¿Cómo influye el deporte en nuestro bienestar psicológico?

Raquel Lemos Rodríguez · 4 febrero, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicóloga Gema Sánchez Cuevas el 4 febrero, 2020
¿Por qué las personas que hacen deporte disfrutan de un mayor bienestar psicológico? Si queremos reducir el estrés, aumentar nuestra motivación y nuestra autoestima, así como mejorar la inteligencia emocional, el deporte nos puede ayudar a conseguirlo.

Aunque todos sabemos que hacer deporte es bueno para nuestra salud, todavía una gran parte de la población no realiza la actividad física suficiente. Quizás no son conscientes de cómo influye el deporte en nuestro bienestar psicológico. Pues, a pesar de que hacer ejercicio tiene muchos beneficios físicos, también los tiene para nuestra mente.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) apunta a que «cerca del 23 % de los adultos y del 81 % de los adolescentes en edad escolar no se mantienen lo suficientemente activos». Para cambiar esto, es conveniente descubrir cómo actúa el deporte en nuestro bienestar psicológico. De esta forma, puede que tomemos la decisión de convertirlo en un hábito.

Amigos haciendo deporte

El clima motivacional y la orientación de la tarea

Tanto el clima motivacional como la orientación de la tarea son dos conceptos que menciona la Propuesta de un modelo explicativo del bienestar psicológico en el contexto deportivo. De hecho, habla sobre la motivación intrínseca; es decir, sobre aquello que nos impulsa a hacer deporte porque les hace sentir bien o porque, simplemente, les gusta. Todo esto es lo que hace que el deporte influya en nuestro bienestar psicológico.

El clima motivacional puede surgir tanto si practicamos un deporte en grupo, competitivo o en solitario. En los dos primeros casos, veremos como nuestros compañeros mejoran, como van adquiriendo nuevas habilidades, lo que nos motivará a superarnos a nosotros mismos.

Con respecto a practicar deporte en solitario, apoyarnos en vídeos que nos sirvan de guía para realizar una rutina ordenada de ejercicios o contar con un entrenador personal nos ayudará a mantenernos motivados. El deporte se convertirá en una experiencia estimulante que tendrá un impacto notable en nuestra autoestima.

Tanto el clima motivacional como la orientación de la tarea supondrán un refuerzo para nuestro entrenamiento. Además, el progreso que es consecuencia de la práctica nos dará una sensación de competencia, dominio y control muy reforzadora.

«Me gustan las críticas, te hacen más fuerte».

-LeBron James-

La inteligencia emocional en el deporte influye en nuestro bienestar psicológico

La Propuesta de un modelo explicativo del bienestar psicológico en el contexto deportivo señala que «la inteligencia emocional influye directamente sobre el bienestar psicológico» de las personas que hacen algún tipo de deporte. Esto es importante, ya que durante la práctica deportiva suelen aparecer muchas emociones.

Pensemos en el estrés que puede aparecer antes de una competición, la frustración por no superar una marca o la preocupación porque tras semanas de ejercicio físico intenso, los cambios físicos todavía no son tan notorios como se esperaría.

La inteligencia emocional, en este caso, nos permite modificar nuestro comportamiento en nuestro propio beneficio. De esta manera:

  • Podemos transformar el estrés que aparece antes de una competición en un impulso para no relajarnos y darlo todo en el momento en el que nos toque competir.
  • La frustración por no superar una marca puede ser utilizada para continuar trabajando cada día, marcándonos pequeños objetivos que nos permitan alcanzar esa meta final.
  • La preocupación que puede generar la sensación de que no se producen resultados o de que no se producen los resultados deseados nos puede ayudar a cuidar otros factores relacionados con el rendimiento deportivo, como pueden ser la dieta o el descanso.

El ejercicio físico nos permite tener una mayor inteligencia emocional y esto, a su vez, hace que el deporte influya en nuestro bienestar psicológico.

La sensación de seguridad en uno mismo, confianza y aprendizaje -derivado de la experiencia- impactan en la autoestima, permitiendo que nos sintamos mejor.

Mujer haciendo deporte

Reduce el estrés y la ansiedad

A pesar de que en la práctica de cualquier deporte de competición podamos sentir estrés ante determinadas pruebas, esto no quiere decir que sea negativo. Gracias a la inteligencia emocional que podemos desarrollar y que nos permitirá gestionar mejor nuestras emociones, el estrés diario derivado del trabajo u otro tipo de preocupaciones se reducirá.

El estrés está relacionado con la ansiedad, si este se prolonga en el tiempo, y con una disminución de la sensación de bienestar. Por esta razón, la actividad física tiene esta otra ventaja que nos permite poner freno a los pensamientos rumiantes, tener una sensación de mayor control y, por lo tanto, una mejor gestión y liberación del estrés.

Que el deporte influye en nuestro bienestar psicológico es algo que podemos percibir en cuanto nos rodeamos de personas que lo practican. Parecen más felices, motivadas y con energía. Todo esto lo podemos conseguir también nosotros si empezamos a hacer ejercicio. Un bienestar que repercutirá de manera positiva en nuestras relaciones, nuestra manera de abordar las dificultades en el trabajo y otra serie de circunstancias que podemos experimentar en nuestro día a día.

  • Arruza Gabilondo, J. A., González Rodríguez, O., Palacios Moreno, M., Arribas Galarraga, S., & Telletxea Artzamendi, S. (2013). Un modelo de medida de la inteligencia emocional percibida en contextos deportivo/competitivos. Revista de Psicología del Deporte22(2), 0405-413.
  • Márquez, S. (1995). Beneficios psicológicos de la actividad física. Revista de psicología general y aplicada: Revista de la Federación Española de Asociaciones de Psicología48(1), 185-206.
  • Rodríguez, A. G., & Ibarzábal, F. A. (2018). Análisis bibliométrico de la Revista Iberoamericana de Psicología del Ejercicio y el Deporte (2006-2017). Revista iberoamericana de psicología del ejercicio y el deporte13(1), 33-40.