9 hábitos que fortalecen a las parejas

Cristina Roda Rivera · 28 enero, 2016

El amor no es algo que se obtiene y se retiene para la posteridad si sus protagonistas adoptan una actitud pasiva, por ello los hábitos que fortalecen a las parejas son muy importantes. El conocimiento “del otro” es algo fascinante, que pasa por distintas fases.

Una discusión que ha llegado demasiado lejos en reproches y demandas mutuas o un estilo de vida demasiado independiente por parte de ambos puede dañar la salud emocional de la pareja.

Quizás estés en un punto muy confuso, de no retorno. Sin embargo, te niegas a acabar con la relación porque en el fondo sabes que todavía existen aspectos positivos que reparar.

La idea de la mayoría de terapias de pareja gira en torno a restaurar el vínculo dañado. Así, su intención es motivar y proporcionar herramientas a las parejas para que resuelvan sus problemas, antes de que se enquisten y se trasformen en obstáculos aún más difíciles de superar.

El psquiatra Mark Goulston a través de una investigación señaló cuáles son los hábitos que debe cultivar una pareja para ser feliz. Vamos a unir toda esta sabiduría y proporcionarte una lista de hábitos concretos que fortalecen el amor, para que os sigáis sorprendiendo y descubriendo el uno al otro. Recordad que la intimidad es la burbuja más apasionante, pero también la más delicada y compleja.

1. Leer el mismo libro a la vez

Si leer un libro individualmente nos transporta a un universo de sensaciones dirigidas por nuestra imaginación, leer el mismo libro que tu pareja puede transportaros a una conexión y conocimiento mutuo realmente excitante.

Leer el mismo libro a la vez es uno de los hábitos que fortalecen a las parejas en la comunicación.

Podéis elegir cualquier libro que os guste a ambos, cualquier tema puede ser bueno para restablecer una comunicación que quizá tenéis un tanto abandonada: la de hablar y compartir ideas sobre algo externo que no es necesariamente importante para vosotros. Podréis discutir acerca de los pasajes más conflictivos, plantear si la actuación de los personajes es la correcta o qué haríais en esa situación.

Algunas ideas para compartir podrían ser el maravilloso libro de “Anna Karerina” de León Tolstói; u otro con tintes algo más divertidos y pícaros cómo “Travesuras de la niña mala” de Mario Vargas Llosa.

Libro lleno de mariposas

2. Ducharse juntos

Ducharse es una de los momentos más íntimos para una persona y si lo realizas acompañado de tu pareja lo íntimo se transforma en sensual. Debajo del agua no cabe el estrés, tiene mucho que ver con cerrar los ojos y potenciar el sentido del tacto.

Es una forma de abrirte a tu pareja, de superar la timidez y de demostrar que aún un espacio tan personal puede ser compartido. Si se sustituye por un baño, todavía mejor.

3. Seguir una serie de ficción al mismo tiempo

Ver una serie juntos es uno de los hábitos que fortalecen a las parejas no solo por establecer una rutina, si no por la vinculación emocional que genera ver una serie capítulo a capítulo solo con tu pareja. Existe una extensa oferta de series de todos los géneros, para reflexionar y disfrutar: The Wire, House of Cards, Fringe… tan solo queda elegir.

4. Marcharse a la cama a la misma hora

Con el transcurso de los años las parejas establecen sus rutinas en función del trabajo y de su tiempo libre de forma separada. Así, es muy frecuente que puedan irse a la cama en tiempos distintos. Esto no es bueno para mantener el deseo y la intimidad en la pareja.

Marcharse a la cama juntos ayuda a que el deseo sexual no se acabe: “Cuando tocan su piel aún sienten un hormigueo, a no ser que uno o ambos estén tan agotados que no puedan excitarse”.

5. Decir “Buenas noches” y “Buenos días” con independencia de cómo se sienten

Dicen que a veces la cordialidad en una pareja simboliza el enfriamiento de la relación y nada más allá de la realidad. Estas sencillas palabras pueden terminar de solucionar un período de tensión o simplemente comenzar y terminar el día con respeto y calidez.

Además, una pregunta que puede parecer meramente cordial, puede dar pie a que el otro se exprese cuando tiene algo que contar. De esta manera, nos daremos cuenta de cómo está nuestra pareja mucho antes de lo que lo hubiéramos hecho si no hubiéramos hecho esa pregunta cotidiana.

Así, uno de los hábitos que fortalecen a las parejas recomendables sería saludar al comienzo del día, despedirse por la noche o simplemente preguntar qué tal se encuentra el otro.

6. Llamar o mandar un mensaje a lo largo del día

Que queráis mantener vuestra independencia es una cosa y que os ignoréis mutuamente es otra. Las parejas que se suelen enviar un mensaje o hacerse una llamada a lo largo del día, se sienten más cuidadas y valoradas.

Enfrentan el día con mayor ilusión y saber que cuentan con un apoyo emocional de su pareja les hace afrontar los pequeños contratiempos de forma más llevadera.

Pareja abrazada mirando al horizonte

7. Abrazarse

Un abrazo nos puede cambiar la energía corporal y el ánimo a positivo después de un momento duro o de sentirnos particularmente hundidos por algo.Un abrazo es la mejor medicina y uno de los hábitos que fortalecen a las parejas cuando son sinceros y cálidos.

” Ya sea al comenzar el día o cuando se reencuentran al final de la jornada. “Nuestra piel tiene una memoria de “buenas caricias” (amor), “malas caricias” (abuso) y “sin caricias” (descuido). Las parejas que se saludan con un abrazo mantienen su piel bañada por “buenas caricias” “

-Mark Goulston-

8. Confiar y perdonar

De nada sirve estar con una persona si no confías en ella o si al traicionar tu confianza le perdonaste, pero no de corazón. Ese resentimiento seguirá ahí y aparecerá cuándo menos te lo esperes, haciéndote sentir culpable. De igual modo, tu pareja debe confiar y perdonar de forma sincera.

9. Ir de la mano juntos

Ir de la mano juntos ayuda a que nos sintamos unidos, a respaldar físicamente la sensación de formar un equipo y caminar juntos. Caminar piel con piel, ayuda a que la energía fluya y se trasmita.