8 estrategias para preparar unas oposiciones

¿Estudiar unas oposiciones y no morir en el intento? ¿Es eso posible? Para hacerlo con garantías de éxito, te dejamos 8 estrategias para preparar unas oposiciones.
8 estrategias para preparar unas oposiciones
Laura Ruiz Mitjana

Escrito y verificado por la psicóloga Laura Ruiz Mitjana el 29 diciembre, 2020.

Última actualización: 29 diciembre, 2020

Si alguna vez te has preparados unas oposiciones, sabrás lo dura e intensa que puede llegar a ser esta etapa… Muchas horas de estudio, pocas de descanso, añadido a la presión que nos ponemos a nosotros mismos (sobre todo, si somos especialmente autoexigentes). Aquí os traemos algunas estrategias para preparar unas oposiciones.

Y es que, en estos momentos, más allá del estudio, será importante cuidarnos. Por ello, nuestros estrategias se centrarán en optimizar el estudio y también en cuidar nuestra salud física y mental. ¿Estás preparándote unas oposiciones o tienes pensado hacerlo? Pues, ¡toma nota!

Estrategias para preparar unas oposiciones

Las personas que han pasado por una oposición saben que es una carrera de fondo, donde es necesaria la motivación, pero también la paciencia y la organización. Si te sientes sobrepasado en algún momento de este viaje, puedes consultar estas ocho estrategias para preparar unas oposiciones que recogemos a continuación:

Chico estudiando en la biblioteca

Consulta los documentos oficiales

Antes de prepararte unas oposiciones, te recomendamos que consultes únicamente los documentos oficiales de la misma. Es decir: plazos y calendarios, requisitos, inscripción, pruebas específicas, bibliografía, documentación requerida, características, manuales de referencia, etc.

Una vez tengas clara esta información, puedes optar por consultar páginas relacionadas e información adicional, pero primero de todo debes tener claro qué información oficial es la que necesitas saber para embarcarte en este viaje que implica opositar.

Organízate y planifica

La organización y la planificación son dos aspectos clave en toda oposición. Con esto nos referimos a organizar bien el tiempo que estudiarás (periodo, horarios, dedicación por cada temario, etc.). Cuanto más específica sea esta organización, mejor.

De esta manera, cuando tengas claro el material a estudiar, qué pruebas requiere la oposición en sí y de cuánto tiempo dispones, estarás preparado para empezar a planificar tu día a día y tu tiempo de estudio. Para ello, puedes utilizar agendas y material complementario que te permita gestionar mejor esta planificación.

Utiliza técnicas de estudio

Otro de los consejos para preparar unas oposiciones es optar por las técnicas de estudio. Hoy en día existen una gran variedad de éstas, que incluyen:

  • Realizar tus propios apuntes.
  • Estudiar alternando entre asignaturas.
  • Subrayar lo más importante.
  • Realizar mapas mentales.
  • Resolver ejercicios y casos prácticos.
  • Trabajar con fichas de estudio y con resúmenes.
  • Grabarse a uno mismo leyendo los apuntes (y luego escucharlo).
  • Utilizar diferentes colores para subrayar.
  • Crear tarjetas de estudio.
  • Estudiar en grupo, aplicando juegos.
  • Realizar test.
  • Aplicar reglas mnemotécnicas (por ejemplo crear historias con el material de estudio).

Pide ayuda profesional

Aunque no es un requisito imprescindible, a veces uno siente que necesita ayuda extra. Ésta puede provenir de un profesional; generalmente, se trata de preparadores que trabajan en academias o en el ámbito de la oposición en cuestión.

Más allá de ello, si sientes que la oposición “te supera” en algún momento y manifiestas síntomas ansiosos o depresivos, no olvides que cuidar tu salud mental resulta esencial para rendir al máximo (y para sentirte mejor). En estos casos, puedes pedir ayuda a un psicólogo que te ayude a gestionar este etapa vital.

Márcate pequeños objetivos

A la hora de estudiar, generalmente resulta más fácil marcarse pequeños objetivos (es decir, dividir el material de estudio, sobre todo si éste es extenso). Ir superando cada día estos pequeños objetivos (o sea, avanzar en el temario) te motivará, y hará que los conocimientos que vayas adquiriendo poco a poco se vayan consolidando.

“No existe camino fácil ni atajos; sólo trabaja duro y lograrás tus objetivos. Tú decides”.

Descansa

Los descansos son imprescindibles, las distracciones, bien colocadas en el tiempo, son una gran ayuda para evitar la sensación de cansancio y saturación. Y es que, en esta carrera de fondo, tan importantes son los descansos como los períodos de estudio.

Toma aire. El cerebro también necesita respirar y tiene su manera. En los ratos de impasse, intenta encontrar alguna actividad que compense las horas que pasas sentado delante de los apuntes.

El bienestar fisiológico, no descuidar la salud física y obtener del movimiento la liberación de endorfinas que produce siempre va a sumar a tu rendimiento.

Mujer corriendo al aire libre

Autorrefuérzate

Prepararse unas oposiciones es muy duro a nivel físico y mental. Por ello, más allá del descanso, será importante que te premies de vez en cuando. ¿Qué significa eso? Autorreforzarte, darte pequeños caprichos, autocuidarse… es decir, reforzarte por todos esos avances y dedicar tiempo para ti.

Los refuerzos positivos sirven para celebrar (y recordar) que lo estamos haciendo bien, y nos permiten automotivarnos.

Encuentra momentos para el deporte

Finalmente, buscar momentos para hacer deporte nos puede ir bien para nuestra salud física y mental. El deporte nos permite adquirir una rutina saludable, descargar tensión, aumentar las endorfinas (y por ende, el estado de ánimo) y, en definitiva, darnos un momento para nosotros que nos permita airearnos también del estudio.

Como decíamos al inicio, prepararse unas oposiciones es una carrera de fondo. No importa tanto el final, el destino, sino todo el proceso hasta llegar a él. Por ello es importante que, más allá de diseñar un sendero para disfrutar del final, también lo hagamos para que caminar por él no sea una fuente continua de amargura y frustración.

Habrá días en los que te sientas mal, desmotivado, triste, sin ganas… ¡Es normal! Por lo alto del reto y por nuestra naturaleza, es un trayecto que tendrá sombras, pero estás no tienen por qué ser un motivo para abandonar. Piensa en tu objetivo y trabaja duro en él: lo bien sembrado y cuidado en el tiempo es lo que, con frecuencia, da frutos.

“Un viaje de diez mil kilómetros empieza por un solo paso”.

Te podría interesar...
La vida del opositor
La Mente es MaravillosaLeerlo en La Mente es Maravillosa
La vida del opositor

Opositar es una carrera de fondo, puesto que esa oposición se convierte en tu prioridad, todo gira en torno a ella, es la esencia de la vida del op...

 



  • Álvarez, A.A. et al. (1991). Manual de técnicas de estudio. León, Everest.