7 beneficios psicológicos que tienen los abrazos

Raquel Lemos Rodríguez · 17 septiembre, 2015

Aunque nunca te lo hayas planteado, todo el mundo necesita del contacto físico. Sentirnos queridos y amados es algo que, inevitablemente, necesitamos sin ser conscientes de ello. Es por esto por lo que buscamos los abrazos de aquellos amigos a los que tanto cariño tenemos, la caricia de la persona que amamos…

Un contacto real que nos hace sentir y cuyo significado va más allá de lo meramente físico. Sin embargo, y a pesar de lo bien que nos hacen sentir los abrazos, no damos tantos como debiéramos. Algo que cambiará en cuanto descubras la cantidad de beneficios que te aportarán.

“Siempre que me sea posible, voy a ver a mis amigos y los abrazo y dejo que me abracen”

-Jorge Bucay-

¡Más abrazos!

¿Por qué no damos tantos abrazos cómo debiéramos? ¿Por qué preferimos los fríos besos en las mejillas? Así nos lo han enseñado. Los abrazos quedan rezagados muchas veces para la intimidad.

Madre dando abrazos a su hijo

Pero, si realmente supiéramos los beneficios que entraña abrazar a otras personas, seguro que nuestra visión cambiaría. ¿Por qué no empezar a relacionarnos de otra manera? ¿Por qué no más abrazos? Eliminemos la negatividad que a veces se apodera de nosotros. En ocasiones, algunas muestras de cariño no son bien vistas por la sociedad, ni por nosotros mismos. 

Pero los abrazos tienen mucha importancia ya desde pequeños. Tanto que son muchos los estudios que afirman que sin contacto, muchos bebés no lograrían sobrevivir. Sentir el cariño, el amor y el calor humano es esencial para que cualquier bebé pueda salir adelante. Es mucho más importante esto que cubrir las necesidades básicas del bebé.

Los abrazos y sus beneficios

¿Qué sientes cuando te dan un abrazo? Probablemente, te identifiques con el sentimiento de seguridad, de amor, de relajación… Un abrazo puede ser también reconfortante. En definitiva, excepto los forzados, ¿tienen algo negativo? Entre los beneficios que tienen los abrazos, que son muchos, destacan los 7 que a continuación te presentamos:

1. Incrementa tu confianza y seguridad

Pareja dándose abrazos sobre el césped

Esto ocurre gracias a que los abrazos nos hacen sentir apoyados, protegidos y confiados. Si quieres una buena dosis de confianza antes de cualquier situación que te produzca nerviosismo, por ejemplo hablar en público, ¡recibe un buen abrazo! Este te relajará y brindará la confianza que necesitas.

 

2. Reduce los sentimientos de enfado y apatía

Los abrazos, por extraño que parezca, logran estimular la circulación. Con esto logramos que nuestro cuerpo elimine la tensión que pueda presentar. Además, un abrazo siempre resulta agradable y la seguridad y confianza de la que previamente hablábamos te brindará también la facilidad para sacar tu mayor sonrisa.

3. Favorece la felicidad y mejora tu estado de ánimo

Cuando nos abrazan sentimos la felicidad y seguridad necesarias para poder elevar nuestra autoestima, algo que sucede gracias a la serotonina. Esta sustancia se produce automáticamente con los abrazos. Por eso, si necesitas un chute de autoestima, ¡recibe un sincero abrazo!

“Un día alguien te va a abrazar tan fuerte que todas tus partes rotas se juntaran de nuevo.”

-Alejandro Jodorowsky-

4. Fortalece tu sistema inmunitario

Tanto si damos un abrazo como si lo recibimos, nuestro sistema inmunitario se ve fortalecido. ¿Por qué ocurre esto? Porque nuestro sistema se activa favoreciendo la creación de glóbulos blancos. Gracias a esto, logramos prevenir muchas enfermedades y, si nos encontramos débiles, mejorar nuestras defensas.

5. Reduce el riesgo de padecer demencia

Niño recibiendo abrazos de su abuelo

Dar y recibir abrazos a una edad temprana pueden ayudarte a prevenir la demencia. Gracias a que nos brindan tranquilidad, equilibrando con ello nuestro sistema nervioso.

6. Rejuvenece tu cuerpo

Los abrazos favorecen la oxigenación de nuestros tejidos. Es algo que aumenta la vida de nuestras células, evitando que estas envejezcan prematuramente. ¡Abraza para mantenerte joven más tiempo!

7. Disminuyen la presión arterial

Al igual que la serotonina, los abrazos también liberan otra sustancia denominada oxitocina, una hormona que se libera gracias a que el sistema nervioso se activa debido a los abrazos. Con esto, nuestra presión arterial se ve disminuida en el caso de que la tengamos especialmente alta. Por lo tanto, los abrazos son unos excelentes reguladores de la presión arterial.

“Sé que nadie te ha abrazado nunca tan fuerte que cuando se ha ido has sentido que el abrazo se quedaba contigo”

-Santiago Pajares-

A pesar de todos estos beneficios, hay personas que no disfrutan de los abrazos, solo por las murallas que se imponen a su alrededor. ¿Estás dispuesto a dejarlas caer para agradecer todos estos beneficios?