Alabama Monroe, amor, duelo y tinta

Cristina Roda Rivera · 29 julio, 2018

Esta es la historia de amor de un amante del bluegrass (el country más puro) y una mujer cubierta de bellos tatuajes, enamoradiza y dotada de una especial sensibilidad espiritual. Dos polos opuestos que se aman a primera vista, dos personajes alejados de la estética tradicional que conectan con cualquier espectador al experimentar el drama de la enfermedad y la pérdida.

Alabama Monroe cuenta la historia de una pareja llena de carisma y belleza intensa, que tiene que hacer frente a una tragedia súbita en un determinado momento de sus vidas: la enfermedad grave de su hija. Una experiencia que rompe en pedazos a cualquiera y que, de algún modo, provoca que poco a poco se vaya apagando la llama del amor que sentían el uno por el otro.

Henrik Ibsen escribió que todo amor que se analiza ha muerto. Por tanto, en esta película la mejor forma de contar lo que ocurre con él es a través de la música y de los saltos de tiempo en la historia. De esta manera, el espectador entiende el porqué de los sentimientos que viven sus protagonistas.

El amor, la música y la estética en Alabama Monroe

Elise y Didier se conocen en el estudio de tatuajes de la protagonista. La química que se produce entre los dos es única, una conexión que suele ocurrir pocas veces en la vida de dos personas. Sin embargo, esta no es la primera escena de la película, el film va jugando con saltos temporales para mostrarnos el contraste entre el romance que comienza con la vivencia posterior de la enfermedad de su hija.

La música y la estética de los protagonistas de Alabama Monroe envuelven el desarrollo de la historia que sucede en Gante, Bélgica. Didier es un amante del bluegrass, un tipo de country hecho solo con acústicos y voz. Toda la música de la película es interpretada por el grupo en el que él canta, tomando los estándares de esta música de origen estadounidense brillantemente.

Pareja cantando de la película Alabama Monroe

Elise es una mujer que expresa su pasión por el arte estampando tinta en su piel y en la de otros. Desde el principio aparece como alguien sensible, pasional y entregada al amor sin ningún tipo de complejo. Atrapada por la personalidad y el encanto de Didier, se entrega a los brazos de su pareja. Juntos empiezan a cantar para el grupo, componiendo una de las bandas sonoras más encantadoras de la historia del cine.

La tinta y la música se funden desde el principio en su historia de pasión, apareciendo escenas de sexo, desesperación y ternura a lo largo de la película. Una metáfora de cómo las pasiones de ambos se fusionan para narrar de manera visual y auditiva la historia de un amor fresco, pasional y valiente.

Alabama Monroe: la pasión se quiebra ante el drama

La metáfora del amor y de cómo los eventos de la vida pueden cambiar el transcurso del mismo se plasma en varios momentos de la película con sus continuos flasbacks y flashforwards

Elise es una persona soñadora pero también radical en su toma de decisiones. Cree que cualquier historia se puede tapar o transformar; algo parecido a lo que ocurre cuando deja de gustarte un tatuaje. También está abierta a imaginar y soñar. Es espiritual y cree que toda forma de llevar un duelo es válida si te consuela, aunque no sea del todo racional.

En cambio Didier es aparentemente más pragmático, pero al mismo tiempo más reacio a acabar con las cosas porque sí. Se empeña en luchar y en enfrentarse a todo aquello que obstaculiza su vida o la de los suyos, como el fanatismo religioso que impregna algunos sectores de su Estados Unidos nativo.

Su forma de llevar el duelo es más racional y beligerante, pero la película quiere transmitirnos que por ser más realista no es mejor, ya que despoja a la persona de cualquier búsqueda de alivio aunque sea en su imaginación. Así, Alabama Monroe plasma dos formas de entender los eventos de la vida de una pareja, como puede ser un embarazo no deseado, el duelo por la pérdida de una hija y el afrontamiento de la ruptura.

Qué nos enseña Alabama Monroe

La película muestra que no existe una forma única de entender lo que nos ocurre. Todo depende de los matices y las circunstancias. Si bien Eloise es valiente en algunas decisiones, en otras su afán por borrar y olvidar la incapacita para seguir luchando.

Por otro lado, Didier sufre por su obstinación y y escepticismo; pero sin embargo, es valiente en la forma de afrontar el duelo de la pérdida junto a su pareja, sin huir. Qué es mejor y qué es peor para la relación no se expresa, no queda explícito en Alabama Monroe.

“Lo sabía. De hecho, siempre lo he sabido. Que era demasiado hermoso para ser cierto, que no podía durar. Que la vida no es generosa. No tenemos derecho a amar, no podemos encariñarnos pues la vida no hace obsequios. Vuelve a llevarse todo riéndose en tu cara, te traiciona”.

-Alabama Monroe-

Pareja en el campo

Lo que se muestra en esta historia es que no todo puede superarse con amor cuando este se entremezcla con el dolor. Hay eventos que marcan la vida de una persona, que pueden acabar con una historia romántica perfecta. Como dice Elise, la vida puede ser caprichosa y arrebatarte todo lo que tienes. A veces, juega contigo sin que puedas esperarlo. Y, en ocasiones, esto es mucho más de lo que una pareja enamorada puede hacer frente.

Lo maravilloso de esta película es, sin duda, la honestidad que transmite en todo momento. El mensaje es que el amor es maravilloso y se disfruta al máximo cuando se siente; pero no siempre es posible seguir igual cuando sucede algo muy doloroso. La fortaleza de una relación o de las personas no siempre reside en el tiempo que resisten, sino en la decisión de romper cuando ya no se puede más.