Ansiedad por quedar embarazada: efectos y cómo aliviarla

A veces se ejerce una presión muy fuerte sobre las mujeres para que se queden embarazas. Un recuerdo constante y una obligación impuesta que no aumentan las posibilidades de embarazo. La cuestión es: ¿qué hacer si nos toca desenvolvernos en uno de estos entornos?
Ansiedad por quedar embarazada: efectos y cómo aliviarla
José Padilla

Escrito y verificado por el psicólogo José Padilla.

Última actualización: 06 mayo, 2022

Cuando una pareja decide tener un hijo, tiende a creer que el proceso será sencillo. Pero, ¿qué pasa cuando el embarazo no ocurre? Por lo general, aumenta la ansiedad. Esta reacción ante la situación, aunque sea normal, no deja de ser un obstáculo para que se produzca el propio embarazo.

Cuando esta ansiedad aparece, las mujeres empiezan a cuestionarse: “¿será que soy infértil?”, “¿qué hay de malo en mí?”, “¿y si no logró quedar embarazada nunca?”. Este tipo de preguntas, en lugar de promover una solución sensata al problema, lo que hacen es incrementar la ansiedad.

El deseo de embarazo y la ansiedad

El estrés que acompañan a toda esta situación frustrante parece tener efectos adversos sobre la fertilidad. En un estudio se encontró que las mujeres con niveles más altos de citocinas, una hormona que aumenta con el estrés, tenían menos probabilidades de concebir un bebé.

Además de las citocinas, las altas concentraciones de alfa-amilasa salival, una enzima secretada por las glándulas salivales en respuesta al estrés, también han sido relacionadas con la reducción de la fertilidad. En una investigación se halló que las mujeres que tenían una concentración elevada de esta enzima exhibieron una reducción del 29 % de la fecundidad.

Los resultados anteriores deben tomarse con mucha cautela, ya que la relación causal entre el estrés y la ansiedad sobre la infertilidad o los problemas para concebir aún no es muy clara y ha sido muy difícil de confirmar. Lo que sí se sabe con certeza es que no quedar embarazada, cuando se desea tener un hijo, genera mucha ansiedad. ¿Por qué?

Pareja mirando los resultados de un test de embarazo

¿Qué provoca la ansiedad?

Hay muchos factores que pueden causar ansiedad por quedar embarazada. A continuación, revisaremos los más destacados.

1. La percepción de que un valor está amenazado

Un valor es algo que se considera valioso e importante parar vivir y sin lo que no tendría sentido la existencia. Cuando una persona percibe que un valor fundamental para su vida está siendo amenazado con la aniquilación, aparece la ansiedad. Así pues, la ansiedad por quedar embarazada deviene como una reacción existencial ante la posibilidad de que el valor de procrear y ser madre o padre no se realice.

Para las personas que quieren ser padres, tener un hijo es algo muy importante y sin lo cual no pueden concebir una vida feliz en el futuro. Cuanto más grande sea el deseo de procrear y cuanto más valioso y dador de sentido se perciba dicho acto, más grande será la ansiedad por no quedar en embarazo.

2. La presión social

Aún en muchas sociedades, las mujeres son muy presionadas para que sean madres. Algunas logran librarse de esa presión, pero otras no.

En medio de tanta presión, la mujer que no ha sabido solventar dicha situación puede llegar a sentirse incompleta. El cuestionamiento constante sobre cuándo tendrá un bebé puede alimentar día a día su malestar.

3. El reloj biológico

El hecho de que haya una edad a partir de la cual es más complicado que una mujer se quede embarazada también puede ser una fuente de presión. La mujer, al percibir que “se le acaba el tiempo” de ser madre, puede empezar a preocuparse, y finalmente a desesperarse.

Los avances científicos permiten de cierta forma “detener” ese reloj con el uso de congelación de óvulos. Mediante esta técnica, las mujeres pueden asegurar su potencial reproductivo para el futuro en caso de no estar preparadas en el momento.

4. El entorno

El entorno inmediato, aunque es una fuente de apoyo, puede terminar convirtiéndose en generador de estrés. En ocasiones, los amigos y los familiares proporcionan consejos con buenas intenciones que a la larga hacen que la persona se sienta más ansiosa por quedar en embarazo. Además de eso se convierten en una fuente de presión.

5. Ver constantemente embarazadas

Cuanto más deseamos algo, más lo percibimos en nuestro entorno. Por ejemplo, cuando tenemos hambre somos más conscientes de los anuncios de comidas. Algo parecido sucede con las personas que desean tener un bebé o estar embarazadas, por todas partes ven parejas embarazadas o con niños de brazos. Esto es una fuente más de ansiedad porque “todos tienen un hijo menos yo”.

