7 prácticas sexuales muy curiosas (parafilias)

Andrea Pérez · 5 junio, 2016

Dice el refrán que sobre gustos y colores no han escrito los autores. De lo que sí han escrito los autores es de parafilias y prácticas sexuales poco convencionales.  El ser humano puede tener múltiples preferencias sexuales y excitarse con objetos muy diversos.

Las parafilias se manifiestan mediante el interés sexual intenso y persistente, distinto del interés sexual considerado normal. Esto no quiere decir que sea bueno o malo, simplemente que es diferente. Tampoco se considera un trastorno, puesto que para que las parafilias se consideren un trastorno deben crear malestar o deterioro en el individuo o poner en riesgo a otras personas.

“Nadie es como otro. Ni mejor ni peor. Es otro. Y si dos están de acuerdo, es por un malentendido”

– Jean-Paul Sartre-

Hay parafilias que son relativamente frecuentes como por ejemplo el exhibicionismo o el voyeurismo. Otras parafilias, como el fetichismo o el masoquismo, mueven al año cantidades ingentes de dinero. Sin embargo, hoy te invitamos a descubrir algunos de gustos sexuales más extraños.

Yiff

La ursusagalamatofilia, peluchofilia, furry sex, yiff o murrsuiting se aplica a personas que se excitan a través de los muñecos de peluche o personas caracterizadas de animales de peluche. No se trata de de zoofilia, pues no son los animales lo que les despierta interés, sino personas disfrazadas de animales o animales con características humanas.

Mujer con la cara pintada de gato

El furry fandom no es en su mayoría sexual, de hecho quienes practican sexo con peluches o se visten con trajes para practicar actos sexuales son una minoría dentro de este  fenómeno tan amplio. El murrsuitings o yiff, la variante sexual de furry, es una práctica mucho más minoritaria que se considera por muchos mal vista y suele ser perseguida dentro del universo furry.

Son muchas las convenciones furry que se hacen en EEUU, Europa y España, sin embargo, encontrar convenciones murrsuits o yiff party es mucho más complicado. Pese a esto hay multitud de páginas webs, foros y grupos especializados que organizan encuentros y ofrecen vídeos e imágenes con esta temática.

Farting

En la olactofilia u osmolagnia la persona consigue la excitación a través de los olores. Dentro de esta filia encontramos el farting, también conocido como eproctofilia, flatofilia o pedorastia que consiste en la excitación sexual a través de olores del cuerpo humano, concretamente a través del olor de gases intestinales.

El sentido del olfato y la audición se consideran partes importantes en esta filia así como el tacto o la visión. Hay quienes prefieren estar muy cerca de la fuente, en contacto directo, mientras otros prefieren que el olor perdure en la ropa y pase a través de prendas de vestir.

Aunque puede considerarse una de las parafilias más extraña lo cierto es que los fart vídeos se pueden encontrar en las principales páginas webs dedicadas a contenido adulto. Actualmente, aunque no hay estudios científicos sobre esta filia, sí se han descrito casos como el de Brad, narrado en por Mark D. Griffiths.

“Una de mis fantasías más comunes es recibirlo como recompensa por completar una tarea (…) Hay una idea de sumisión, no necesariamente masoquismo. Una idea de estar ahí sin ser el centro de atención, donde ella me deja estar sin quejarse demasiado de mi”

-Brad-

Espectrofilia o exofilia

Más que una filia se considera un fenómeno que algunas personas han experimentado. Algunos sujetos narran como han tenido relaciones sexuales con fantasmas (espectrofilia), o con seres extraterrestres (exofilia), mientras que otros fantasean con tenerlas o piden consejos en foros de Internet para que este fenómeno suceda.

Mujer con fantasma

El caso de Carla Moran, conocido como caso Doris, es muy conocido en relación a este fenómeno. La mujer protagonista describe como fue violada por tres entidades a las que ella consideraba como fantasmales. Otras mujeres, como la cantante Kesha o la fallecida actriz Anna Nicole también afirman haber sufrido tales hechos.

