. Por ejemplo, “siento miedo” (sentimiento) o “siento que el miedo me está paralizando” (pensamiento).

En ese último caso, estamos racionalizando una emoción, es decir, haciendo frente a una situación. Significa que ya hemos procesado cognitivamente el suceso origen de nuestros sentimientos. Ya no estamos explicando los efectos que tiene en nosotros, sino sus posibles consecuencias.

Pareja hablando sobre sus problemas

Practica la responsabilidad emocional

Si comienzas a explicarte con un “me haces sentir…”, no solamente estás culpabilizando al otro, sino otorgándole poder sobre tus sentimientos. La responsabilidad de los sentimientos es personal e intransferible. Querer trasladarla a los demás no es ni ético ni real. Además, puede crear problemas con las personas de tu alrededor.

Hablar libera

¿Cómo te sientes después de contar algo que llevas dando vueltas durante mucho tiempo? Liberado, ¿verdad? Hablar es terapéutico y redentor. Según numerosos estudios, aquellas personas que tratan de evitar comunicar cómo se sienten tienen un menor riesgo de sufrir cáncer (Chapman, Fiscella & Kawachi 2013).

Como personas que somos, no podemos evitar sentir emociones. Está en nuestra naturaleza, Por eso, la mejor manera de respetarnos a nosotros mismos es aprendiendo a convivir con ellas. Acéptalas y trata de entenderlas.

Si pruebas a hacerlo una vez, la siguiente será más fácil. Y así hasta que consigas naturalizarlo y lo conviertas en un hábito más de tu día a día. Si lo logras, tendrás una gran ventaja emocional respecto al resto de personas.

Expresar tus sentimientos hará que tus relaciones ganen en calidad. Y no solamente con los demás, sino contigo mismo.
Compartir

Pareja abrazada

Dar voz a las emociones sana

Cuando expresamos lo que sentimos en voz alta, disminuye la intensidad del malestar que nos puede estar provocando esa emoción. Esto es debido a que poniéndoles voz, nuestra amígdala disminuye su actividad, lo que mengua, a su vez, la reacción emocional. (Lieberman et al., 2007).

Además, saber expresar tus sentimientos aumenta tu fortaleza psicológica y tu capacidad para enfrentar momentos y situaciones difíciles (Kross et al., 2009). Te hace estar preparado mentalmente y conocer cómo reaccionarías ante acontecimientos excepcionales.

Aunque no es una tarea sencilla, invertir tiempo en expresar tus sentimientos mejora la calidad de tus relaciones interpersonales. Es un esfuerzo que requiere de un trabajo introspectivo constante y una aceptación completa de ti mismo.

Sara Clemente

"El impulso fue el Periodismo, mi ilusión y energía emocional es la Psicología. Primo la deportividad, el respeto y la educación."

Ver perfil »
Te puede gustar