5 claves para practicar yoga en casa

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 13 marzo, 2018
Edith Sánchez · 13 marzo, 2018

Cada vez tienen más importancia las prácticas orientales como el yoga. Día a día se suman más personas en el mundo a este tipo de disciplinas. Han demostrado ser un gran aporte a la salud física y emocional, por eso siguen ganando adeptos. Sin embargo, muchas personas se preguntan cómo practicar yoga en casa, ya que no disponen del tiempo o la flexibilidad necesaria para hacerlo en otros espacios.

Todo es cuestión de organizarse y de planificar adecuadamente la actividad. Ahora bien, practicar yoga en casa es una excelente idea porque uno mismo puede programar los horarios de acuerdo a la disponibilidad de su tiempo. También se ahorra dinero en clases y se evitan desplazamientos que a veces resultan incómodos.

El yoga no nos aleja de la realidad o de las responsabilidades de la vida diaria, sino que pone nuestros pies firmes y resolutivamente en el terreno práctico de la experiencia. No trascendemos nuestras vidas; volvemos a las vidas que hemos dejado atrás con la esperanza de algo mejor”.

-Donna Farhi-

Cada quien debe ajustar la práctica de yoga en casa de la manera que más lo considere conveniente. Sin embargo, hay algunos tips que sirven como guía para organizar todo, de forma que las sesiones sean lo más completas posibles. Estos son los aspectos que deberías tener en cuenta.

1. Crea un espacio confortable para hacer yoga en casa

Busca un lugar cómodo y tranquilo, en el que no vayas a tener interrupciones. Es muy importante que el espacio te resulte agradable, ya que este es uno de los aspectos que facilita la práctica de yoga en casa. Necesitarás un tapete de yoga y ropa holgada.

mujer practicando yoga en casa

Lo mejor es destinar una hora específica para cada sesión. Esto contribuye a crear una mayor disposición hacia la actividad. Además, es fundamental que te conectes con tu conciencia profunda y marques la intención de realizar la práctica de yoga en casa. No es posible realizarla provechosamente, si no lo haces de corazón.

2. Define las características de la práctica

En el yoga no hay fórmulas. Todo debe adaptarse a cada persona, e incluso a cada sesión. Así mismo, hay niveles y cada quien debe ser consciente del grado de evolución que ha alcanzado en la práctica. Por eso, tú mismo debes diseñar y programar cada sesión.

Lo recomendable, en todo caso, es que mantengas una atención plena frente a la práctica y que constantemente escuches lo que dice tu cuerpo. La sesión debe ser agradable. No conviene realizarla por compromiso. Dicho esto, lo aconsejable es que cuando eres principiante no asumas cada postura por más de 30 segundos. Y quizás sea más eficaz que comiences con sesiones de media hora.

3. Lleva un registro

Para perfeccionar la práctica de yoga en casa, nada mejor que llevar un registro diario de lo que sucede en la sesión. Es importante anotar cómo te sientes antes, durante y después de hacer yoga. Qué dificultades encuentras y qué te dice tu intuición frente a los efectos que esta práctica tiene en tu cuerpo y en tu mente.

mujer escribiendo sobre sus ejercicios de yoga en casa

Apunta también el tipo de posturas que haces, el tiempo que dedicas a cada una de ellas y las señales que envía tu cuerpo al hacerlo. Es una manera de mantener el control sobre la práctica, pero también de identificar todos los avances que consigas.

4. Asimilar progresivamente lo novedoso

Toda nueva postura que se ensaya, requiere de suma atención. No la intentes hasta que no tengas la plena seguridad de saber cómo se realiza. Observa con cuidado, analiza y ve despacio. Si es posible, hazla completa solo paulatinamente, no de una sola vez. Sensibilízate a lo que manifieste tu cuerpo. Si hay molestias o dificultades, no sigas. Evalúa.

Así mismo, resulta conveniente que conozcas diferentes estilos para la práctica de yoga en casa. Hay innumerables videos en Internet que muestran las diferencias entre uno y otro. A veces no se logran avances simplemente porque el estilo de práctica no es el más adecuado. Variarlo podría resultar muy sencillo.

5. Respira, relájate y medita

La práctica de yoga en casa debe ser completa. Esto significa que debería incorporar diferentes elementos de meditación. El primero de ellos es la respiración. Esta sirve como ancla inicial para la sesión. Si te concentras en tu respiración, pronto vas a lograr conectarte plenamente con el momento presente.

mujer practicando yoga en casa

Es conveniente relajarse tanto antes, como después de la sesión de yoga en casa. Finalmente el objetivo es fortalecer la meditación, la cual es el eje de todo. Esto no es nada fácil y solo se logra con el tiempo y la constancia.

En últimas, el objetivo de todo esto es crear un espacio para que te sientas mejor contigo mismo. Por eso, lo más importante es que todo sea voluntario y que lo hagas con la mejor actitud y motivación. Quienes han practicado yoga en casa, o en otros lugares, saben que los beneficios son maravillosos. Y así debe ser cada práctica: maravillosa.