5 frases de Tirso de Molina sobre el amor

Raquel Lemos Rodríguez · 28 octubre, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González el 28 octubre, 2019
Tirso de Molina es un poeta clásico en cuanto a lo atemporal de sus versos. Por eso hemos recogido algunas de sus frases más célebres sobre el amor.

Tirso de Molina era el seudónimo de Gabriel Téllez (1579-1648), uno de los escritores barrocos representativos del teatro en la literatura cuya vida fue bastante tranquila, ya que estuvo, desde muy joven, ligada al convento. De hecho, llegó a convertirse en fraile. Con todo, hoy descubriremos algunas de las frases de Tirso de Molina nos permiten reflexionar sobre el amor y las relaciones de pareja.

Aunque las obras de Tirso siempre han estado orientadas a la comedia y a la redacción de textos profanos, como indica la biografía realizada por Cervantes virtual. De hecho, es destacable El burlador de Sevilla. No obstante, sí es cierto que otras de sus obras tienen toques dramáticos como La celosa de sí misma o El condenado por desconfiado. En este contexto, veamos algunas de las frases de Tirso de Molina sobre un tema tan trascendental como es el amor.

1. Los traidores siempre recaen

«Quien a ser traidor se inclina, tarde volverá en su acuerdo».

Esta primera de las frases de Tirso de Molina sobre el amor es reveladora. Lo que nos quiere dejar claro, sin dar mayores rodeos, es que aquella persona que tiende a ser desleal, tarde o temprano nos traicionará, por muchas promesas que al principio puedan vigilar su comportamiento.

En cuestión de relaciones de pareja, la palabra dad no siempre es seguida por la conducta. Las promesas de cambio o los «no lo volveré a hacer» muchas veces no tienen un calco real, sustancial. En este sentido, las acciones suelen delatar las verdaderas intenciones de «los traidores».

Pareja enfadada en vacaciones

2. Los celos encarcelan

«Celos que tiene de mí le abrasan el corazón y ocasionan mi prisión».

Alrededor de los celos existen varios mitos. Algunas personas los consideran una muestra de amor o una prueba de que le importan a la otra persona. Sin embargo, como bien señala este autor, los celos terminan volviéndose en contra de uno mismo, convirtiéndonos en sus prisioneros y evitando que podamos vivir el amor de una manera sana.

Como bien señala el artículo La dinámica vincular celos-infidelidad, los temores de perder a la otra persona y la posibilidad de infidelidad es lo que hace surgir a esos celos que pueden destruir a una relación. Por esa razón, es necesario analizar de dónde nacen los celos y ponernos en manos de profesionales que nos ayuden a deconstruirlos.

3. El ser humano no es perfecto

«Que ya excediera de humano si en todo fuera perfecto».

Esta tercera de las frases de Tirso de Molina sobre el amor hace referencia a un concepto fundamental, la perfección. Si bien es cierto que todo el mundo puede errar y, relacionado con lo anterior, puede sentir celos o puede traicionar en un determinado momento, también es verdad que puede enmendar su error.

Los seres humanos aprendemos mucho más con las equivocaciones. Así, en ocasiones el propio conocimiento que nace de ellas hace que merezcan la pena. En este sentido, para que este fenómeno se produzca hay un fenómeno insondable: reconocerlas como error.

4. No saber cuándo marcharse

«Peca de grosero quien aguarda que le digan que se vaya».

Esta cuarta de las frases de Tirso Molina es clara y nos hace reflexionar sobre una realidad que, en ocasiones, es muy dolorosa. Existen muchas relaciones que, por mucha voluntad de permanencia y cariño que exista, como amor han terminado. Sin embargo, las personas que las conforman siguen unidas, quizás por una especie de comodidad o porque esperan que sea la otra persona quien decida que todo se ha terminado.

Para Tirso de Molina esto es una forma de ser grosero, ¿por qué no irnos de una relación igual que de una conversación cuando sabemos que estamos de más? Esperar a que sea la otra persona quien dé el primer paso es una actitud, quizás, que se podría tildar de cobarde.

Mujer con una rosa mientras el hombre dice adiós

5. Los celos nacen sin ojos y sin orejas

«Que los celos invariablemente nacen sin ojos y sin orejas».

Finalizamos con una última de las frases de Tirso de Molina sobre el amor referida, otra vez, a los celos. Aunque ya hablamos previamente de ellos, es un fenómeno que termina con muchas relaciones. En este caso, este autor hace hincapié en que esta emoción nace sin ojos y sin orejas. Pero, ¿qué quiere decir esto?

Pues bien, la gran mayoría de los celos nacen de un miedo y de una inseguridad que proviene de nosotros. Sin ver ningún indicio de infidelidad ni ninguna muestra que nos haga desconfiar de la otra persona, esos celos infundados surgen con una gran fuerza. Tirso quizás todavía no lo sabía, pero a esto se le conoce como celos patológicos.

¿Conocías estas frases de Tirso de Molina? ¿Sabías que se dedicó a la vida religiosa toda su vida? Si nunca has leído nada sobre él, te animamos a que empieces con alguna de las obras que mencionamos al principio. Pues, no solo nos dejó frases repletas de sabiduría, sino que sus obras, en sí, son literatura que merece mucho la pena.

  • De Molina, T., de Claramonte, A., & López-Vázquez, A. R. (1987). El burlador de Sevilla (Vol. 12). Edition Reichenberger.
  • De Molina, T., & Hartzenbusch, J. E. (1866). Comedias escogidas de fray Gabriel Téllez (el maestro Tirso de Molina) (Vol. 5). Rivadeneyra.
  • Griswold Morley, S. (1914). El uso de las combinaciones métricas en las comedias de Tirso de Molina. Bulletin hispanique16(2), 177-208.