Adaptaciones curriculares: ¿cuándo se emplean?

Patricia Grande Yeves · 4 abril, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González el 4 abril, 2019
La adaptación curricular se clasifica y conoce como un tipo de estrategia educativa que facilita el acceso a la formación a alumnos con necesidades especiales.

Las adaptaciones curriculares son acomodaciones o ajustes de la oferta educativa común a las posibilidades y necesidades de cada persona. En concreto, se hace referencia a la etapa escolar. Es decir, se enfoca a niños que presentan determinadas dificultades.

Así, las adaptaciones curriculares se clasifican y conocen como un tipo de estrategia educativa. Son una serie de recursos que buscan facilitar el acceso a la formación de alumnos con necesidades especiales. A fin de cuentas, se trata de tener en cuenta las características individuales del alumno a la hora de planificar la metodología, los contenidos y, sobre todo, la evaluación de este.

De este modo, lo que se hace es adecuar el currículum del alumno para adaptarlo a un sus características particulares. El objetivo es hacer que determinados objetivos o contenidos sean más accesibles a los niños que necesiten una adaptación. De forma que se hace posible modificar o eliminar aquellos elementos del currículum que les sea imposible alcanzar debido a las dificultades que presente.

En qué casos se emplean las adaptaciones curriculares

Es importante tener en cuenta que los elementos básicos del currículum son los objetivos, los contenidos y los criterios de evaluación. En base a estos tres factores, se diseñará y ejercerá la adaptación curricular.

De este modo, en primer lugar, cabe distinguir entre dos tipos de adaptaciones. Estas se diferencian según se modifiquen o no los elementos básicos mencionados. Así quedan establecidas las adaptaciones no significativas y las significativas.

Niños en clase

Adaptaciones curriculares no significativas

En este supuesto, no se modifican los elementos básicos del currículum. Sin embargo, sí se modifican o adaptan:

  • La organización y metodología.
  • El ambiente general del alumno.
  • Los contenidos, aunque se hace de forma ligera. No suele existir un desfase curricular de más de dos cursos.

Siguiendo este esquema se puede comprobar que las adaptaciones, verdaderamente, afectan a elementos tales como el tipo de actividades realizadas o las técnicas de evaluación. No afectan en ningún caso a los objetivos educativos, que seguirán siendo los mismos que para el resto de los compañeros del alumno.

Esto implica que no habrá ninguna repercusión en la evaluación y promoción del niño que experimenta la adaptación, porque no se modifican los objetivos esenciales.

Adaptaciones curriculares significativas

Por otro lado, las adaptaciones curriculares significativas se definen como aquellas en las que sí se modifican los elementos básicos del currículo.

Esto se debe generalmente a que las características que presenta el alumno en relación con el ámbito escolar hacen que no sea capaz de alcanzar los objetivos propuestos para el curso en el que se encuentra. Estas necesidades se conocen como específicas de apoyo educativo.

Si se da esta situación, la promoción del niño dependerá de si finalmente alcanza unos objetivos concretos. Objetivos propuestos previamente en su Documento de Adaptación Curricular Individual.

Suponiendo que no se alcancen los objetivos, en determinados casos se podría permitir la permanencia del alumno un año más en el mismo curso. El objetivo sería que así el niño tuviera la oportunidad de llegar a alcanzar los objetivos o la titulación correspondiente. También se valora el hecho de que la oportunidad sea muy beneficiosa para su proceso socializador.

Niños haciendo deberes con adaptaciones curriculares

Aspectos sociales y otras características de la adaptación curricular

Es importante tener en cuenta el proceso de introducción de la adaptación curricular. La decisión debe acordarse por el conjunto de profesionales que intervienen en el proceso educativo. Además, en todo caso, debe estar recogida por escrito.

El fundamento que sostiene esta práctica en general está enfocado en la idea de inclusión social. En la no discriminación de ninguna persona, sea cual sea su condición. En concreto, de cara a su formación profesional. Tal como indica Carina Paniagua en su trabajo “Las Adaptaciones Curriculares”, la inclusión es la actitud que engloba el escuchar, dialogar, cooperar, preguntar. También aceptar, confiar, acoger las necesidades de la diversidad.

Con la inclusión se asume que todos somos únicos en capacidad y valía, que todos podemos aprender. Estaríamos hablando de un proceso inacabado y continuo, observable en prácticas y acciones participativas construidas en base a la libertad.

Más allá de lo expuesto, la práctica de todas estas actuaciones puede llegar a ser compleja. En concreto, la obtención de la titulación de graduado en educación secundaria obligatoria a través de una adaptación curricular puede conllevar ciertos efectos. Por ejemplo, puede suponer para el alumno la imposibilidad de acceder a programas de garantía social.

Por ello, es fundamental solicitar ayuda profesional cuando pueda plantearse la situación. También analizar cada caso detenidamente antes de tomar una decisión al respecto.

  • Carina Paniagua, "Las Adaptaciones Curriculares", Dialnet.
  • Educación Especial, "Todo sobre Adaptaciones Curriculares", http://ardilladigital.com/DOCUMENTOS/EDUCACION%20ESPECIAL/PROG%20ED%20INDIVIDUAL-PEI/Adaptaciones%20Curriculares%20-%20articulo.pdf