8 juegos sexuales para recuperar la pasión

12 Febrero, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Laura Ruiz Mitjana
Los juegos sexuales nos permiten experimentar con la pareja, innovar y, sobre todo, reavivar la pasión. Os dejamos 8 propuestas interesantes.

¿Los juegos sexuales pueden ayudar a recuperar la pasión en pareja? ¿Alguna vez los has probado? Se trata de una manera divertida y apasionada de dejarse llevar por el deseo y experimentar con tu pareja.

Antes de conocer algunas ideas de juegos sexuales, os dejamos algunos datos curiosos: ¿Sabías que durante el confinamiento las ventas de juguetes sexuales como el satisfyer crecieron un 200 %? Por otro lado, el portal Sexplace realizó una encuesta y reveló que, durante la situación actual, 3 de cada 5 españoles practicó el sexting, una práctica consistente en enviar mensajes, fotos o vídeos de contenido erótico y sexual personal a través de la tecnología.

Como vemos, las prácticas sexuales se ven influenciadas por la disponibilidad del otro, por el contexto y por otras variables… y eso hace que recurramos a la tecnología muchas veces. Pero si quieres y puedes disfrutar de tu pareja físicamente y te apetece recuperar esa pasión perdida, te animamos a probar alguno de los juegos sexuales que proponemos a continuación.

Muchos de ellos podrás ponerlos en práctica durante los preliminares, esa etapa que resulta tan ideal para preparar el ambiente y potenciar la pasión entre ambos. Lo más importante: dejar a un lado los prejuicios y dejarse llevar.

Manos entrelazadas de una pareja en la cama

La bomba

El primero de los juegos sexuales que os proponemos es este que aumentará vuestro deseo de forma exponencial. Se trata de colocar un reloj invertido o en cuenta atrás con un tiempo determinado: por ejemplo, 20 minutos.

Consiste en realizar cualquier acto íntimo menos la penetración hasta que pase el tiempo. Es momento de invertir el tiempo en besos, caricias y lo que os apetezca, siempre sin llegar a la penetración. ¡Dicen que lo bueno se hace esperar!

Mensajes traviesos

Este juego consiste en coger dos frascos, uno para cada miembro de la pareja, e introducir una serie de papelitos en cada uno de ellos. En uno de los frascos colocaremos papeles en los que habremos escrito verbos sugerentes (por ejemplo: chupar, morder, saborear…), y en el otro, partes del cuerpo (pechos, manos, labios…). Se trata de ir sacando un papel de cada frasco y experimentar.

Guerra de cojines

Otro de los juegos sexuales que pueden reavivar el deseo es este llamado La guerra. Para jugar, los miembros de la pareja se desnudarán y sujetarán un cojín. Se trata de una “batalla” de cojines (sin violencia) con la que aumentará vuestro contacto y como no, vuestro deseo sexual. Además, es un juego que os puede hacer reír, y a través de él podéis recurrir a las cosquillas, mordiscos…

Strip póker

En este caso os traemos un juego de cartas adaptado al terreno sexual. Ideal para utilizar en los preliminares del sexo. Deberéis seleccionar cualquier juego de cartas (puede ser el tradicional póker).

Aquí las apuestas son prendas, y esto quiere decir que cuando uno de los miembros de la pareja pierda, deberá quitarse la ropa. La idea es acabar desnudos progresivamente y ¡disfrutarse!

Body painting

Se trata de pintar el cuerpo del otro (podéis usar pinturas corporales). No consiste en hacer grandes obras artísticas, sino de dejarse llevar y experimentar con el cuerpo del otro. Podéis usar utensilios diversos: pinceles finos, brochas, pinturas aromáticas…

Lo importante aquí es centrarse en las sensaciones experimentadas y cuando la «obra» esté acabada, disfrutar del momento y de cuerpo del otro.

Disfraces

Otro de los juegos sexuales más conocido es el de los disfraces. Un juego ideal para estimular a la pareja de forma visual (y también mental). Podéis probar a disfrazaros de la fantasía del otro o a innovar con profesiones, personajes, etc. “Meterse” en el papel y actuar un poco también puede resultar excitante.

Además, puedes probar a sorprender a tu pareja. ¿Cómo? Descubriendo cuál es su fantasía y conseguir ese disfraz. Si lo acompañas de un ambiente relajante y música sensual, ¡el éxito está asegurado!

Masaje erótico

Experimentar con el cuerpo nos permite crear fantasías mentales. Un buen masaje (erótico) puede ser un buen estimulante para reavivar el deseo y la pasión. Ideal para los preliminares, se trata de crear un ambiente adecuado para el momento, con músicas, incienso, velas… Y realizarle un masaje a tu pareja.

Puedes usar también aceites corporales (hay una gran gama de aceites afrodisíacos). La clave aquí es no tener prisa y disfrutar del cuerpo de tu pareja y de las sensaciones que te transmite. Podéis ir combinando masajes lentos y suaves con otros más “feroces”.

Mujer dando un masaje a su pareja

¿Frío o caliente?

Uno de los juegos sexuales más apasionantes. Es un juego con el que practicar sexo oral de forma diferente. ¿Cómo? Colocándose un hielo en la boca y después tomar una bebida caliente, para que la boca quede impregnada tanto de frío como de calor.

Se pueden ir combinando ambos estados e ir experimentando a medida que vayamos realizando sexo oral. Como siempre, lo importante aquí es dejarse llevar y no autocensurarse.

Juegos sexuales: pasión y confianza

Para disfrutar realmente en el sexo, lo mejor es fortalecer la confianza con la pareja, tener una comunicación sincera con el otro (¡que no nos dé miedo o vergüenza decir qué nos gusta y qué no!) y, sobre todo, dejarse llevar por el momento y por las sensaciones.

Incluir juegos sexuales puede ser una buena manera de reavivar la pasión, ya que rompemos con nuestra rutina y potenciamos el conocimiento propio y el del otro. No olvidemos que al cerebro les gustan las sorpresas, y tras la sorpresa puede esconderse un camino para la excitación y el placer.

  • Kaplan, H.S. (1991). El sentido del sexo. Barcelona: Grijalbo.