Amar significa saber decir lo que sientes

El amor se demuestra con los actos, pero también necesitamos escucharlo en palabras. Saber expresar lo que sentimos por alguien es un ejercicio de bienestar emocional. Decir "te quiero" en voz alta revierte en la otra persona y también en nosotros mismos.
Amar significa saber decir lo que sientes
Valeria Sabater

Escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater el 26 junio, 2021.

Última actualización: 26 junio, 2021

Saber decir lo que sientes da sentido y autenticidad a tu vida. No solo se ahorra tiempo, no solo se actúa desde la sinceridad dejando a un lado los miedos y las inseguridades. Poner voz a los sentimientos es un modo de conjugar el amor, de hacerlo real, cercano y abrazar al otro con nuestras emociones. Esto que es tan sencillo de entender resulta para muchos muy complicado de llevar a cabo.

¿Para qué hacerlo? Se dicen algunos. Desde el momento en que ya hacemos vida con nuestra pareja o hemos dado al mundo unos hijos, parece que los sentimientos siempre se dan por sentados. Es como si el simple hecho de compartir un techo, un tiempo y un espacio fuera suficiente para dar por hecho lo que sienten unos por otros. Cuando en realidad no es así.

Todos necesitamos saber qué significamos para alguien. Habrá quien diga aquello de que las palabras no importan si están los actos que lo demuestran. Sin embargo, poner voz y palabras a los sentimientos es una caricia emocional básica que también nutre y valida y esto es necesario para los adultos y los niños.

“El que ama se hace humilde. Aquellos que aman, por decirlo de alguna manera, renuncian a una parte de su narcisismo”.

-Sigmund Freud-

Padre abrazando a su hija pequeña para simbolizar que Amar significa saber decir lo que sientes

Amar significa saber decir lo que sientes

Amor es acción, lo sabemos. Amar es un verbo que requiere intenciones, compromisos y actos de valentía. Sin embargo, no podemos descuidar la expresión emocional y el saber comunicar esos sentimientos. Resulta curioso por ejemplo que una de las cosas que más lamentan las personas en su lecho de muerte es no haber dicho más veces “te quiero” a sus seres queridos.

Pareja, hijos, padres, hermanos y amigos. Decir lo que sentimos a los nuestros sin miedo y de manera frecuente confiere a ese vínculo de una fortaleza más viva, rica y auténtica. Sabernos amados nos da un sentido de pertenencia, nos otorga raíces y valiosos refuerzos para la autoestima. Nunca sobran los “te quieros”, nunca están de más los “eres importante para mí”.

Saber decir lo que sientes y el problema de la alexitimia

La expresión emocional está directamente relacionada con la asertividad. También con la capacidad de identificar emociones, comprender esos sentimientos y después traducirlos y expresarlos en palabras. Algo que en apariencia parece fácil requiere de un proceso altamente sofisticado a nivel neurológico.

Esto explica, por ejemplo, por qué las personas con alexitimia tienen tantos problemas en esta materia. Decir lo que sientes requiere comprender primero qué pasa en tu interior y después saber encontrar las palabras que sostengan y reflejen esas realidades internas. Así, estudios como los realizados en la Universidad de Groningen en los Países Bajos señalan algo interesante al respecto.

Las personas con dificultades para comprender y expresar emociones evidencian un fallo neurológico en el área de la corteza insular y la corteza cingulada anterior. Esto deriva en limitaciones para discernir lo que sienten y poner en voz alta todo lo relativo a sus sentimientos.

Cuando la educación recibida condiciona la expresión emocional

Hay muchos hogares en los que se crece en medio de un clima de elevada represión emocional. Son entornos poco o nada nutritivos en los que nadie expresa sus sentimientos o necesidades. Es más, cuando alguien osa desahogar lo que siente, como es la tristeza, el miedo o la rabia, suele ser criticado o sancionado.

Cuando las emociones son vistas como muestras de debilidad resulta muy difícil dar voz a los te quieros. Y cuando nunca se le ha dicho a un niño que es amado y es querido, resultará muy complicado que, al convertirse en adulto, maneje de manera efectiva la comunicación emocional.

Importan los hechos, pero también las palabras

Por término medio, existe la idea de que son las mujeres las primeras en decir “te quiero” a una pareja y también las que más lo expresan. Sin embargo, estudios como los realizados en la Universidad de Minnesota indican que, en realidad, son los hombres los que suelen dar el primer paso. 

No obstante, lo importante no es quién lo diga primero, lo decisivo es saber expresarlo en los actos cotidianos más allá de las primeras fases del enamoramiento. Amar es un ejercicio cotidiano que impregna los grandes y los pequeños actos. Es no dar nada por sentado, es preocupación y es cariño, es saber dar respuesta a las necesidades y voluntades a cada acto, a cada situación.

Amar significa saber decir lo que sientes porque, además de las acciones, las personas nos alimentamos también de las palabras. Y en estos casos no vale con expresarlo del mismo modo que quien da los buenos días o pide que le pasen la sal en la mesa. Los te quieros deben ser sinceros, expresarse cara a cara y sin prisas.

Pareja enamorada mirándose a los ojos representando que Amar significa saber decir lo que sientes

Amar significa saber decir lo que sientes, no dejes para mañana lo que te emociona hoy

Amar significa saber decir lo que sientes ahora, porque tal vez no tengamos otra oportunidad. Querer es un sentimiento que requiere valentía para actuar, para expresar y abrirnos a los demás en el momento presente. Puede que por guardar silencio pierdas una valiosa oportunidad con esa persona que tal vez ya no vuelva a aparecer en tu vida.

Tal vez, ese amigo necesite más que nunca saber que es querido, que es importante. Cabe la posibilidad de que tu hijo, tu pareja o tu madre esté pasando un mal momento y nada le ayude más que recordar cuánto se les quiere. Decir lo que sentimos no cuesta nada y significa mucho, así que no lo dejemos para mañana. Expresemos aquello que nos emociona hoy.

Te podría interesar...
5 marcas que diferencian el amor saludable del amor dañino
La Mente es MaravillosaLeerlo en La Mente es Maravillosa
5 marcas que diferencian el amor saludable del amor dañino

El amor saludable y el amor dañino dan pie a muchos errores. En buena medida, porque obviamos en que, a querer, también se aprende.



    • Ackerman, J. M., Griskevicius, V. & Li, N. (2011). Let's get serious: Communicating commitment in romantic relationships. Journal of Personality and Social Psychology100, 1079-109Ben-Ze'ev, A. (2014). Ain't love nothing but sex misspelled? In C. Maurer, T. Milligan, and K. Pacovská (Eds.), Love and its Objects. London: Palgrave Macmillan, 25-40.
    • Ben-Ze’ev, A. (2019). The Arc of Love: How Our Romantic Lives Change Over Time. University of Chicago Press.