8 películas tristes y melancólicas que harán que te emociones

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 11 noviembre, 2017
Ines Gómez · 11 noviembre, 2017

Suele decirse que es muy fácil hacer reír al espectador, mientras que es mucho más complicado hacerle llorar. Conseguir conectar con el otro es una tarea difícil, pero cuando se consigue los resultados son asombrosos. Las películas tristes establecen esa unión con nosotros, haciéndonos empatizar con los personajes.

Por un par de horas la ocularización nos transporta a las experiencias vitales de los protagonistas. Sentimos lo que ellos sienten, gritamos cuando ellos gritan y nos emocionamos cuando ellos se emocionan. La magia del cine actúa como catalizador de nuestros propios impulsos, representados en la pantalla por otros a los que no conocemos.

Las películas tristes son las que más se ajustan a estas definiciones. Gracias a ellas nos ponemos en la piel de personas que sufren y deben pasar por una serie de dificultades que no siempre acaban bien. A pesar de ello, siempre nos dan ejemplo de que lo importante es no rendirse ante las adversidades.

8 películas tristes que te harán emocionarte

Amor

Esta película narra la historia de un matrimonio de ancianos que debe hacer frente a la enfermedad de ella. La incomprensión, la soledad y la compasión son temas recurrentes. Georges, el marido protagonista, tiene que lidiar con los problemas de su mujer, que llega a un punto en el que no quiere seguir viviendo.

La frustración y el dolor hacen que tanto él como su hija luchen por no perderla. El director del film, Michael Haneke, fue galardonado con un Oscar en 2012 por esta gran obra maestra que hoy en día debe ser de obligado visionado.

Siempre a tu lado (Hachiko)

Parker Wilson es un profesor de música que, un buen día, se encuentra a un cachorro de Akita. A pesar de la negativa de su mujer acaba quedándoselo, generándose una conexión especial entre el perro y él. Esta historia, basada en hechos reales, se centra en la lealtad de un can hacia su dueño, llegando al punto de esperarle todos los días en la estación de tren.

Hombre con su perro de raza Akita

Hotel Rwanda

El genocidio llevado a cabo en Ruanda de manos de los Hutus a la etnia Tutsi es retratado con frialdad y objetividad, pero también con valor. El protagonista de la historia es Paul, un Hutu que regenta un hotel y que decide ayudar a esconderse a cientos de familias de la persecución.

Su propia mujer es Tutsi, y tanto ellas como sus hijas son amenazadas de muerte. Mientras espera ayuda internacional tendrá que sobornar a los jefes Hutu, lidiar con la escasez de recursos y mantener la compostura para salvar a su familia.

“El cine no es un arte que filma la vida, el cine está entre el arte y la vida”

-Jean-Luc Godard-

Brokeback Mountain

Brokeback Mountain nos cuenta la historia de amor entre dos pastores americanos. Al principio ambos niegan sus sentimientos debido a los convencionalismos sociales, pero después comienzan una bonita pero turbulenta relación.

El enamoramiento se nos presenta aquí de forma simple y natural, pero a la vez muy complicada debido al enorme miedo al rechazo.

El pianista

Esta preciada joya de la filmografía de Roman Polanski se centra en la vida de Wladyslaw, un pianista polaco de origen judío. Es obligado a permanecer en el ghetto de Varsovia, donde vivirá penurias y tendrá que enfrentarse a las horribles barbaridades llevadas a cabo por los nazis.

Su amor por el piano le mantendrá a salvo, ganándose el favor de un oficial que descubre su talento.

Quédate a mi lado

Isabel es una fotógrafa de moda que solo piensa en su trabajo. Tiene una relación con un hombre divorciado, Luke, quien siempre está discutiendo con su ex mujer y madre de sus hijos, Jackie. Sus vidas dan un giro de 360 grados cuando se descubre que esta tiene un cáncer terminal, teniendo Isabel que pasar más tiempo con los niños.

Madre con hijos cantando de la película Quédate a mi lado

Mi chica

La vida de la pequeña Veda está siempre rodeada por la muerte. Su padre regenta una funeraria ubicada en su propio sótano; su madre murió al darla a luz y su abuela padece Alzheimer. Los días transcurren de forma pacífica junto a la de su mejor amigo, Thomas, pero todo ello dará un giro cuando aparezca en su vida Shelly, la nueva maquilladora de los cadáveres.

El club de los poetas muertos

John Keating es un profesor de Literatura de un internado masculino. Su llegada causa emoción y misterio, ya que sus métodos de enseñanza no son del todo ortodoxos. Un grupo de cuatro amigos descubren que de joven él perteneció al llamado “Club de los poetas muertos“.

Keating les enseña el lugar donde se reunían, un viejo árbol donde hablaban de poesía y expresaban sus pensamientos más recónditos.

Todas estas películas tristes y melancólicas pretenden hacernos reflexionar sobre el sentido de la existencia. Los personajes no siempre son fuertes ni valientes, pero eso les hace más humanos y valiosos. Enfrentarse a los cambios, ya sean buenos o malos, es imprescindible en nuestra trayectoria vital.