Las redes sociales son una fuente constante de ansiedad. Probablemente, la mujer que desea concebir seguirá páginas alusivas al tema que, sin ser esa la intención, le recuerdan continuamente su deseo frustrado. Los datos de navegación (las cookies) se convierten también en otro aliado para bombardear a la persona de temas sobre embarazos cuando realizan una búsqueda sobre ello. Todo esto hace que la persona se sienta más ansiosa.

Cómo disminuir la ansiedad por quedar embarazada

No hay fórmulas mágicas para que dejes de sentir la ansiedad, pero sí hay cosas que pueden ir haciendo para cambiar la forma de relacionarte con ella. Veamos qué puedes hacer en estos casos.

1. Acepta tus preocupaciones y obsesiones

Cuanto más luches por no pensar en ello y no preocuparte, más lo harás. Aunque te suene paradójico, lo mejor que puedes hacer es escuchar esos pensamientos y permitirte estar con ellos. Si pelear contra ellos no te ha dado resultado, ¿para qué continuar aplicando una estrategia que no funciona? Intenta conectarte con tus ideas y emociones.

Acepta tu situación actual y no dejes de buscar cumplir tu objetivo. Aceptar no es resignarse, es abrirse a lo que está sucediendo, mirarlo y actuar en consecuencia. La aceptación requiere que te conectes con todas esas sensaciones displacenteras, con el malestar, la tristeza, la ansiedad. Un ejercicio que te ayudará a conseguirlo es la respiración y la observación. Veamos cómo puedes hacerlo.

2. Respiración diafragmática consciente

Ubícate en una posición cómoda, cierra los ojos y observa tu respiración. Préstale atención a su ritmo y profundidad. ¿Es profunda o superficial? ¿Es rápida o pausada? Luego coloca una mano en tu abdomen y procura que al respirar sientas como tu estómago se infla y desinfla con cada inspiración y espiración. Coloca la otra mano sobre tu pecho e intenta que no se mueva al respirar. Solo debe moverse la que tienes sobre tu abdomen.

Inspira lentamente por la nariz, de manera que la mano que tienes en el abdomen sienta la presión de este elevarse. La mano en el pecho debe permanecer inmóvil. Sostén la respiración un momento y exhala lentamente por la boca, de modo que sientas la mano del abdomen descender.

Ahora, deja que la respiración siga su curso con normalidad, no la controles. En ese estado de quietud y silencio observa tus pensamientos, tus emociones y tu ansiedad. ¿Cómo se siente? ¿De qué parte de tu cuerpo emerge? ¿Qué pensamientos la acompañan?

Nada más observa, no intentes resistirte, solo ábrete a verla cara a cara. Aunque no lo creas, el ejercicio de respiración diafragmática te puede ayudar mucho con la activación filológica que provoca el estrés y la ansiedad.

Mujer con los ojos cerrados

3. Deja que tu mente descanse

Limítate únicamente a hacer lo necesario para concebir, no hagas búsquedas en tus redes sociales sobre el tema. Reduce tu exposición a todo aquello que se una fuente de ansiedad por quedar embarazada. Disminuir el tiempo que le dedicas a cosas relacionadas con el embarazo es una estrategia muy buena para hacer que tu mente descanse.

No será sencillo que te desenchufes de todo de una vez, hazlo poco a poco. Que te desconectes no quiere decir que vas a dejar de intentarlo, sino que vas a evitar saturar tu mente con información sobre el tema. Trabaja hasta centrarte en hacer solamente lo necesario para embarazarte. Seguramente hay muchas cosas que no te aportan nada y lo único que hacen es ponerte más ansiosa.

4. Desahógate

Puedes compartir lo que sientes con las personas de tu entorno. Desahógate. Ponerle palabras a lo que te sucede en el marco de un entorno comprensivo, aunque sea reducido, suele producir una gran sensación de alivio. Otra opción es que lo pongas por escrito.

Para terminar, no permitas que la ansiedad por quedar embarazada te gane la batalla. Ser madre requiere de valentía, de esfuerzo, de vulnerabilidad y mucha dedicación. Aunque te cueste en estos momentos no tires la toalla.

Te podría interesar...
El embarazo psicológico, un fenómeno histérico
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
El embarazo psicológico, un fenómeno histérico

El embarazo psicológico es un fenómeno que actualmente se presenta muy rara vez y que se ubica dentro del orden de la estructura histérica.



  • Haimovici, F., Anderson, J. L., Bates, G. W., Racowsky, C., Ginsburg, E. S., Simovici, D., & Fichorova, R. N. (2018). Stress, anxiety, and depression of both partners in infertile couples are associated with cytokine levels and adverse IVF outcome. American journal of reproductive immunology79(4), e12832.
  • Lynch, C. D., Sundaram, R., Maisog, J. M., Sweeney, A. M., & Buck Louis, G. M. (2014). Preconception stress increases the risk of infertility: results from a couple-based prospective cohort study—the LIFE study. Human reproduction29(5), 1067-1075.
  • Rooney, K. L., & Domar, A. D. (2022). The relationship between stress and infertility. Dialogues in clinical neuroscience.