Actuar ante las situaciones difíciles

17 Junio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga María Vélez
Actuar correctamente ante situaciones difíciles es complicado, pero no imposible. A continuación te damos algunos consejos para lograrlo.
 

Todos, en algún momento de la vida, nos vemos envueltos en situaciones difíciles, en las que experimentamos todo tipo de sentimientos. En esos momentos, además, pueden verse implicados algunos factores importantes que nos afectan directamente. Sin embargo, si das los pasos correctos, puedes actuar ante las situaciones difíciles manejándolas sin problemas.

En este artículo, traemos algunas indicaciones de cómo actuar ante las situaciones difíciles. Especialmente sobre cómo gestionar toda esa vorágine de emociones que uno puede llegar a sentir, y que pueden llevar a perder el control, ya que para actuar lo mejor posible, es necesario saber cómo afrontar las propias emociones.

Actuar ante las situaciones difíciles puede ser complicado, ya que las circunstancias inesperadas que a las que nos vemos obligados a hacerles frente nos pueden venir muy grandes.

La mejor manera de actuar ante las situaciones difíciles

Para actuar ante situaciones difíciles, es necesario valorar cómo de difícil es la situación. Todo depende de cómo la percibes, ya que la dificultad se ve diferente, dependiendo del momento. Puede que ahora la veas complicada, pero, con determinada perspectiva, quizá logres no ver las cosas tan mal.

Mujer encontrando soluciones a sus problemas
 

También puedes compartir lo que te ocurre con otras personas que te podrán dar su propia visión al respecto. Te asombrará la gran diferencia que existe en cómo otros valoran la situación. Esto puede ayudarte a restar dramatismo a lo que ocurre.

Eres tú quien decide la forma de manejar las situaciones difíciles; puedes optar por ser positivo o negativo, pero la recomendación es encontrar siempre la positividad de la situación.

Asimismo, puede venirte muy bien que te permitas fomentar el ingenio, no rendirte nunca ante un desafío y buscar información acerca de tu situación. Buscar formas diferentes de superar algo, conocer qué han hecho otras personas… puede ser crucial para animarte a enfrentarte a ello.

Pero, además de todo esto, debes dejar salir al exterior tus emociones. La tendencia es reprimirlas porque pueden surgir respuestas emocionales negativas, como frustración, tristeza, decepción, enojo, soledad, vergüenza o soledad, etc. Sin embargo, es necesario sentir esas emociones, dejarlas salir y seguir adelante.

Otros consejos para actuar ante situaciones difíciles

También es útil tener claros una serie de máximas ante una situación difícil:

  • No dejar que la situación te cambie, a menos que el cambio sea positivo. Las situaciones difíciles ayudan a crecer como personas.
  • No dejar que la situación te haga culpar a otras personas con el resentimiento.
  • Mantener el sentido del humor y aprende a reírte de la situación por mala que sea. Para ello, puedes: anotar tus sentimientos y encontrar una salida pacífica, pasear, aprender a respirar correctamente, escuchar música o disfrutar de una buena película.
 
  • Conservar un buen sistema de apoyo, que puede venir de amigos o familiares, o simplemente un grupo de personas que están pasando por la misma situación. No olvides quererte a ti mismo y rodéate de cariño por difícil que sea la situación.

Maneja las situaciones con tolerancia

Una buena manera de manejar las situaciones es poniendo en práctica la tolerancia. Pero, ¿cómo puede hacer esto? Un forma puede ser escuchando a los demás y observando lo que está sucediendo. Fíjate en lo que están sintiendo otras personas para saber gestionar mejor las circunstancias.

Hombre observando una situación

Además de esto es importante que sepas mantener la calma en una situación difícil. Solo así te será más fácil acceder a la naturaleza de la situación. Si tienes las emociones a flor de piel, aléjate y tómate tu tiempo para serenarte.

El hecho de ser consciente de cómo tus emociones están actuando y guiando tus acciones, te permitirá darte el espacio para aplacarlas y, así, hablar de manera adecuada, expresar tus sentimientos y evitar caer en discusiones que no te llevarán a ninguna parte.

Acércate a los demás en una situación difícil con los oídos abiertos y una sonrisa agradable; trata de no hacer más difícil la situación

 

Ahora que ya sabes cómo actuar ante las situaciones difíciles, es el momento de dejar de evitarlas y empezar a hacerles frente para así solucionarlas. Normalmente, tendemos a huir, aunque la problemática continúe ahí. Sin embargo, aparte de no ayudar a resolver la situación, escapar hace que acumulemos una serie de pensamientos y comportamientos que pueden llegar a hacernos daño a medio y largo plazo.