Aromaterapia, el maravilloso poder de los olores

María Alejandra Castro · 22 julio, 2018

Cuando exploramos el mundo podemos dejarnos llevar por diferentes tipos de sensaciones. Una de las más poderosas son los olores; ese mágico sentido que nos lleva a evocar el poder de los recuerdos. A través de los olores, podemos viajar a diversos lugares, imaginar e incluso encontrar paz.

Aproximadamente en el 4500 a. C., en Oriente, se comenzó a utilizar la aromaterapia. Se trata de una terapia alternativa, en la que a través de aromas y aceites que se inhalan se consigue un mayor bienestar. En Occidente, esta disciplina se ha empezado a popularizar recientemente.

A través de la aromaterapia se puede encontrar un gran universo de aromas que favorecen un sentimiento de plenitud, a nivel físico y mental. Profundicemos.

“Sé como el árbol de sándalo, que perfuma el hacha que en ocasiones le hiere”.

-Anónimo-

¿En qué consiste la aromaterapia?

La aromaterapia es una disciplina en la que se usan aceites esenciales que se extraen de plantas aromáticas para potenciar el bienestar. Además, acompaña a la medicina tradicional, promoviendo la relajación y la salud.

Frasco de aroma

Los olores actúan en nuestra mente a nivel inconsciente, transmitiéndonos diversas sensaciones. Así, en la aromaterapia, cada olor tiene un significado y ayuda a equilibrar una parte del cuerpo y de la mente.

Los receptores del olfato reciben los aromas, y estos viajan hasta nuestro cerebro, donde se procesan. Por un lado, esto ocurre en el sistema límbico, donde asociamos los diferentes tipos de emociones con ciertos aromas y por otro, en el hipocampo, donde se relacionan los olores con recuerdos. Esta parte de nuestra mente es la que se encarga de la memoria. Así, algunos aceites tienen el poder de transformar aquello que pensamos y sentimos.

Además, el olfato no es el único sentido asociado con la aromaterapia: el tacto también juega un papel importante. Esto se debe a que esta terapia se realiza a través de esencias que también pueden ser aplicadas en el cuerpo por medio de masajes.

Estructura de una sesión

Las sesiones de aromaterapia suelen durar 30 minutos. Durante cada una de ellas, la persona debe concentrarse en sí misma, disfrutando del momento presente. Además, la aromaterapia se puede dar:

  • Por inhalación. Consiste en poner a la disposición de la persona diferentes olores, según lo que se pretenda mejorar. Debe inhalarlos ya sea de manera directa o por medio de difusores a través del vapor.
  • A través de baños. Se trata de que la persona entre en una bañera con agua caliente a la que se le han aplicado unas gotas de aceites aromáticos.
  • Con masajes. Se utilizan diversas esencias aromáticas diluidas en aceites, y se le aplica en un masaje a la persona. Sobre todo se usa para calmar dolencias musculares o para la relajación.

También se pueden utilizar los tres métodos combinados. La sesión de aromaterapia va dirigida por un especialista, quién en un principio indaga por la salud física y psicológica del paciente. Así, como experto tiene en cuenta los aspectos a mejorar.

¿Quién puede hacer uso de la aromaterapia?

Todos podemos hacer uso de la aromaterapia. Así, quien desee liberarse de tensiones puede probar con esta técnica legendaria. Ahora bien, en el campo de la salud, está sobre todo indicada para las personas que tienen los siguientes problemas:

  • Estrés crónico.
  • Ansiedad.
  • Insomnio.
  • Dolor en las articulaciones.
  • Afecciones respiratorias.
  • Problemas en la piel.
  • Fatiga.
  • Dolores musculares.
  • Problemas digestivos.
  • Cáncer.
  • Depresión.

Si bien la aromaterapia es útil en estas afecciones, no debemos creer que es la solución a todos nuestros problemas. Esta terapia funciona mejor acompañado de otros métodos de medicina tradicional. Es decir, si ya se cuenta con otro tipo de tratamiento no se debe dejar este. Esta disciplina no es un remplazo, sino un acompañamiento.

Esencias en la aromaterapia

El mundo de los aromas es infinito. Aquí te mostramos algunas de las esencias más usadas en la aromaterapia:

  • Jazmín. Ayuda a combatir el estrés y el insomnio.
  • Almendras. Potencian un mejor estado de ánimo.
  • Geranio. Nos ayuda con los dolores menstruales. También aporta calma.
  • Pimienta. Ayuda a disminuir la ansiedad.
  • Romero. Alivia problemas circulatorios y reumáticos.
  • Jengibre.  Facilita la respiración y mejora la circulación.
  • Pomelo. Lucha contra la ira.
  • Ciprés. Es un vigorizante, alivia el estrés, combate las alergias, y reduce los síntomas de la menopausia.
  • Canela. Es relajante, reduce la fatiga y alivia el estrés.
  • Rosas. Combate el insomnio y mejora la depresión.
  • Cítricos. Potencia la sensación de calma.
  • Lavanda. Mejora problemas en la piel, es relajante, y alivia problemas musculares.
  • Menta. Facilita la descongestión, y ayuda a aliviar problemas digestivos.

En la aromaterapia, se pueden usar todas estas esencias además de otras muchas. Todo dependerá de lo que necesite la persona y de la decisión del especialista en aromaterapia.

No obstante, usar en casa alguna de estas esencias puede aportarnos bienestar. Ahora bien, para el uso de las esencias de forma efectiva y un bienestar prolongado, es conveniente trabajar con un experto. Este podrá orientarnos en el mágico mundo de los aromas.

Mujer esperando a darse un masaje

Beneficios de la aromaterapia

La aromaterapia tiene diversos beneficios. Aquí te mostramos algunos de ellos y te explicamos de qué manera funcionan.

  • Promueve la relajación. Esto ocurre porque se disminuye la activación de nuestro sistema nervisoso parasimpático que es el que se activa ante situaciones de estrés. Por ejemplo, a través de aromas como el de la manzanilla y la lavanda.
  • Disminuye el estrés. Al activar la relajación, la aromaterapia facilita la liberación de nuestros problemas.
  • Mejora la calidad de vida porque potencia el bienestar psicológico y físico.
  • Ayuda a manejar enfermedades graves. La aromaterapia no es sinónimo de cura, pero ayuda a que la persona libere tensión. Esto suele significar un mejor pronóstico en el tratamiento.
  • Mejora la libido. Activa y aumenta la energía a través del flujo sanguíneo.
  • Potencia el bienestar físico. Esto ocurre porque ayuda a mejorar la digestión, la circulación y los dolores musculares. Además, facilita la respiración.
  • Potencia el bienestar psicológico. Esto lo hace al ayudar a mejorar síntomas de depresión, ira, estrés y ansiedad.

Como vemos, la aromaterapia es un universo maravilloso en el que cada aroma aporta algo beneficioso para nuestra salud. Déjate contagiar por la magia de los olores y anímate a experimentar este tipo de tratamiento. Cada olor te transportará a un lugar distinto para potenciar lo mejor de ti.

“El aroma es amor que nos transforma y nos hace mejor la vida en todos los sentidos”.

-Rosita Aguilar-