12 ideas para sacar al sexo de la rutina

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 1 octubre, 2018
Sofia Alcausa Hidalgo · 6 junio, 2015

El sexo forma parte de nuestra vida en pareja, y lo cierto es que aunque al principio de todas las relaciones el deseo y la pasión son más fuertes, es común que con el tiempo ese fuego se apague un poco. Lejos de ver este aspecto como un problema debemos normalizar esta situación y buscar soluciones. La comunicación entre ambos es clave y podemos sin duda dar un avance sensacional en nuestra relación.

El sexo es algo más que un acto destinado a conferir placer. Es dar forma a un vínculo, es hacer de las emociones sensaciones intensas, es trascender la piel para llegar al corazón. El sexo, además es salud para nuestro cuerpo y nuestra mente, nos ayuda a liberarnos del estrés, a sentirnos más vivos y revitalizados, nos inyecta energía positiva e incluso nos ayuda a dormir mejor.

Por otro lado, un aspecto que debemos tener en cuenta sobre el sexo es que estamos ante una dimensión increíblemente creativa y dinámica. Hablar de él de forma natural, expresándonos con confianza para compartir deseos, necesidades, fantasías e intimidades hace de ese espacio personal un tejido más rico donde crecer y conocernos muchísimo mejor, tanto a nosotros mismos como a la otra persona.

Alfred Kinsey, un conocido sexólogo de los años 50 pasó gran parte de su vida describiendo qué debían hacer las parejas para recobrar esa chispa perdida. Pionero donde los haya en materia de investigación sexual humana, hubo un aspecto que siempre descuidó y que hoy en día tiene muy presente cualquier especialista. A saber, en toda relación afectiva están los deseos y las fantasías, dimensiones de gran revelancia que deberíamos explorar con la otra persona…

  “Recuerdo la primera vez que tuve sexo. Y aún conservo la receta”.

-Groucho Marx-

Ideas para mejorar el sexo en la pareja y romper la rutina

La ciencia del deseo sexual existe. Es un campo que como ya hemos señalado está muy presente en la sexología y que debemos conocer. Así, nombres actuales como el del doctor Justin Lehmiller, psicólogo social e investigador del Instituto Kinsey de la Universidad de Indiana, nos explica a través de sus estudios y extensos trabajos que para mejorar la sexualidad con nuestra pareja debemos profundizar en nuestros deseos.

Así y solo como curiosidad, descubrió que los tipos de deseos más recurrentes son los siguientes: juegos de poder donde alguien es el dominante o amo y otro el dominado, tener sexo en escenarios novedosos o poco usuales, probar el sadomasoquismo, o incluir en los encuentros sexuales a otra(s) personas.

De este modo, y sabiendo ya que el aspecto del deseo y las fantasías son claves para impulsar nuestra relación, tengamos por tanto en cuenta las siguientes ideas.

1. Di la verdad, explorad vuestros deseos

Antes de entrar en detalle sobre esas propuestas que pueden mejorar la vida sexual, lo prioritario es favorecer la comunicación sexual. Es momento de hablar claro, sin miedos, de destapar velos, de sorprender, descubrirnos sin tapujos y hacer realidad fantasías propias y de la pareja. Deberemos sincerarnos sobre nuestros deseos y sueños sexuales.

2. Una cita sexual a la semana

Una vez a la semana estableceremos un encuentro con nuestra pareja donde reine la novedad y la fantasía. Lo podemos planear o incluso podemos dejar que cada semana sea uno quien prepare ese evento, de acuerdo a sus deseos para sorprender a la otra persona.

3. Inspiración en cine, libros, series…

Todos tenemos nuestras series, personajes e historias cinematográficas favoritas. Escenificar de vez en cuando alguna escena o personaje (con música incluida) puede ser algo muy sugerente para favorecer un encuentro sexual novedoso.

Palabra sexo escrita en un cristal

4. Jugar a los desconocidos

Encontraros en un bar, en un parque y simular que no os conocéis de nada… empezad a hablar y lo que surja; realmente puede ser bastante divertido.

5. Los masajes

Tanto a hombres como a mujeres nos encantan los masajes y es una buena forma de empezar… Así, masaje con “final feliz” es una experiencia que podemos probar con la pareja y para ello, podemos usa además cremas y aceites especiales para ese momento.

6. El teléfono erótico

Una llamada, un e-mail o un whatsapp erótico recibido a cualquier instante del día puede ser algo muy estimulante. Es un modo de romper con la rutina, de incrementar el juego del sexo y alimentar las fantasías.

7. El streaptease

Generalmente el streaptease es una experiencia que nos gusta a todos; a las mujeres suele despertarnos la risa, una muy buena forma de comenzar… y a los hombres les resulta tremendamente erótico. Si lo hacemos de forma adecuada, con ropa idónea y música acertada podemos dar forma a situaciones tan divertidas como inolvidables.

8. Lugares inusuales

No tenéis si siquiera que salir de casa… la lavadora, la alfombra etc, son escenarios más que idóneos y originales para escapar de la rutina.

9. Arreglarse de forma especial

No descuidéis la ropa para esos momentos. El sexo llega de muchas maneras, a través de olor, de la imagen, de los susurros, de las caricias… arreglaros para vuestra pareja de forma especial para ese momento.

10. Los juguetes sexuales

Para mejorar el sexo en la relación de pareja nada mejor que visitar una tienda especializada. Debemos romper tabúes y dejarnos aconsejar por los expertos, hay una amplia oferta de juguetes sexuales que pueden potenciar el deseo, el juego y el placer. Solo falta encontrar el que más nos guste, el que más vaya con nosotros…

11. El juego de las temperaturas

El juego de las temperaturas es simple y efectivo: un baño caliente en la bañera con velas y buena música o un masaje con cubitos de hielo. Ambas experiencias son fáciles de llevar a cabo y merecen sin duda ser probadas.

12. El voyeur

Mirar pero no tocar, mirar y aprender. Este juego para romper la rutina en el sexo en la pareja no es nuevo pero puede dar resultado en muchas situaciones. Se trata solo de que uno de los dos se acaricie y se ofrezca placer a sí mismo mientras la otra persona observa. Puede ser algo original y novedoso que podemos probar si se llega a un acuerdo.

Y tú… ¿qué otras ideas y  juegos sexuales conoces? No dudéis nunca en favorecer la comunicación en esos momentos en que el deseo sexual decae o se apaga. Compartir fantasías, necesidades y deseos es un modo sensacional de enriquecer y disfrutar de la propia relación.