5 claves para una buena salud emocional

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 17 abril, 2016
Arantxa Alvaro Fariñas · 17 abril, 2016

Cuando nos compramos ropa nueva, cambiamos de peinado, reímos con los amigos, hacemos deporte o practicamos meditación, nuestra actitud cambia, nos sentimos más positivos, más inspirados y creativos. Nuestra salud emocional puede mejorar con pequeñas cosas que suceden cada día y que nos ayudan a tener una perspectiva distinta y a sentirnos mejor.

La salud emocional se relaciona con saber manejar correctamente nuestras emociones, tanto las positivas (amor, alegría, esperanza, buen humor), como negativas (odio, ira, celos, culpa, envidia) para poder sentirnos bien y tener una mejor actitud. Una persona emocionalmente saludable es aquella que ha aprendido a entenderse y a aceptarse y a mirar la vida con una sonrisa.

“Si emociona pensarlo, imagínate hacerlo”

-Daniela Galofre Yepes-

Tradicionalmente nos han educado para que actuemos racionalmente, sin dar demasiada importancia a las emociones en nuestro desarrollo personal e incluso, en algunos ámbitos, se relaciona el mostrar emociones con un síntoma de debilidad.

Sin embargo, numerosos estudios científicos, muestran la influencia de las emociones en nuestra conducta a nivel fisiológico, psicológico y conductual. Por ese motivo, te proponemos varias técnicas para que puedas mejorar tu salud emocional y sentirte mejor.

Recuerda lo bueno que tienes y haz lo que te gusta

Cuando nos invade el pesimismo, no somos capaces de recordar todas las cosas buenas que tenemos, por el contrario nuestro pasado parece un enorme páramo en penumbra. Por ese motivo, te proponemos que escribas en un papel todo lo bueno que tienes, sea lo que sea: tienes muchos amigos, eres sociable, sabes escuchar, sabes dibujar… Cada vez que los pensamientos negativos te invadan lee esa lista y recuerda lo único y extraordinario que eres.

mujer ley

La vorágine del día a día nos envuelve con muchos quehaceres diarios que nos hacen olvidar lo que nos gusta y encontrar tiempo para hacerlo. Si te gusta ir al cine busca un rato a la semana y ve a ver la película que te apetezca, si te gusta montar en bici sal a dar una vuelta, si te gusta leer coge un libro antes de dormir y disfruta. Se trata de encontrar tiempo para hacer lo que nos gusta ¿es posible verdad?

Aprende a comunicarte y a aceptarte

Nos resulta muy complicado expresar nuestras emociones en determinadas circunstancias y decir lo que pensamos, pero para ser fieles a nosotros mismos es necesario comunicarnos adecuadamente y con respeto con otras personas, expresar emociones con empatía y aprender a decir no cuando sea necesario. Oponernos a algo con argumentos racionales es un gran ejercicio para ser fieles a quienes somos.

“Las emociones son como caballos salvajes. No son explicaciones que nos ayuden a seguir adelante sino nuestra voluntad de seguir adelante”

-Paulo Coelho-

Aceptarnos con todos nuestros defectos es un ejercicio de valentía, que nos enseña a saber cómo reaccionamos ante determinadas situaciones y a controlar de forma sana nuestras emociones, para mejorar nuestra salud emocional. Acepta lo que eres y ese será el principio de tu cambio.

Mantente activo y vive el presente

El mantener una actividad, tanto física como intelectual, ayuda a nuestra salud emocional. Las personas que mantienen vivo y activo su cerebro se sienten mejor porque no dejan que la desidia les invada. Pero, además de la actividad mental, es necesaria una actividad física, por lo que, anda, corre, monta en bici, vete al gimnasio, no importa, pero muévete.

Pareja bailando

¿Te has parado a pensar cuántas veces al día te preocupas por cosas del pasado o del futuro? La reflexión ante esos pensamientos es que el pasado no se puede cambiar y el futuro desconocemos qué nos traerá, por lo que no tiene  mucho sentido preocuparse y lo importante es vivir el presente.

Relájate y rodéate de personas positivas

Dormir bien y relajarnos es fundamental para nuestra salud tanto física como emocional, nos proporciona descanso y bienestar. Procura irte a la cama todos los días a la misma hora y practica hábitos que favorezcan el sueño para que este sea reparador y encuentra un momento cada día para relajarte o meditar.

Mujer meditando

La energía que nos transmiten las personas positivas en nuestra vida es fundamental. Intenta alejarte de las personas que te producen estrés o que tienen actitudes pesimistas y acércate a quienes te aprecian y saben enseñarte todas las cosas buenas que hay en la vida, en tu vida.

Busca ayuda si la necesitas

Si necesitas ayuda profesional no dudes en pedirla, se trata no solo de tus emociones sino de tu vida, por lo que un especialista que nos escuche y nos de apoyo puede ser fundamental en determinadas situaciones para favorecer nuestro desarrollo personal.

No tengas miedo de recurrir a una persona que te escuche y te haga ver las cosas desde otra perspectiva, se trata de crecer emocionalmente y aprender de nuestros errores, para querernos cada día más.

“Muere lentamente quien evita una pasión y su remolino de emociones, justamente estas que regresan el brillo a los ojos y restauran los corazones destrozados”

-Pablo Neruda-