6 formas de enriquecer tu manera de dar las gracias

6 formas de enriquecer tu manera de dar las gracias

Belén Gisbert Vercher 17, Enero 2015 en Psicología 1819 compartidos
6 formas de enriquecer tu manera de dar las gracias
Agradece a la llama su luz, pero no olvides el pie del candil que paciente la sostiene
Rabindranath Tagore 

¿Buscas hacer un regalo? ¿Paseas de tienda en tienda buscando el mejor? Hay uno que es el mejor de todos y que puedes dar a todo el mundo y que cambiará vuestras vidas. Además, es un regalo que mejora cuando lo das mirando a los ojos o cuando lo acompañas de una sonrisa. Además es gratis y cuesta el precio que tú le decidas poner. Su nombre, sencillo: gracias.

¿Cuál es la mejor forma de mostrar agradecimiento?

¿Eres una persona agradecida?. Piénsalo de nuevo… Probablemente te habrás dado cuenta de que puedes serlo un poco más y si ya lo eres seguro que puedes hacerlo mejor. ¿De qué forma? Cuidando estos 6 principios:

1. Siendo específico: no te limites a decir gracias, acompáñalo con el motivo del agradecimiento. En lugar de decirle “gracias por tu trabajo” sería más efectivo decir algo como “Gracias por quedarte hasta tarde” o “Gracias por haberlo revisado cuando has terminado”.

2. Siendo personal: cuando se trata de una tarea grupal, da las gracias a cada persona por separado porque ellos te han hecho el favor de manera individual.

3. Escucha: probablemente en ese momento, la persona también querrá compartir contigo algo del favor que te ha hecho. Es fácil que te quiera decir, por ejemplo, lo que le ha sido más fácil o lo que más le ha costado. Acuérdate de estas partes para agradecimientos futuros si los tienes que hacer.

4. Si puedes, hazlo público. No podrá poner en el curriculum que ha cuidado bien de tu hijo una noche, pero validará a la persona que te ha hecho el favor como alguien responsable y con quien que se puede contar.

5. Abre la posibilidad de reciprocidad. Has contraído una deuda y aunque la otra persona no vaya a cobrártela es bueno que la reconozcas.

6. Utiliza el lenguaje no verbal. Cuando puedas hazlo de manera presencial, con contacto ocular y en un momento de tranquilidad. Los mensajes, correos electrónicos o llamadas hacen a los agradecimientos más pobres y menos humanos.

¿Por qué ser más agradecido?

1. Cree que puedes hacer una gran diferencia.

Toma la buena costumbre de ir sin tantas prisas para poder practicar y ver claramente como la diferentes personas de tu alrededor contribuyen positivamente en tu vida. Esta es la mejor manera de crear lazos fuertes. Podrás reconocer su apoyo y luego expresarles tu gratitud sincera.

Las relaciones son la manera más enriquecedora para el crecimiento personal. La gente observa que les valoras con sinceridad, lo que les ayuda a que abran sus corazones hacia ti y hacia otras personas, por lo que crea un efecto dominó de ayuda.

2. Inventar un ritual para abrirse a algo nuevo.

Entiende y sé consciente de que ser agradecido va a mejorar tu vida. Cuando das las gracias reconoces, le demuestras a la persona que le das valor a lo que has recibido de ella. La persona que recibe este gesto entiende así que lo que ha hecho, por pequeño que parezca, ha sido importante y positivo.

¿Por qué esto sucede así? Porque las personas utilizamos los mensajes que nos mandan las demás personas sobre nuestros actos para completar la evaluación que hemos hecho de ellos. Así, un gracias es decir: ¡Lo has hecho bien!.

Así, con un gesto sencillo tenemos la posibilidad de reforzar la autoestima de la persona que nos ha hecho el favor. Por otro lado, en la parte quizá más egoísta, con decir gracias conseguimos que la persona aumente su predisposición a volvernos a hacer este favor en un futuro o a hacernos otro distinto.

Por ejemplo, tomate unos minutos del viernes para valorar lo acontecido a lo largo de la semana: ¿Qué me ha funcionado esta semana y que no? ¿Qué sería beneficioso para poder llevar a cabo la semana que viene?. Esto te ayudará a autoevaluar lo que te salió bien y lo que no, además de ayudarte a ser más feliz y con más fuerza en la semana siguiente en tu trabajo, familia, amigos, etc.

3. Crear un efecto dominó positivo y auto premiarte.

Llega a tus familiares, amigos y colegas para hacerles saber lo importante que son para ti. Esto creará un efecto positivo tipo domino hacia ellos, por lo que “contagiarás” tu actitud positiva ante ti y ante terceras personas.

Prémiate a ti mismo. Regálate un capricho o detalle por haber hecho bien los “deberes”: te agradeces a ti mismo lo que has hecho y como eres, tú mismo te aportas tu felicidad.

¿Qué planes piensas que serán idóneos para recargarte y honrarte a ti mismo y a tus seres queridos? ¿Crees que uno mismo puede ser auto suficiente para crearse su más absoluta felicidad?

Belén Gisbert Vercher

Ver perfil »
Te puede gustar