11 pasos que te ayudarán a resolver tus conflictos con calma

Los conflictos son muy habituales en nuestras relaciones personales. Sin embargo, muchas personas no saben cómo solventarlos de forma adecuada. Si eres una de ellas, acá te lo mostramos.
11 pasos que te ayudarán a resolver tus conflictos con calma
Sergio De Dios González

Revisado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González.

Escrito por Okairy Zuñiga

Última actualización: 09 mayo, 2022

¿Estás a menudo en medio de conflictos que no te interesa? ¿Cada vez que estás en medio de una problemática, te quedas bloqueado y no sabes cómo darle solución? A todos nos ha pasado y es que si hay algo que es constante en nuestra vida, es el cambio y este siempre genera algún tipo de conflicto.

Pero no te preocupes, aquí te daremos algunas pistas para aprender a lidiar con estas situaciones. Te ayudaremos a evitar que las personas problemáticas te saquen de balance.

¿Por qué se generan los conflictos?

Lo primero que tienes que tomar en cuenta es que las personas que inician el conflicto suelen estar disconformes con algún aspecto de su vida. Son ellas las que se sienten poco escuchadas o incomprendidas y buscan formas de hacerse oír. Para ti puede tratarse de una tontería, pero no deberías subestimar las situaciones hasta conocer todos los argumentos.

Los conflictos también pueden surgir de la necesidad de demostrar poder. Un jefe con poca autoestima o un compañero que ve cómo tú te resuelves con inteligencia y elegancia. Estas personas quieren demostrar que ellas son las que valen, que tienen el poder y creen tener autoridad sobre ti. Ten mucha calma. Ellos solo quieren que tú (y quien sea) les prestes atención.

Los pasos para resolver conflictos

Para solucionar esos conflictos es necesario que trabajes en mantener la calma en momentos tensos. Aprende a escuchar, valorar y entender al otro. Aquí podrás leer qué cosas son importantes hacer cuando el conflicto es inevitable.

1. Escucha con atención

Mantén siempre la calma y guarda silencio. Es importante que la otra persona sea escuchada. Para eso está haciendo tanto alboroto. Si tú escuchas con calma y atención, ella sola comenzará a bajar el tono de su voz. Habla cuando haya un poco de calma. Si te pregunta por qué no hablas, solo le responde que la estás escuchando.

2. No interrumpas

Deja que hable con libertad y que exprese toda la justificación del conflicto y el enojo contigo. Debes guardarle el beneficio de la duda, pues tal vez tenga razón y tú estás hablando antes de tiempo. Tu interlocutor quiere ser escuchado, demostrar su poder. Permíteselo. Hay personas que no encuentran los canales para hacerse valer y se sienten ofuscadas, por eso gritan.

3. Para resolver conflictos, ponte en el lugar del otro

Piensa por qué está así. Tal vez su trabajo es muy estresante, o su vida no tiene el rumbo que quería. Piensa que te pasaría a ti si estuvieras así. Que comprendas a tu interlocutor te ayudará a entender mejor la situación y a resolverla mejor. No pierdas la calma.

4. Reafirma lo que tu interlocutor dice

Cuando puedas hablar, dile lo que entendiste que te explicó. “Lo que tú me quieres decir es…”, “sí, entiendo claramente que me quieres decir…”. De esta manera, la otra persona verá que si la estás escuchando y que le estás prestando toda la atención. Muchas veces es solo eso lo que necesitan. Luego de llegar a un acuerdo sobre lo que el otro dice, tú puedes expresar tu opinión.

5. Admite que no tienes la razón si es el caso

Admitir que te equivocaste frente a otros demuestra cuánta confianza tienes en ti. Muy pocos lo pueden hacer, tú debes intentarlo. Si esta es la situación, terminarás el conflicto rápidamente y elevarás el concepto que todos tienen sobre ti.

Si no estás seguro de que te equivocaste, pero te genera dudas, díselo. “¿Sabes? Es posible que tengas razón, ¿podemos revisarlo juntos?”. Si no estás totalmente seguro, no expongas tus argumentos. Esto demostrará que eres una persona confiable.

6. Visualiza a la otra persona en su mejor faceta

Si conoces algún detalle de la vida personal de tu interlocutor, algo que le gusta hacer o algo lindo relacionado con él, trata de imaginártelo haciéndolo. Cada vez que piensas en él relaciónalo con eso. Así lograrás hablarle a esa otra cara, porque te vas a dirigir a él en términos armoniosos y alegres. Trata que la cara más violenta no sea la que tienes presente, así podrás iniciar una conversación siempre en buenos términos.

7. Ataca al problema, no a la persona

Es muy posible que sientas emociones negativas hacia tu interlocutor: rabia, exasperación, etcétera. Sin embargo, a la hora de discutir vuestras diferencias, recuerda despersonalizar todos tus comentarios, pues hacer del problema algo personal no hará más que escalar el conflicto.

8. Haz las preguntas correctas

Puede parecer una tontería, pero el arte de preguntar es algo que se entrena. Un “¿por qué?” en el momento correcto abre las puertas a información más profunda o, simplemente, buena. Aprovecha las pausas para preguntar acerca de los sentimientos y pensamientos de la otra persona.

9. Céntrate en el futuro

Si el conflicto lleva tiempo fraguándose sin abordarlo, es muy posible que haya eventos que pugnen por salir a la luz: ofensas, malos actos, equivocaciones. Aun así, no dejes que estos momentos sean nada más allá que ejemplos que sirvan para encaminar las soluciones hacia el futuro.

10. Expón tus argumentos con delicadeza

La sinceridad nunca está reñida con el respeto. Es muy probable que algunas de tus opiniones y argumentos puedan ser dolorosas para tu interlocutor, así que es tu responsabilidad exponerlas de la forma más adecuada.

Recuerda que nunca debes tergiversar lo que quieres decir para suavizarlo, sino adaptar el mensaje a las necesidades emocionales de la otra persona.

11. Busca soluciones a los conflictos donde todos ganen

Es más fácil dar con una solución para uno mismo que con una que beneficie a todas las partes del conflicto. De hecho, en muchas ocasiones se suele sesgar hacia el “todos cedemos” que hacia la ganancia colectiva. Este es un sesgo que se debe eliminar del pensamiento colectivo, así que pon toda tu creatividad en encontrar un acuerdo bueno para ambos.

Si consigues recordar estos pasos cuando estés comenzando un conflicto, seguro que lo resolverás eficientemente. Vas a terminarlos con mucha elegancia y podrás optimizar tu tiempo de forma muy efectiva.

Te podría interesar...
Sanación emocional: ¿qué es y cómo funciona?
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Sanación emocional: ¿qué es y cómo funciona?

La sanación emocional es el proceso de aceptación, regulación e integración de las vivencias dolorosas. Te explicamos sus fases.

Imagen cortesía de pogonici



  • Petrone, P. (2022). Características del conflicto en las organizaciones de salud y estrategias para su resolución. Revista Colombiana de Cirugía37(1), 21-26.
  • Afanador, E., Ordoñez, M. D. P., & Quintero, N. (2021). LA IMPORTANCIA DE LA INTELIGENCIA EMOCIONAL PARA LA RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS EN EL ENTORNO LABORAL.