Amor sin fronteras, un amor más allá de las distancias

Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga María Alejandra Castro Arbeláez
· 8 mayo, 2019
Amar sin fronteras es amar desde la libertad, la comprensión y el respeto. Es cultivar fortaleza, valentía y persistencia para mantener la relación amorosa a pesar de las circunstancias que sucedan.

El amor es un sentimiento que experimentamos hacia otra persona, esa a la que le deseamos todo lo mejor y hacia la que sentimos una conexión especial. Aunque bien es cierto que este puede ser o no correspondido. Y aún cuando lo es, existen un gran número de obstáculos que pueden influir en la relación y deteriorarla si sus cimientos no son sólidos, si el vínculo que se ha creado no se sostiene sobre la seguridad y la firmeza. Uno de los mas temidos y complejos es la distancia.

La distancia siempre parece difícil. Que el contacto con el otro se desvanezca de repente o simplemente que nunca haya existido es una barrera que hay que enfrentar. Porque amar sin fronteras es posible, aunque no es un camino fácil. Para ello se necesita consciencia, esfuerzo y gestión emocional. A continuación explicamos en qué consiste el amor sin fronteras, cómo mantenerlo y cuáles son sus beneficios.

Hay relaciones que son como cárceles, nos encierran y otras con alas que nos llevan lejos, nos ayudan a crecer… El amor sin fronteras es así, libre, respetuoso y confiado.

Mujer paseando

Características del amor sin fronteras

Amar sin fronteras significa romper muros, superar dificultades y avanzar en sintonía. Es un amor sano e inteligente, un amor que nutre, permite crecer y va más allá de las distancias.

Este tipo de amor puede entenderse de diversas formas. Como algo literal, es decir, como un amor que permanece, a pesar de que la persona a la que se ama se encuentra en otro lugar o como un amor maduro que afrontar las dificultades que se presentan.

Así, el amor sin fronteras consiste en aprender a sobrellevar aquello que sucede y no podemos controlar, además también implica poner todo de nuestra parte para que las circunstancias que ocurran no impidan el amor. Por ejemplo, aunque queramos estar cerca de alguien, a veces no es posible, pero no implica que el amor no pueda florecer.

¿Cómo mantener un amor sin fronteras?

Si bien es cierto que amar sin fronteras no es sencillo, existen algunos caminos y estrategias que nos harán esta situación más llevadera. Son los siguientes:

  • Autoconocimiento. Si nos conocemos, tenemos una idea de cómo podemos actuar en situaciones difíciles. De esta forma, ser consciente de dónde nos encontramos y cómo nos comportamos es fundamental para amar sin fronteras, de verdad.
  • Paciencia. Se trata de tolerar las adversidades con fortaleza, sin dejarnos llevar por los impulsos y entendiendo que a veces el paso del tiempo es necesario.
  • Aprender a ser independiente. El amor que lleva a la dependencia es un amor tóxico. Para no necesitar al otro, es importante que contemos con nuestro espacio, nuestro tiempo. Independientemente de si nuestra pareja vive en la misma ciudad que nosotros o nos separan miles de kilómetros de distancia.
  • Asumir nuestras decisiones. Se trata de que adquiramos responsabilidad sobre nosotros, sobre aquello que pensamos, sentimos y hacemos. Es decir, que aceptemos nuestras decisiones y elecciones y las consecuencias derivadas de ellas.
  • Creatividad. Si de distancia se trata ¿por qué no generar ideas que ayuden a estar más cerca? Las opciones son múltiples, lo importante es que nos sintamos cómodos.
  • Expresar nuestros sentimientos y pensamientos. A veces, nos encerramos en nosotros mismos y no mostramos lo que sentimos ni lo que pensamos, pero un amor sin fronteras implica todo lo contrario. Aunque no es necesario que siempre se lo expresemos a los demás, existen más opciones. Por ejemplo, bailar, hacer ejercicio o pintar son actividades muy ligadas al universo emocional.

Ahora bien, el amor sin fronteras no es un amor sin límites. La distancia puede mantenernos alejados, pero eso no quiere decir, que no podamos hacer daño. Hay que saber hasta dónde podemos llegar con el otro y hasta dónde podemos llegar con nosotros, el respeto ante todo.

Además, para amar sin fronteras a alguien es necesario amarnos a nosotros mismos. Luego podemos establecer relaciones sanas con otras personas. Para ello, podemos estar en sintonía con el otro, a través de una comunicación asertiva y de esta manera potenciar la armonía.

Mujer dormida sobre un corazón

Beneficios de amar más allá de las distancias

Amar sin fronteras tiene grandes beneficios como los siguientes:

  • Aprender a gestionar nuestros pensamientos y sentimientos.
  • Controlar nuestras acciones.
  • Hacernos cargo de nosotros.
  • Asumir con responsabilidad nuestras decisiones.
  • Mejorar el autoconocimiento.
  • Adquirir mayor armonía.
  • Incrementar la tolerancia.
  • Aumentar el respeto.
  • Mejorar la autoestima.

El amor como, dice el psicólogo Walter Riso, es para valientes. Es una flor que hay que coger en el borde de un precipicio. Por lo tanto, no permitamos que se convierta en tóxico. Dejemos que el amor sin fronteras nos ayude a descubrir otra forma de querer, esa que nos permite estar tan cerca de nosotros como de los demás. Eso sí, hay que tener valentía para conseguirlo y perseverancia para mantenerlo, ya que es de gran cuidado.

Amar sin fronteras es no olvidarnos de lo que somos para ir amar más allá de las distancias y no creernos el centro del universo. Por eso, debemos estar en sintonía tanto con nosotros como con el otro. Amar sin fronteras es aprender de los errores y obstáculos desde el afecto, la fortaleza, la comprensión y la armonía.