5 técnicas para hacerle frente a las burlas

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 4 diciembre, 2015
Raquel Lemos Rodríguez · 4 diciembre, 2015

¿Cuántas veces has sentido que se han burlado de ti? Las burlas son algo por lo que casi todos nosotros hemos pasado y que, en ocasiones, nos han sumido en verdaderos problemas de autoestima.

Nosotros también nos hemos burlado de otras personas, pero cuando nos ocurre a nosotros lo sentimos más o peor. Hay que aprender a no burlarse de nadie y también a defendernos de las burlas que vayan dirigidas hacia nuestra persona.

“La burla y el ridículo son, entre todas las injurias, las que menos se perdonan”

-Platón-

Cuando alguien se burla de nosotros no respondemos ni actuamos de la forma que debiéramos, algo que hoy va a cambiar. ¡Aprende a hacerle frente a las burlas!

1. Reconozco mis errores, pero no me humillo

mujer con arbol pensando en las burlas

Las burlas surgen, en ocasiones, porque hemos cometido un error y eso es algo que la gente no acepta y de lo que se burla. Errores humanos que todos cometemos, pero de los que seguimos burlándonos.

En nuestra sociedad nos han enseñado que cometer errores es algo humillante, algo que debemos evitar a toda costa porque nos denigra, nos hace sentir débiles y nos humilla ante los demás.

Debemos aprender a no sentirnos humillados ante ello, decir “sí, he cometido un error” pero sin humillarte, sino mirándolo como una oportunidad de aprender algo nuevo.

Porque, en definitiva, eso es lo que son los errores. Oportunidades de crecimiento y de poder aprender. No confundas esto con la vergüenza. No tiene nada que ver.

2. No le doy importancia a los comentarios

Siempre tendemos a darle demasiada importancia a lo que piensen los demás sobre nosotros mismos. Cuidamos nuestra imagen, nuestros actos y aún así ¡nos juzgan y se burlan!

Los comentarios de la gente pueden tener objetivos muy diferentes, pero lo importante es que no les brindes la importancia que no se merecen. Muchos comentarios vendrán de gente que ni te va ni te viene. ¡Aprende a ignorarlos!

“Casi siempre la burla arguye pobreza de espíritu”

-Jean de la Bruyere-

3. No te voy a intentar ganar

mujer con juego en las manos recordando las burlas

Un error que muchas veces cometemos ante las personas que se burlan de nosotros es intentar ganárnoslas, hacernos sus amigos con el fin del cese de esas burlas que tanto nos molestan.

Esto es un error muy grave. ¿Hacerte amigo de tu peor enemigo? No caigas en esto, pues no estarás cómodo y en realidad te encontrarás fingiendo.

No serás su amigo y tu afán de ganártelo es solo para evitar un mal que te provoca. ¿No crees que es un poco cobarde? Estás intentando escoger la forma que consideras más fácil.

Aprende a decir lo que piensas, a ignorar a esa persona, a alejarte y a hacerle frente si es necesario. Tú no te mereces que nadie se burle de ti. Piensa que con esto aprenderás a ver tus errores de otra manera y eso ¡es positivo!

4. Hoy me reiré de mis errores

Como ya hemos mencionado, los errores nos avergüenza, pero ¿por qué no probamos a aprender de ellos? Esto nos ayudará a madurar, a crecer y a ser mejores personas.

Empieza a pensar en los errores como algo normal en el proceso de aprendizaje y mira indiferente a aquellos que se ríen de tus errores. Ya aprenderán a aceptarlos y a saber que son buenos, como lo están siendo para tu desarrollo y para el logro de tus metas.

“Una vida llena de errores no solo es más honorable, sino que es más sabia que una vida gastada sin hacer nada”

-George Bernard Shaw-

5. Conservaré y protegeré mi buen humor

chica con aro huyendo de las burlas

Una sonrisa siempre será la solución ante cualquier problema. Aprender a reírse de uno mismo es un paso muy sano para evitar que los demás se rían de nosotros mismos.

Ponernos melancólicos, enfadarnos o dejar que las palabras y burlas de los demás nos afecten solo hará que le demos el poder a esas personas.

Es difícil en ocasiones mantener una buena cara, pero debemos esforzarnos por ello. ¿Quién te conoce mejor que tú? Los demás pueden reírse de ti, pero lo que no saben es que tú ya te ríes de ti mismo.

Con esto, verás cómo podrás mirar con otros ojos todos los comentarios y burlas que puedan ir dirigidos hacia ti. No dejes que te afecten, no permitas que te humillen. Tú eres fuerte. Tú eres tú mismo.

“Sonríe que todos sepan hoy que eres mucho más fuerte que ayer”

Imágenes cortesía de Duy Huynh