5 novelas distópicas que te dejaran pensando en el futuro

Guillermo Bisbal · 7 agosto, 2018

Las novelas distópicas son un subgénero dentro de la literatura de ciencia ficción. Generalmente estas novelas presentan una sociedad del futuro, que ha caído en un estado deplorable o totalitario, por varias razones. En definitiva, presenta un mundo de pesadillas y opresiones donde los personajes deben sobrevivir como puedan, ya sea aceptándolo o transgrediéndolo.

Por esta razón la novela distópica es todo lo contrario a los relatos utópicos. Las sociedades distópicas presentadas son totalmente opuestas a las sociedades ideales donde todo es paz y armonía.

El objetivo de las novelas distópicas es reflexionar sobre el estado actual de la sociedad occidental. Sobre los comportamientos destructivos y autodestructivos, y las consecuencias que acarrean. Es una forma de llamar a la atención a los lectores para advertir cómo podría llegar a ser la humanidad occidental en el futuro si no se tiene cuidado.

Las novelas distópicas empezaron a ser creadas a finales del siglo XIX. Sin embargo, los clásicos distópicos más conocidos son los realizados a mediados del siglo XX. Algunos de ellos los abordaremos a continuación.

1984 (George Orwell)

Entre todas las novelas distópicas esta es la más reconocible de este subgénero literario. Por tener presente en su historia todas las características distintivas: totalitarismo, persecución de lo diferente, conflictos bélicos, fanatismo, etc. Fue escrita por Orwell en 1949 imaginando lo que podría ocurrir en el tan lejano 1984.

El autor imaginó una sociedad que está vigilada incesantemente por el Gran Hermano, gobernante omnipresente y pleno de gran parte del planeta tierra. El protagonista es Winston Smith, un trabajador del Ministerio de la Verdad. Su obligación es reescribir la historia, para hacerla cuadrar con intereses políticos del Gran Hermano. Eliminando documentos, modificando titulares de periódicos o cambiando resultados de encuestas y estudios estadísticos, entre otras atrocidades.

Número 1984

Winston realiza su trabajo hasta que se da cuenta de que está contribuyendo a conservar la farsa que mantiene al Gran Hermano en el poder. Por tanto, decide revelarse contra el gobierno totalitario, que los mantiene controlados y vigilados. Tarea que no es nada sencilla, ya que el régimen mantiene a raya a la población, gracias a los ministerios del Amor, Paz, Abundancia y Verdad. Todos estos engranajes mantienen en perfecto funcionamiento el estado totalitario presentado por George Orwell.

La novela fue un éxito y hasta hoy en día se sigue vendiendo de manera constante. Muchos consideran que Orwell predijo muchas cosas que están ocurriendo actualmente en el mundo, como por ejemplo la manipulación de la información, la práctica de la vigilancia masiva y la represión social de algunos gobiernos.

Un mundo feliz (Aldous Huxley)

En esta novela distópica la sociedad occidental ha llegado a su máximo apogeo. Todos son felices, las guerras y la pobreza están erradicadas, incluso la humanidad es saludable y avanzada tecnológicamente. Es casi una utopía, si no fuera porque para ganar la felicidad tuvieron que renunciar muchas cosas: la familia, la ciencia, la literatura, la religión y la filosofía.

El autor anticipó el desarrollo tecnológico reproductivo que vivimos actualmente, pero lo llevó al extremo. Todos los bebés son fecundados in vitro y en ese proceso se le determina genéticamente el trabajo que desempeñarán al crecer. Además, las personas adultas se drogan con una pastilla que les brinda una ilusión de felicidad y optimismo total.

El cuento de la criada (Margaret Atwood)

Esta novela sigue el mismo tono que las dos anteriores, pero agregando crítica social a los tratamientos injustos hacia la mujer. Después de un ataque contra la Casa Blanca, se instaura un gobierno teocrático y puritano. El cual disminuye las libertades y derechos sociales, con el objetivo de disminuir la violencia y garantizar la reproducción humana. Todo esto fue promovido porque, por razones desconocidas, el índice de fertilidad mundial disminuye exponencialmente, haciendo que un porcentaje muy bajo de mujeres pudiera concebir descendientes.

Las mujeres son infravaloradas y clasificadas según sus utilidades. Las “esposas” son las jefas del núcleo familiar junto a los comandantes. Las “marthas” son las que realizan las tareas del hogar. Las “criadas” son la mujeres fértiles que solo son importantes por sus capacidades reproductivas. Las “tías” son las encargadas de cuidar e instruir a las criadas. La historia de esta novela sigue la vida de Offred como “criada” en esta sociedad distópica. Una vida llena de vejaciones e injusticias hacia las mujeres.

Fahrenheit 451 (Ray Bradbury)

Esta es una de las novelas más famosas del prolífico Ray Bradburry. En esta novela distópica el autor presenta una sociedad en que se censura la lectura de cualquier clase de libro. Para mantener ignorantes a los habitantes y que así sean más fáciles de controlar por el gobierno. Por esta razón, existe una cuadrilla de bomberos cuyo objetivo no es apagar incendios, sino quemar libros.

El título del libro hace referencia a la temperatura en grados Fahrenheit en que arde el papel. El gobierno manda a quemar todo libro existente y arresta a los lectores, porque la lectura genera desigualdad social, angustia e infelicidad.

La historia es protagonizada por uno de estos bomberos que en lugar de usar mangueras, emplea un lanzallamas para quemar todo lo que incentive algún pensamiento crítico. Una conjugación de factores y ocurrencias hacen que este bombero se replantee si realmente es feliz. Pensamiento que lo lleva a querer leer un libro y ver si es cierto lo que dice el gobierno.

Libro quemándose

La Carretera (Cormac McCarthy)

Esta es una de las novelas distópicas más recientes que presenta un contexto post-apocalíptico. Por una catástrofe indefinida, posiblemente una guerra nuclear, Estados Unidos quedan desolados e infértiles. Debido a este hecho, no existen las leyes ni instituciones sociales y apenas hay alimentos para los escasos sobrevivientes. Un contexto terrorífico, desolador y deprimente.

La historia sigue la travesía de un padre y su hijo por el paisaje destruido, buscando un propósito por el que vivir. En su viaje se encuentran con otros sobrevivientes, quienes muchos de ellos son carroñeros y caníbales. Además, el padre está enfermo, por lo que debe enseñarle a su hijo cómo sobrevivir solo. La imagen que presenta esta novela deja al lector con una gran angustia hacia el futuro.