7 de señales de inmadurez en nuestra pareja

7 señales de inmadurez en nuestra pareja

Paula Díaz 28 mayo, 2015 en Psicología 263 compartidos
Inmadurez en la pareja

Uno de los principales problemas dentro de una relación es la inmadurez emocional. Estarás de acuerdo conmigo que para mantener una relación sana, plena y feliz ambas partes deben ser capaces de comunicarse de manera efectiva y encontrarse emocionalmente a gusto.

Muchos de los signos de inmadurez emocional se manifiestan en el comportamiento. Por ello, te invito a descubrir las 7 señales para descubrir si tu pareja ha madurado o no. Es cierto que la inmadurez es muy común, incluso normal en determinadas etapas de las relaciones de pareja. Es normal que en estos casos la balanza se suela inclinar a un lado de la relación.

En muchas ocasiones la inmadurez emocional puede relacionarse con una personalidad no desarrollada completamente o con el miedo a crecer que muchas personas sienten. Esto afecta a su comportamiento, y por extensión a la relación o relaciones de pareja que mantienen.

Señales de inmadurez emocional

1. Sus padres están demasiado presentes en su vida

La madurez también se adquiere con la independencia emocional de los padres. Si a día de hoy sus padres siguen muy presente en su vida y lo llaman todo el tiempo, demandan su presencia más de lo normal o lo tratan como un niño pequeño, seguramente tu pareja no ha madurado todavía del todo.

Problemas con la madre de la pareja

2. No se preocupa por controlar sus finanzas

La madurez nos lleva a ejercer sobre nuestra vida, y todo lo que tiene que ver con esta, es una responsabilidad. Responsabilidades tales como las finanzas y el dinero propio de cada uno se convierten en un requisito a tener muy presente para adquirir la independencia que anteriormente os mencionaba.

Una persona con poca madurez no controla sus finanzas o no se preocupa por hacerlo adecuadamente. Probablemente no tenga muy en cuenta el mañana”, ahorrar y no le importe gastar más de lo que gana, o recurra a sus padres más de una vez por mala gestión económica.

3. Vive como si tuviera 18

La eterna adolescencia es una de las señales más claras que te puede ayudar a descubrir que tu pareja aún no ha madurado. Es cierto y estoy de acuerdo contigo en que vivir la vida como cuando teníamos 18 años y olvidarse de las responsabilidades puede ser bueno una vez.

Lo que no es recomendable para nuestro bienestar interno es vivir la vida así todos los días. Si ocurre esto, es que algo no está evolucionando como debiese en tu pareja.

4. Le da miedo comprometerse

Miedo al compromiso

Muchos estudios científicos psicológicos confirman que la inmadurez emocional es sinónimo de miedo al compromiso. Las personas maduras son conscientes de la relación y de la seriedad que esta implica. Tienen en cuenta el futuro y establecen metas conjuntas como el matrimonio u otros sueños como posibilidades reales de llevar a cabo.

5. No sabe expresar sus sentimientos

La evolución vital de cada uno de nosotros pasa por determinadas etapas donde la timidez y la expresión de los sentimientos se completan, aprendiendo a gestionar estos con mayor facilidad. La madurez nos aporta la base para ello.

En el caso contrario, la inmadurez emocional genera una barrera que impide expresar los sentimientos con claridad, facilidad o incluso haciéndonos sentir avergonzados de hacerlo. Esta situación dentro de una pareja puede desgastar la relación, existiendo niveles altos de frustración y el agotamiento.

6. No se preocupa por cuidar su imagen

Cuando somos jóvenes no nos importa tanto el cuidado de la imagen. Otro de los signos de que tu pareja no ha madurado probablemente se pueda ver reflejado en su forma de vestir y en su cuidado personal. Es cierto que este rasgo es superficial, pero muchas veces se encuentra relacionado con una forma de ver la vida en desacuerdo con las normas típica de la adolescencia.

Hombre actuando de manera inmadura

7. No acepta y comparte sus errores

En el vocabulario de una persona con poca madurez raramente podremos encontrar lo sientoome equivoqué”. La madurez nos facilita una mejor perspectiva de las cosas y nos permite ver con mayor claridad nuestros errores y fallos. Así, nos permite aceptar nuestros errores y cambiar nuestra persona positivamente. Si tu pareja no ha madurado aún, seguramente repita sus errores una y otra vez sin aprender de ellos.

Paula Díaz

Coach personal | coaching de vida. Escritora especializada en Inteligencia Emocional | YouTuber | Docente | Conferenciante motivacional. Psicología emocional | Haz realidad tus sueños y la vida que te mereces ✨

Ver perfil »
Te puede gustar