Sería imprudente hacer un juicio rápido sobre este fenómeno. Es aconsejable que, si alguna vez le ha ocurrido algo similar, acudas a un profesional de confianza, un psicólogo o psiquiatra, para narrarle tu experiencia más en profundidad y comprender conjuntamente qué ha sucedido.

Feederismo

En algunas ocasiones la comida y los aspectos que tienen que ver con ella son objeto de deseo sexual. Un ejemplo de ello es el feederismo, o excitación que consiste en encontrar placer en comer o en engordar.

Dentro de esta subcultura se pueden distinguir dos roles diferentes, los “feeders” y los “feedees”. Los “feeders” o alimentadores son personas que afirman excitarse sexualmente con la alimentación de sus parejas e incitan a la mismas a aumentar de peso. Por otro lado, los “feedees” o alimentados son aquellas personas que se excitan con el consumo de alimentos o la idea de ganar peso.

Actualmente no se sabe si esta parafilia tendría entidad propia o podría ser una variación de otras relacionadas como la morfofilia, atracción por personas con unas determinadas características físicas. Lo cierto es que, con entidad propia o sin ella, actualmente esta filia tiene gran cantidad de adeptos, siendo variado y diverso el material audiovisual existente sobre ella y llegando a inspirar una película de ficción conocida como “feed“.

Tentacle rape

El “tentacle rape”, “violación por tentáculos” o “shokushu goukan” es un género que goza de mucha popularidad en cierto tipo de poblaciones. Como su nombre indica es una variedad en la que el protagonista principal son los tentáculos. Estos pueden pertenecer bien a animales, monstruos ficticios o personas caracterizadas con tentáculos.

Mujer rodeada por tentáculos

Aunque el género se conoce como “tentacle rape”, no siempre la fantasía se acompaña de violación ya que en ocasiones el acto es consentido. Pese a ello predomina la dominación ya que la mujer, que es normalmente la persona expuesta a los tentáculos, queda inmovilizada y sometida a su dominador.

El “tentacle rape” es un subgenero del hentai bastante consumido y extendido. Aunque el término hentai -palabra que designa el género manga o anime con contenido pornográfico- es originario de Japón, el consumo de este material se ha globalizado y extendido a otros países. Existen páginas web dedicadas exclusivamente a este subgénero, así como múltiples vídeos e imágenes entorno a él.

Crush fetish

El crush fetish es una de las parafilias más curiosas y consiste en la excitación sexual por aplastar cosas, por ejemplo, frutas, insectos o incluso seres vivos. Es una mezcla de fetichismo hacia los pies, dominación y sadismo. Los objetos que comúnmente suelen ser aplastados son frutas o pequeños animales.

Existen páginas web dedicadas exclusivamente al crush fetish en las que se muestran imágenes o vídeos de mujeres aplastando diversos objetos o animales. En estas imágenes se muestran principalmente los pies de una mujer y el proceso o los restos de aquello que ha sido aplastado.

Piernas y ropa sobre escalera

Existen dos modalidades, el soft ftish o el hard fetish. En el sotf fetish se aplastan frutas, insectos o pequeños moluscos, mientras que en el hard fetish las víctimas de tal crueldad pueden llegar a ser conejos, gatos pequeños o aves. De cualquier manera, siempre que se usen animales vivos en esta práctica se considera maltrato animal y, por tanto, es susceptible de ser denunciado.

Doorknob Shojo

El Doorknob Shojo consiste en fotografías de chicas jóvenes lamiendo pomos de las puertas. Estas imágenes, lejos de ser inocentes, tienen claras connotaciones sexuales ya que en la mayoría de ellas se simulan posturas y expresiones faciales características del sexo oral.

La historia del Doorknob Shojo comienza en twitter y es el producto de una conversación a través de esta red social.  Rápidamente la moda se hizo viral, se crearon diversos blogs con fotografías de chicas lamiendo pomos de las puertas y se llego incluso a emitir un programa de televisión sobre dicho fenómeno.

A veces la fantasía no se limita solo a lamer el pomo sino que incluye juegos con dicho objeto. También existen otras variedades muy similares de esta práctica, por ejemplo, el uso de la palanca de cambios del coche en lugar del pomo de la puerta.