En el sexo siempre hay un personaje invisible: la imaginación

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 21 septiembre, 2018
Arantxa Alvaro Fariñas · 3 enero, 2016

Durante mucho tiempo, tanto los hombres como las mujeres hemos mantenido en nuestra imaginación las fantasías sexuales, por creencias limitadoras o por miedo a la opinión de los demás, pero en la actualidad, se vive la sexualidad de una forma mucho más liberadora, lo que ha permitido hacer realidad nuestros sueños más eróticos.

La imaginación juega un papel muy importante en cualquier encuentro sexual y en la sexualidad entendida como algo mucho más extenso, porque la sexualidad puede ser una mirada con toda la intención, una palabra susurrada al oído, una caricia casual, un simple beso en la mejilla.

“Hay besos que producen desvaríos de amorosa pasión ardiente y loca, tú los conoces bien son besos míos inventados por mí, para tu boca.”

-Gabriela Mistral-

Qué es una fantasía sexual

Hombre besando a una mujer

El psicoterapeuta inglés Brett Kahr, define las fantasías sexuales como: “un pensamiento o conjunto de pensamientos conscientes que incluye la representación de uno o varios actos sexuales, de una o varias escenas sexuales, de imágenes sexuales y con frecuencia de lenguaje sexual, la totalidad de las cuales en muchos casos producen sensaciones placenteras que van del disfrute mental a la estimulación física de los genitales”.

Sin embargo, para Freud, las personas que tienen fantasías sexuales, demuestran una falta de satisfacción en el sexo, puesto que se manifiesta un deseo frustrado que se intenta compensar con fantasías e imaginación.

“La sensualidad nos quería persuadir de que estábamos enamorados, pero la razón se resistía al engaño. Entonces la fantasía brindó su oportuna ayuda.”

-Arthur Schnitzler-

El sexo y la imaginación en el hombre y en la mujer

Tanto las mujeres como los hombres una vez liberados de nuestros prejuicios, nos hemos atrevido a hacer realidad nuestros sueños, nuestros deseos más ocultos, pero ¿qué imaginan las mujeres y los hombres para excitarse? ¿qué fantasías sexuales tienen?

Por lo general, las mujeres tienen tres tipos de fantasías sexuales, el sexo en grupo, ya sea con dos hombres o con un hombre y una mujer, sexo con desconocidos, el intercambio de parejas o en general el swinger.

Por su parte, los hombres suelen imaginar sexo en grupo sobre todo con varias mujeres, dominación por parte de una mujer, bondage, sexo en lugares públicos.

Existen diversos estudios que han demostrado que cuando las fantasías eróticas se incrementan, las sensaciones eróticas también lo hacen. Se trata de imaginar todo aquello que se puede considerar prohibido, transgresor y morboso. Pero las fantasías no sólo se pueden hacer realidad también se puede imaginar cuando estamos con nuestra pareja como una forma de jugar y disfrutar.

Rosas y velas en la cama

Cómo estimular tu imaginación en el sexo

La imaginación en el sexo es fundamental tanto en solitario como en compañía, imaginar sexo con extraños, nuevas posturas, utilizar juguetes sexuales, imaginar sexo con la pareja de un amigo, sexo en una playa desierta o en un lugar público, son sólo algunas de las fantasías que podemos tener para estimularnos y alcanzar una sexualidad más placentera. A continuación, te damos algunos consejos para que puedas estimular tu imaginación y la de tu pareja y disfrutar de un sexo distinto:

  • Comparte una película erótica con tu pareja

Hay muchas películas que no son pornográficas pero que tienen un alto contenido erótico, que puede llegar a estimular nuestra imaginación más allá de lo que lo haría una película de sexo explícito.

Si la ves con tu pareja, vuestra fantasía comenzará a funcionar y poco a poco iréis imaginando cómo sería hacer realidad entre vosotros lo que estáis viendo en la película. ¿Te atreves a hacer la prueba?

  • Comprad lencería sexy

Imagina que vas a una tienda de lencería sexy con tu pareja, elegid algo que os guste a los dos y pensad cómo sería un encuentro sexual con esa lencería tan sexy puesta, ligas, medias…

Juega con tu imaginación y la de tu pareja, con los lugares donde podríais tener sexo con esa lencería, con las personas que os podrían observar…

  • Probad nuevas posturas

Uno de los mayores fallos de las parejas es que se acostumbran a determinadas posturas porque ya saben lo que le gusta al otro, pero se trata de innovar, de reírse, de desatarse y de experimentar.

Prueba con posturas que no hayas probado, que te estimulen sólo con pensar cómo sería el sexo con tu pareja en esa postura. Desinhíbete y disfruta.

“En todo encuentro erótico hay un personaje invisible y siempre activo: la imaginación.”

-Octavio Paz-