5 estrategias para recuperar la motivación ante una oposición

18 septiembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Laura Rodríguez
La motivación es esa llama que se mantiene encendida y nos alumbra en el camino a un objetivo planteado. Para este artículo, ese objetivo será una oposición, un ejemplo muy sencillo para entender cómo puede fluctuar la motivación en una meta a largo plazo.

La motivación ante una oposición es uno de los pilares para pasarla, pues nos impulsa a continuar cada día en nuestra ardua tarea. Esto es, la motivación nos empuja a tomar la decisión, de la misma manera que nos anima a seguir con determinados hábitos que nos acerquen al objetivo.

En este sentido, ¿qué es la motivación? Autores como McClelland afirman que la motivación de un individuo consiste en la búsqueda de satisfacción de tres necesidades:

  • La necesidad de logro, relacionada con aquellas tareas que suponen un desafío, la lucha por el éxito, la superación personal.
  • La necesidad de poder, referida al deseo de influir en los demás, de tener impacto en el resto de personas.
  • La necesidad de afiliación, es decir, el deseo de establecer relaciones, de formar parte de un grupo, de relacionarse con los demás.

Por lo tanto, según el autor, las personas con una motivación orientada al logro realizan una lucha constante para conseguir aquello que se proponen, para lograr el éxito deseado. Si bien es cierto que la motivación es condición necesaria para alcanzar objetivos que demandan sacrificios, existen momentos en los que nos podemos sentir desmotivados, ya que esa fuerza inspiradora puede verse comprometida por diferentes circunstancias.

¿Acaso es posible sentirse igual de motivado día tras día en una meta a largo plazo, como es una oposición? Probablemente la respuesta sea no, pues la motivación fluctúa en el tiempo, siendo sensible a los cambios que ocurren dentro y fuera de nosotros. En este artículo vamos a centrarnos en ciertas estrategias para recuperar la motivación ante una oposición en aquellos momentos en los que no es muy alta.

«La necesidad de logro es el requisito de alcanzar metas, de superarse, de descollar, de obtener altos niveles de desarrollo personal».

-Abarca-

Chica estudiando oposición

Motivación ante una oposición: recomendaciones

1. Recuerda el sentido de tu meta

Recordar los motivos por los que te encuentras opositando puede ser una buena estrategia para recuperar la motivación ante una oposición. Concretamente, hacer una lista de las razones por la que comenzaste a estudiar tu oposición es una buena herramienta para esos momentos de inflexión. Asimismo, la lista también se puede acompañar de palabras de aliento y ánimo que sean inspiradoras.

¿Por qué es útil realizar una lista? Pues para limpiar del polvo del camino los motivos por los que decidiste fijar ese destino y empezar a caminar. Por ello, es relevante guardar esa lista en un lugar donde la puedas encontrar/ver con facilidad.

«No importan las plazas que salgan yo solo necesito una».

-Anónimo-

2. Toma un descanso

Descansar y desconectar durante la jornada de estudio mejora el rendimiento, siendo una parte fundamental de todo opositor llevar a cabo actividades en el tiempo libre que nos ayuden a desconectar. Se trata de guardar momentos para recuperar energía, para cuidar el resto de partes de nuestro ser, descuidadas, y que también necesitan atención.

Los métodos de desconexión varían de una persona a otra. Esto es, lo que puede ser eficaz para alguien puede no serlo para otra persona.

Ahora bien, ¿existen formas más útiles que otras para desconectar y mejorar el rendimiento a su vez? Según un estudio publicado en Current Biology, el ejercicio físico practicado cuatro horas después de estudiar mejora la memoria y aumenta la actividad del hipocampo, el cual es clave a la hora de recuperar información aprendida.

Por lo tanto, según este estudio, el ejercicio físico puede ser una manera óptima de desconectar para mejorar nuestro rendimiento y aumentar la motivación ante una oposición, ya que estimula zonas del cerebro fundamentales para el aprendizaje.

3. Fija metas a corto plazo

En ocasiones estamos tan centrados en nuestra meta final a largo plazo, que nos olvidamos de las metas diarias. En este sentido, centrarnos en el objetivo último de la oposición puede generar frustración, pues el volumen de estudio y el tiempo que se necesita invertir probablemente sean bastantes.

Por lo tanto, fija metas diarias y semanales que te permitan ver frutos sobre tu dedicación y trabajo. De este modo, podrás obtener una mayor satisfacción personal y tu motivación ante una oposición se verá debilitada en menor grado.

Por ejemplo, fija un horario a cumplir sobre una organización concreta, realiza simulacros de examen, expone ese tema en voz alta durante el tiempo que te propongas…

4. Permítete recompensarte

Al hilo del párrafo anterior, establece pequeñas recompensas cuando completes cada una de las tareas pendientes. Las recompensas no tienen por qué ser grandes; pueden ser gestos sencillos, como ver un capítulo de tu serie favorita, dar un paseo disfrutando del aire libre, cenar tu plato de comida favorito…

Las recompensas que nos damos al conseguir las pequeñas metas refuerzan la motivación. Nos hacen conscientes de que estamos más cerca de nuestro objetivo y de que hay motivos para estar orgullosos del trabajo ya realizado.

Chica paseando a su perro tras estudiar

5. Cambia de contexto

Para finalizar, llevar a cabo un cambio de contexto puede ser un factor clave para recuperar la motivación ante una oposición. Piensa que pasar horas y horas en un mismo espacio probablemente nos agote mentalmente.

Por ello, es recomendable que el espacio donde dedicas tu tiempo de estudio y el espacio donde dedicas tu tiempo de ocio y descanso no sean el mismo. Así podrás desconectar de una manera más fructífera.

A su vez, recuerda que el contexto en la motivación ante una oposición es clave. Si no te sientes cómodo en tu lugar de estudio, puede ser una alternativa cambiarlo.

Además, también puede ser una buena idea alternar dos espacios de estudio agradables para evitar la desidia. Una estrategia que puede ser muy buena para aquellos que sufran de manera especial por la monotonía o la rutina.