6 preguntas (y respuestas) para darle sentido a la vida

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 6 junio, 2018
Yamila Papa · 7 enero, 2015

Seguramente en alguna ocasión te ha preguntado cuál es el sentido de vivir. Se dice que todavía no existe una respuesta que satisfaga las exigencias de todos los seres humanos en relación a este asunto. Sin embargo, podemos encontrar “el punto” para darle sentido a la vida y aprender a disfrutar de este maravilloso presente que recibimos.

“La vida es una obra teatral que no importa cuánto haya durado, sino lo bien que haya sido representada.”

-Séneca-

Preguntas para darle sentido a la vida

Para dilucidar hasta qué punto es posible darle sentido a la vida se han armado una serie de consultas o reflexiones. Gracias a estas preguntas, podremos reflexionar de forma más concreta sobre las razones por las cuales vivimos cada día.

¿Estás dispuesto a sacrificarte por algo o alguien?

PAdre hablando con su hijo
En primer lugar, ¿Por qué o por quién estarías dispuesto a cualquier sufrimiento? Es decir, aquellas personas, cosas o ideales por los cuales no te importaría sacrificarte.

Y eso no significa morir (porque estamos buscando el sentido de la vida), sino dejarlo todo, luchar de verdad, sin importar las consecuencias. Pueden ser tus hijos, tu familia, tu religión o tus ideologías.

¿Cómo ves el futuro?

La segunda pregunta que puedes responder para darle sentido a la vida se refiere a cómo te imaginas dentro de unos años. Pensar en el futuro es una excelente manera de darnos cuenta de que vale la pena estar vivo. Además, solemos estar tan sumergidos en nuestros problemas actuales que no nos damos cuenta de que el futuro está esperándonos.

Recuerda que los hábitos que tienes hoy son los que decidirán tu mañana. Haz todo el esfuerzo posible e pregúntate qué será de ti dentro de cinco años. ¿Estarás trabajando en el mismo sitio? ¿Tu familia será más grande? ¿Dónde vivirás? ¿Habrás cumplido tus sueños?

Si no sabes hacia donde te diriges, no llegarás nunca a destino.

¿Eres capaz de salir de tu zona de confort?

En tercer lugar, es bueno que analices lo que harías si no sintieras miedo. Ese sentimiento que nos paraliza y no nos permite avanzar es lo que nos aleja también de encontrarle sentido a la vida.

Estar mucho tiempo en la llamada “zona de confort” (donde no estamos a gusto pero no hacemos nada para salir de ella) puede demostrar nuestro temor. Muchas personas no llegan a ser lo que hubieran deseado porque temen dar el gran salto. Imagina que nada malo puede ocurrirte, entonces, ¿Qué harías?

¿Temes el fracaso?

Hombre pensando en darle sentido a la vida
De la mano de la pregunta anterior surge la cuarta pregunta: ¿Qué harías si tuvieras la confianza de no fracasar? Muchas personas no se animan a innovar o a emprender porque consideran que fallarán en su cometido. Esto puede ser por el miedo, pero también por los prejuicios que se tenemos como sociedad.

Por ejemplo, si nuestra familia no ve con buenos ojos que seamos actores o músicos, seguro no tendremos la confianza suficiente como para triunfar y ser famosos. Si quieres realmente saber cuál es el sentido de la vida, entonces, es tiempo de que elimines la palabra “fracaso” de tu vocabulario o de tu diccionario mental.

¿Conoces tu potencial?

¿Sabías que la razón de vivir puede ser también el punto donde se une tu pasión y lo que el mundo necesita? De esta premisa es que surge la quinta pregunta: ¿Sabes cuáles son tus mayores talentos?

No es preciso ser médico o ir de voluntario a un pueblo a miles de kilómetros, puedes hacer algo por tu barrio o tu comunidad. Desde plantar un árbol a limpiar los parques los fines de semana. Si te gusta cantar, haz feliz a los niños de un hospital; si el baile es lo tuyo, organiza un espectáculo para los ancianos de algún geriátrico.

¿Qué te hace sentirte satisfecho?

Hombre agarrando lamano de un amigo con depresión
Justamente en relación a lo anterior, deberías plantearte qué trabajo harías una y otra vez sin cansarte, aunque no recibieras una paga.

Esta pregunta, aclaramos, se refiere a las actividades que te encantan hacer y que no te importaría no ganar un sueldo al hacerlas. Por ejemplo, ayudar en un comedor infantil. Quizás no lo hagas a diario, sino una vez por semana. Pero si aún así te sientes satisfecho, no es un trabajo.

Si te llena de orgullo y te “completa”, quiere decir que eres bueno en esta tarea. Tal vez sea tiempo de dejar de hacer horas extras en la oficina para ganar un dinerillo extra y empezar a disfrutar de las cosas buenas que tiene la vida, como la sonrisa de un niño o un “gracias” junto a un gran abrazo.

¡Empieza a vivir si quieres conocer y darle sentido a la vida! Y todas estas preguntas tendrán su respuesta.