Autoimagen: qué es, características y cómo mejorarla

La autoimagen es la representación mental que nos construimos de nosotros e incluye nuestro físico y nuestra manera de ser y relacionarnos. ¿Qué más sabemos sobre ella? ¿Cómo podemos hacer que sea más saludable?
Autoimagen: qué es, características y cómo mejorarla
Laura Ruiz Mitjana

Escrito y verificado por la psicóloga Laura Ruiz Mitjana el 21 mayo, 2021.

Última actualización: 21 mayo, 2021

¿Alguna vez te has preguntado cómo te ves a ti mismo? Con esto tiene que ver la autoimagen, la cual se define como ‘un espejo interno de nosotros’.

La autoimagen implica una representación mental de cómo somos por dentro y por fuera.

Es algo que se construye desde que nacemos y que se alimenta de nuestras experiencias. En base a ello dirigimos nuestra atención hacia nuestros defectos o fortalezas.

En este artículo te contamos más sobre este concepto y sus características. Además, te proponemos 4 ideas clave para potenciarla.

Autoimagen: ¿qué es?

La autoimagen se define como ‘aquella imagen o representación mental que tenemos de nosotros mismos’. Normalmente es algo estable, aunque puede cambiar ligeramente con el tiempo y las experiencias.

La autoimagen se configura a través de cómo nos vemos tanto a nivel físico (altura, peso, color de pelo, etc.) como a nivel intelectual, social y personal. Esta representación mental influye en cómo nos tratamos, en nuestra autoestima y también en nuestro autoconcepto.

Mujer mirando el reflejo en el espejo

Características de la autoimagen

La autoimagen puede ser más positiva o más negativa. No es algo estático en el tiempo, aunque sí suele tener una base bastante sólida. También podemos hablar de una autoimagen más o menos saludable. Cuando esta es saludable, significa que es realista y coherente con lo que somos y sentimos.

Pero ¿cuáles son las características de una autoimagen saludable? Algunas de ellas son las siguientes:

  • Tener una concepción realista de uno mismo (autoconcepto).
  • Tener confianza en uno mismo.
  • Tratarse con respeto y amor.
  • Ser conscientes de nuestras dificultades, pero también de nuestras fortalezas.
  • Tener una visión positiva de nosotros mismos.
  • Amar cómo somos por dentro y por fuera.

Cómo mejorarla

Aunque la autoimagen es bastante estable, se puede mejorar. ¿Cómo podemos hacerlo? Os dejamos algunas ideas claves para ello:

No te compares

Es inevitable, todos nos comparamos, y es algo bastante normal. Según la teoría de la comparación social, desarrollada por el psicólogo Leon Festinger en 1954, las personas evaluamos nuestras propias capacidades, opiniones y habilidades y las comparamos con las de los demás. Lo hacemos, sobre todo, en situaciones de incertidumbre.

Siguiendo con la teoría de Festinger, nos comparamos con personas similares a nosotros. Cuando comparamos nuestras capacidades, lo hacemos con alguien mejor por el deseo de mejorar.

Con las opiniones, habitualmente lo hacemos con personas que piensan diferente. Finalmente, ante situaciones que nos generan ansiedad, nos comparamos con personas que están pasando por lo mismo, buscando la comprensión.

Busca tu mejor versión

Sin embargo, si no es por el deseo de mejorar o aprender, compararse no sirve para nada. Es más, nos genera con frecuencia malestar, celos y ansiedad. Por ello, a la hora de construir tu autoimagen, no te compares.

Valora cómo eres tú y establece tú mismo los criterios a la hora de compararte contigo. Es más constructivo compararse con tu mejor versión, o con aquella a la que quieres aspirar, que con otra persona.

Conócete a ti mismo

La autoimagen se construye a través de las vivencias con uno mismo y con los demás. Cuanto más nos conozcamos, más realista será la visión que tengamos de nosotros mismos.

Por ello, te animamos a conocerte y a invertir tiempo en ti. Esto te ayudará a conocer mejor tu manera de ser y de reaccionar a los eventos de la vida y, a partir de ello, podrás ir construyendo una autoimagen cada vez más saludable.

Cuida tu diálogo interno

El diálogo interno tiene que ver con cómo nos hablamos a nosotros mismos. ¿Cómo te hablas a ti mismo? ¿Te hablas en positivo o en negativo? ¿Cuidas tu lenguaje interno?

Ten en cuenta que la autoimagen también se construye a través de este diálogo interno. Por ello es importante que este sea saludable, coherente y realista.

Intenta no ser demasiado crítico contigo mismo. Refuerza aquellas cosas que haces bien con mensajes positivos hacia ti mismo y, a partir de ahí, desarrolla la imagen que tienes de ti.

“Nuestro autorrespeto marca nuestras elecciones. Cada vez que actuamos en armonía con nuestro auténtico ser y nuestro corazón, nos ganamos el respeto. Es así de sencillo. Cada elección importa”.

-Dan Coppersmith-

Mujer pensando

Identifica tus fortalezas

La autoimagen también se construye a partir de las fortalezas que eres capaz de identificar en ti mismo. Esto incluye tus capacidades y habilidades. Aprende a detectarlas y haz una lista con ellas. Pero, sobre todo, toma conciencia de las mismas.

Esto te ayudará a construir una imagen más realista de ti mismo y, sobre todo, a mirarte con amor. Esto no quiere decir que debamos obviar los propios defectos; está claro que ahí están, pero no les des más protagonismo del necesario.

Y tú, ¿qué imagen tienes de ti mismo? ¿Crees que reconoces cómo eres realmente y te sientes orgulloso de ello? ¿Qué sientes cuando te miras al espejo? ¿Eres capaz de reconocerte?

Como vemos, la autoimagen tiene que ver con nuestra capacidad de conectar con nuestra esencia. Implica reconocernos como personas valiosas, aunque también vulnerables en ciertos momentos.

“Si solo te dieras cuenta, cuán importante eres para la vida de aquellos que conoces, cuán importante podrías ser para la gente que aún no has soñado conocer. Hay algo de ti que dejas en cada persona que conoces”.

-Fred Rogers-

Te podría interesar...
Autoestima: el poder de la amistad con uno mismo
La Mente es MaravillosaLeerlo en La Mente es Maravillosa
Autoestima: el poder de la amistad con uno mismo

La autoestima es el pilar fundamental para construir nuestro bienestar emocional y nuestra posibilidad de crecimiento.



  • Branden, N. (2001). La Psicología de la Autoestima. México: Paidós.
  • Hogg, M. (2010). Psicología social. Vaughan Graham M. Panamericana, Editorial: Panamericana.
  • Morales, J.F. (2007). Psicología social. Editorial: S.A. MCgraw-Hill / Interamenicana de España.
  • Rogers, C. (1993). El desarrollo del concepto de sí mismo en la teoria fenomenológica de la personalidad de Carl Rogers. Universidad pública de Navarra. E.M Casanova.