Animales fantásticos: nuevas formas de masculinidad

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 15 enero, 2018
Camila Thomas · 15 enero, 2018

La masculinidad ha tomado diversas formas a lo largo del tiempo. Por ejemplo, podemos apreciarlo si comparamos la imagen masculina de hace dos siglos con la de hoy. La segunda mitad del s. XX fue un período frenético de acción social. Este momento histórico dio vida al movimiento hippie y a la revolución sexual. La lucha contra la discriminación racial y de género tomó fuerza en los Estados Unidos y en todo el mundo.

A partir de este momento, la imagen del hombre se diversifica. Sin embargo, es muy poco usual encontrar esta diversidad en las representaciones audiovisuales. En el cine, la imagen del “macho alfa” sigue siendo muy recurrente. Además, esta imagen no es inocua, ya que se convierte en un rol a seguir para los espectadores, sobre todo para los más jóvenes. Pero, ¿qué implica realmente?

Las limitaciones de la masculinidad tradicional

La masculinidad tradicional nos indica que los hombres deben cumplir ciertas características. Un hombre “debe” ser fuerte, valiente, musculoso, estoico, de modales rudos. Además, un hombre tradicional consigue conquistar a las mujeres de su entorno. Estas mujeres son muchas veces mostradas como sensuales, aunque débiles y vulnerables. Un gran número de producciones audiovisuales, series, películas, cómics y anuncios hacen uso de la imagen tradicional.

En general, un protagonista masculino alcanza sus objetivos basándose en la fuerza bruta y en la dominación del otro. Este tipo de personaje violento ha sido naturalizado a lo largo de la historia del cine. Desde James Bond, el original, pasando por todos los héroes de comics Marvel, hasta llegar a películas como Fast & Furious o Jungla de cristal. Los personajes masculinos de estas películas cuentan con los mismos atributos: pueden lograr sus metas a través de la fuerza.

James Bond como ejemplo de la masculinidad

Otra de las características importantes de la masculinidad tradicional en el cine es la apatía del personaje. Los protagonistas suelen estar mutilados emocionalmente por un trauma del pasado. Este trauma les hace incapaces de sentir amor o afecto, aunque realza sus capacidades bélicas. Además, a estos hombres les es muy difícil explicar o hablar de sus sentimientos.

Este tipo de hombre está muy alejado de cualquier rol tradicionalmente femenino. Los roles femeninos se asocian con el cuidado del hogar, la pareja y los hijos. Además, la feminidad tradicional está caracterizada por la cobardía, la debilidad, la vulnerabilidad y, sobre todo, la falta de autonomía. Una mujer dentro de los estándares tradicionales es delicada y se dedica a trabajos finos. Este tipo de trabajos incluyen el cuidado de las plantas o la pastelería.

Animales fantásticos y dónde encontrarlos

La película Animales fantásticos y dónde encontrarlos fue estrenada en el 2016 y fue creada por J.K. Rowling, la autora de la saga de fantasía Harry Potter. La película se desarrolla en el universo de magia creado por Rowling. Así, el protagonista de la historia, Newt Scamander, ya había sido mencionado previamente en los libros de Harry Potter.

Animales fantásticos cuenta la historia de Newt Scamander, un zoólogo inglés. Newt llega a la ciudad de Nueva York en los años ‘20. Newt es un inglés en busca de una rara especie de animal, que planea comprar como regalo. Al llegar, algunas de sus criaturas mágicas escapan del maletín en que las lleva. De esta manera, Newt es detenido por la policía mágica.

Newt conoce a través de una serie de coincidencias al pastelero Jacob Kowalski. Newt y Jacob emprenderán una búsqueda a través de Nueva York para recuperar las criaturas perdidas, al tiempo que intentan evitar un incidente mágico internacional.

Los personajes masculinos en Animales fantásticos

Newt Scamander es un personaje curioso y bondadoso. Ha dedicado su vida al estudio de animales mágicos. Físicamente, es un hombre de complexión delgada y casi femenina, con pestañas largas, labios rojos, y sonrisa coqueta. Por otra parte, Jacob Kowalski es un hombre fornido y de risa afable. Poco dado para el trabajo pesado en la fábrica, su sueño es establecerse como repostero en su propio negocio.

Ninguno de estos personajes llena el perfil del que hemos hablado antes. Ambos son personajes enfocados en sus metas, sin importar los cánones establecidos por la sociedad.

Newt y Jacob

El siglo XXI: un momento para renovar el cine y la sociedad

Los personajes de las películas muchas veces se convierten en héroes o roles a seguir para los espectadores. El cine, desde sus inicios, ha logrado cautivar al público mostrando una manera de vivir. Así, muchas veces de manera inconsciente, los espectadores reproducen en su vida cotidiana ciertas actitudes características de personajes de cine.

Esta influencia se puede percibir de manera clara en el comportamiento de los niños. Durante la infancia somos altamente influenciables. De esta manera, aquellas actitudes que el niño admire serán las que reproduzca en su adolescencia y adultez.

Al presentar personajes masculinos variados, los niños se verán influenciados por esta diversidad y entenderán que dentro de lo normal y lo deseable existe un gran abanico de posibilidades. Este tipo de personajes permite que los niños entiendan que no deben abandonar sus emociones y su sensibilidad para ser hombres. También les muestran que ser hombres/chicos no implica ser violento y dominar por la fuerza o las armas. Esto será positivo para el desarrollo de su personalidad y para la edificación de una sociedad más equitativa.

Solo a través de una nueva construcción de la masculinidad, una buena parte de la violencia podrá ser erradicada. La paz debe construirse a partir de la educación de los individuos y esto también significa y se consigue con la creación de personajes inclusivos y diferentes.

El cine y las producciones culturales son, sin lugar a dudas, espacios de formación y recreación para la sociedad.