6 mitos comunes sobre las personas mentalmente fuertes

Okairy Zuñiga · 25 diciembre, 2015

Existen muchas ideas y mitos sobre las personas mentalmente fuertes. Algunas veces pasamos demasiado tiempo pensando en como parecernos más a ellas. Otras veces, caemos en el error de creernos algunos mitos que nos hacen dudar de lo positivo que es ser mentalmente fuerte.

Esta vez te quiero hablar de las creencias más comunes sobre las personas mentalmente fuertes. Verás que ellos son como tú y como yo. La única diferencia puede ser su forma de aceptar y enfrentar los retos de la vida.

Mito 1. Ellos nacieron fuertes

Puedes creer que las personas mentalmente fuertes ya nacieron así. Quizás pienses que vienen con una mentalidad distinta que los define desde su nacimiento. La realidad es muy distinta. Todos nacemos con las mismas habilidades cognitivas, emocionales y de comportamiento.

Las diferencias surgen por la forma en que somos educados, las experiencias que vivimos y la visión que desarrollamos. Por eso no es raro ver que dos hermanos que han tenido la misma vida sean totalmente opuestos.

Uno bien podría entrar en la lista de personas mentalmente fuertes, mientras que el otro es inseguro. La diferencia radica en las perspectivas que cada uno se ha formado y en el trabajo emocional que ha realizado por su cuenta.

Mito 2. Son fríos y poco emocionales

Mujer con los ojos cerrados

Esto es totalmente falso. Las personas mentalmente fuertes sienten igual que el resto. De hecho, muchas de ellas son las personas más dulces y agradables que puedes imaginarte. La diferencia es que saben cómo expresar sus emociones.

Simplemente evitan dar todo su amor a las personas que no lo merecen. También están preparados para terminar con las relaciones destructivas cuando éstas aparecen en su vida. Sin duda les dolerá tomar esta decisión pero saben que deben mantenerse a salvo. Puedes pensar que son fríos porque saben controlar sus emociones. Pero esto no es síntoma de frialdad.

Mito 3. Son agresivos y poco amables

Las personas mentalmente fuertes no basan su existencia en complacer a los demás. Tampoco buscarán controlarte o decirte como vivir. Pero eso no significa que sean poco amables.

La idea de que son agresivos nace del hecho de que las personas mentalmente fuertes no tendrán problema en dar su opinión. Si alguna actitud tuya no les gusta y si creen que los tratas de controlar, marcarán su límite.

La mayoría de las veces lo harán de forma amable. La única razón por la que pueden mostrarse agresivos es cuando no respetas sus límites. Fuera de ahí, son igual de agradables y accesibles que cualquiera.

Mito 4. Nunca se han enfrentado a momentos difíciles

Otro mito más que falso de las personas mentalmente fuertes. Es común que al conocer a una de estas personas creas que siempre han tenido una vida fácil. La realidad es bien distinta.

Mujer arrepentida en un acantilado

Todos habrán pasado por experiencias de fracaso, dudas, miedo y tristeza. No pienses que solo tú has tenido una niñez difícil. La diferencia con las personas mentalmente fuertes es que no están dispuestas a permitir que estas experiencias las detengan o las definan.

Saben que cada vivencia que han tenido les ha dado un aprendizaje que es valioso si lo aprovechan. Por eso se concentran en tener metas y alcanzarlas.

Mito 5. Las personas mentalmente fuertes no tienen problemas emocionales

El hecho de que una persona sea mentalmente fuerte no la hace perfecta emocionalmente. Si vives con algún problema emocional, como depresión, y piensas que por eso no puedes ser mentalmente fuerte, te equivocas. Lo único que realmente necesitas es la decisión de combatir esos problemas. A partir de esta decisión puede tomar el camino para ser más fuerte.

La fortaleza mental se basa en habilidades que todos podemos aprender. Algunas habilidades te llevarán más tiempo pero no estás limitado por nada.

Mito 6. El dolor no existe para ellos

Estar dentro de la clasificación de personas mentalmente fuertes no significa que no sientas dolor. Tanto física como emocionalmente sentirás dolor como todos. La diferencia es que serás consciente de que este es necesario para avanzar.

No pienses que por ser mentalmente fuerte podrás correr un maratón por primera vez sin dolor. Esto solo pasará si te entrenas lo suficiente. Lo que sí pasará es que te obligarás a continuar porque tendrás los motivos emocionales suficientes para ello.
Al terminar con los mitos sobre las personas mentalmente fuertes también puedes darte cuenta que eres una de ellas. ¿Es así?