5 frases de Epicteto para dejar de sufrir

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 27 noviembre, 2018
Raquel Lemos Rodríguez · 27 noviembre, 2018
Epicteto nos dejó varias frases que nos permiten reflexionar sobre aquello por lo que sufrimos.

Epicteto fue un filósofo griego que durante gran parte de su vida fue esclavo en Roma. No se sabe a ciencia cierta en qué fecha fue liberado, pero sí que adquirió un gran renombre. Quizás porque, a pesar de haber sido un esclavo, se centró en la búsqueda de la felicidad y el bienestar. Por esta razón, hemos querido recoger algunas frases de Epicteto que le ayudaron en sus peores momentos y que nos pueden ayudar a nosotros.

La corriente filosófica que siguió Epicteto fue la estoica. De ahí que la felicidad de la que él hablaba se conozca como eudaimonia, la cual se alcanza a través de la realización de actividades congruentes con valores profundos y con el establecimiento de un compromiso pleno.

Veamos a continuación qué podemos extraer de sus frases para gestionar nuestro sufrimiento.

1. Lo que nos decimos es muy importante

“No son las cosas que nos pasan las que nos hacen sufrir, sino lo que nosotros nos decimos sobre esas cosas”.

La primera de las frases de Epicteto para dejar de sufrir nos habla de dos acciones que, de manera inconsciente, la gran mayoría de las veces llevamos a cabo: una es la forma negativa que tenemos de hablarnos y otra, la historia que construimos a partir de lo vivido. 

Por ejemplo, tras una conversación con una persona desconocida puede que nos digamos “me comporté como un tonto, respondí de una manera absurda, no sé relacionarme con los demás”. Ahora bien, lo que nos ha sucedido no ha sido el detonante de nuestro malestar, sino lo que nos decimos sobre cómo hemos actuado.

Lo importante es ser conscientes, observar cómo nos hablamos y de qué manera a veces distorsionamos la realidad, para luego ser más compasivos con nosotros mismos.

Mujer pensando en su enfado

2. No todo depende de nosotros

“En cuanto a todas las cosas que existen en el mundo, unas dependen de nosotros, otras no”.

En muchas ocasiones podemos sufrir y sentirnos mal por no poder hacer nada ante lo que nos rodea. Por ejemplo, si tenemos una amiga que está sufriendo una relación de maltrato pero ella no lo ve, podemos sentirnos impotentes y sufrir por esa persona a la que tanto queremos. Pero por muchas energías que gastemos, no podemos evitar lo que ella está eligiendo.

Lo más importante, tal y como nos recuerda Epicteto, es que tenemos que darnos cuenta de que existen determinadas circunstancias que no dependen de nosotros. Nosotros podemos elegir cómo actuar, pero no depende de nosotros la forma en la que lo harán los demás. Tener esto claro y aceptarlo, nos permitirá descargar mucho sufrimiento.

3. Lo que se habla sobre nosotros

“Si hablan mal de ti, y es verdad, corrígete a ti mismo; si es una mentira, ríete de ella”.

Esta tercera de las frases de Epicteto para dejar de sufrir nos habla de la importancia que solemos dar a lo que los demás dicen sobre nosotros. No obstante, ante esto es importante actuar con prudencia e inteligencia. Si están hablando mal y tienen razón, por ejemplo se dice que somos mentirosos, debemos corregirlo. A veces, lo que dicen sobre nuestra persona nos puede ayudar a ver algunos errores de los que no somos conscientes.

Ahora bien, ¿qué sucede si lo que dicen no es cierto? En este caso podemos intentar aclararlo pero también hay que saber cuándo parar y seguir adelante. No debemos tomarnos a pecho aquello que sabemos que no es cierto. Nuestra actitud dolida puede hacer que escuchemos frases como “si se ha molestado es que es verdad”. Por lo tanto, en ocasiones tener sentido del humor puede ser clave.

4. Las opiniones y problemas se contagian

“Las opiniones y los problemas de otras personas pueden ser contagiosos. No te sabotees a ti mismo adoptando involuntariamente actitudes negativas e improductivas a través de tus amistades con otros”.

Otra de las frases de Epicteto para dejar de sufrir está relacionada con las personas de las que nos rodeamos. Muchas veces, no podemos escoger a quien tenemos a nuestro lado, por ejemplo, como compañeros de trabajo. Por eso, tenemos que abrir los ojos y observar si nos estamos contagiando de las actitudes e, incluso, pensamientos de quienes nos rodean.

Rodearnos de personas negativas puede hacer que terminemos observando nuestro entorno de una manera muy pesimista casi sin darnos cuenta. Por este motivo, tenerlo en cuenta puede ayudarnos a no terminar contagiándonos de los problemas y actitudes negativas de los demás.

5. Tomar distancia en la adversidad

“En las desgracias propias hay que acordarse del estado de conformidad con que miramos las ajenas”.

La última de las frases de Epicteto para dejar de sufrir nos deja una enseñanza muy sabia. Cuando observamos los problemas de los demás solemos relativizarlos o ver la solución clara. Por ejemplo, ante una persona que está siendo maltratada podemos soltar de inmediato “¿por qué no se aleja y deja a su pareja?”.

Sin embargo, cuando somos nosotros quienes estamos en esa situación no lo vemos nada claro y algo nos empuja a quedarnos en ese dolor. Por eso, Epicteto nos insta a tomar distancia y a intentar ver lo que nos ocurre como si fuéramos un buen amigo o un hermano. Una aportación personal que nos puede ayudar es preguntarnos “si le ocurriese esto a alguien que quiero, ¿qué le recomendaría hacer?”. Visualizar que esto sucede y responder sin pensar, nos dará la respuesta que debemos aplicar.

Mujer caminando descalza pensando en la importancia de desaprender

Todas estas frases de Epicteto para dejar de sufrir nos ayudarán en esos momentos en los que veamos todo oscuro. Por eso, tomar distancia y tener algunos ejemplos nos puede ayudar a verlo todo más claro. Porque el sufrimiento, si dejamos de aferrarnos a él, al final termina yéndose.