5 tipos de amigos

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 16 noviembre, 2017
Edith Sánchez · 16 noviembre, 2017

¡Qué sería de la vida sin amigos! Sin ese apoyo para los sentimientos tristes y esas risas capaces de convertir unos segundos en momentos irrepetibles. Aunque bien es cierto que hay diferentes tipos de amigos y que cada uno de ellos tiene un papel en nuestra vida.

Fue en la escuela donde encontramos nuestras primeras amistades. Luego, durante la adolescencia aquellos extraños se convirtieron en nuestro todo. Incluso, los idealizábamos ayudados por aquellas frases tan recurrentes como “el amigo da la vida por su amigo”  o “Un amigo de verdad nunca te falla“.

Más adelante, el tiempo y la madurez nos hicieron comprender que nadie construye vínculos perfectos. Los amigos nos fallan y nosotros a ellos también.

¿Cómo puede ser la vida digna de ser vivida si carece de aquel remanso que podemos encontrar en la mutua buena voluntad con un amigo?

-Cicerón-

Como todas las relaciones humanas, la amistad es también un lazo ambivalente. Queremos a nuestros amigos y ellos también a nosotros. Pero también competimos, envidiamos y somos egoístas. Pero esto no resta el gran valor que tienen estas relaciones, sino que simplemente nos recuerdan que todos somos humanos.

Llegamos a la vida adulta sabiendo que hay diferentes tipos de amigos. Ninguno de ellos va a morir por nosotros, pero sí hay algunos que están más cerca, mientras que otros dependen más de las circunstancias.

Aprendemos a disfrutar de la amistad y de los diferentes tipos de amigos, con todas sus grandezas y todas sus limitaciones. Todos ellos nos aportan, cada uno a su modo. Lo importante es entenderlo. Las siguientes son las características que los diferencian.

1. Amigos históricos

Los amigos históricos son aquellos que por una u otra razón permanecen en nuestra vida en distintas edades. No necesariamente son los más cercanos, pero sí se sostienen en el tiempo. Son esas personas que generalmente conocemos en el colegio o en la universidad. Creamos con ellos un vínculo estrecho, que luego se difumina, pero que nunca desaparece.

Con este tipo de amigos nos encontramos muy de vez en cuando. Bastan cinco minutos para reconocernos con ellos y es como si el vínculo siguiera intacto. Aún así, después del encuentro cada quien toma su camino, hasta la próxima. Son un referente. Un puntal en nuestra identidad.

amigos cogidos de la mano

2. Amigos de encrucijada

Los amigos de encrucijada corresponden a aquellos vínculos en lo que hay algo de paternalismo o sentimientos maternales involucrados. Es un nexo entre alguien que protege y otro que busca protección. Uno de los dos actúa como consejero y guía del otro. Por alguna razón, sabe cómo hacerlo.

También caben aquí esos compañeros y amigos de trabajo o de estudio con quienes resulta posible hacer un frente común, cuando hay problemas. Son los cómplices perfectos, leales a las causas colectivas. Por lo general se unen en tiempos difíciles y luego se apartan sin problema, hasta una nueva dificultad.

3. Amigos de conveniencia

Con este tipo de amigos tenemos, sobre todo, una relación utilitaria. Sin embargo, el vínculo no se reduce a esto. Hay un auténtico afecto, pero con límites muy precisos. Son el tipo de amistades que se forjan en torno a un interés común o a un intercambio de favores.

Los amigos de conveniencia pueden ser un médico o un abogado. Aquellos que buscamos cuando tenemos líos relacionados con su campo. En este tipo de amistad hay un pacto de solidaridad mutua que es implícito y que casi siempre se respeta. Lo que une es un mutuo beneficio.

amigos en una reunión

4. Amigos intergeneracionales

Este tipo de amistad es muy especial. Se da entre personas con edades muy diferentes. Esto hace que quizás no compartan actividades cotidianas, pero sí algún aspecto importante de sus vidas. Por lo general, no son amistades constantes, pero sí muy profundas.

Es usual que este tipo de amistades se construyan entre maestros y alumnos. También entre compañeros que comparten una misma afición o interés. Aportan mucho a la vida, ya que el intercambio de perspectivas suele ser muy provechoso. Son vínculos desinteresados en los que prima el interés genuino por el otro.

5. Amigos del corazón

Los amigos del corazón son aquellas personas a las que puedes llamar a las 2 de la mañana porque estás en un tremendo problema. Te escuchan con atención y están de tu lado en cualquier circunstancia. Saben todo, o casi todo, de tu vida. Con ellos te sientes en confianza y no necesitas máscaras porque todo se da sobre una aceptación mutua.

Amigos saltando felices

Los amigos del corazón son muy pocos en la vida. Tampoco son perfectos y puede que les guardes algún pequeño rencor o alguna pequeña envidia por algo. Sin embargo, siempre prima el afecto y la disponibilidad.

Todos los tipos de amigos son valiosos. La amistad nos vuelve mejores personas y nos ayuda a crecer. De hecho, se puede afirmar que ningún tipo de vínculo es trascendente, si no está compuesto y sustentado por un buen sustrato de amistad.