¿Qué es bueno dejar claro cuando empezamos una relación de pareja?

Anet Diner Gutverg · 23 abril, 2017

Cuando empieces una relación de pareja es recomendable que hables de algunos aspectos importantes, especialmente para evitar sorpresas desagradables en un futuro. Así, es muy positivo abrir y marcar los canales de comunicación; de esta manera establecerás los pilares para que permanezcan activos durante toda la relación.

Son muchos los temas importantes y lo mejor es hacerlo cuando la relación esta empezando. Hacerlo te ayudará a conocer mejor a la persona con la que estas y también a darte cuenta si hay diferencias salvables o irreconciliables. En la consulta he visto casos de parejas que se separan porque no dejaron claro los temas que más les importaban al principio de la relación y que se sientan abatidas, ya no solo por el final de la relación, sino por no haber identificado estas diferencias antes.

Si le gustas, mientras la otra persona intenta conquistarte, es probable que oculte algo o trate de mostrar lo mejor de sí misma. Después se mostrara como realmente es y ¡la gente no cambia (o al menos no cambia tanto)!. Si hablamos sinceramente de algunos temas, es más probable que las bases de la relación sean más solidas y duraderas.

“Por eso no seremos nunca la pareja perfecta, la tarjeta postal, si no somos capaces de aceptar que sólo en la aritmética el dos nace del uno más el uno”

-Julio Cortázar-

Habla sobre tu filosofía de vida y visión del futuro

Habla a cerca de tu visión del mundo, tus ideas políticas y religiosas. Tus proyectos de trabajo y de vida; por ejemplo, si viviríais en otro país. También, aunque sea un poco difícil e incomodo, habla del matrimonio y de los hijos, incluso podrías hablar de cómo quieres criarlos aunque no hace falta alcanzar un acuerdo en todo: puede que en la conversación salgan interrogantes que hasta ahora ni siquiera te habías planteado.

Pareja hablando

Dos apuntes más: este tipo de conversaciones no solamente son útiles para conocer al otro, sino que también pueden serlo para que te conozcas a ti mismo. Por otro lado, es importante mostrarte abierto y respetuoso cuando tengas este tipo de charlas, pero también sincero y en disposición de compartir lo que piensas.

Habla a cerca de tu infancia y tu pasado

Compartir recuerdos divertidos es una forma de pasar tiempo juntos. El primer amor, la primera borrachera, alguna travesura, etc. No tengas miedo a contar recuerdos dolorosos o vergonzosos, a hablar si has sufrido algún abuso o algo que te dejado marca. Mostrar vulnerabilidad puede hacer que el otro se sienta seguro de mostrar también la suya.

Aquí puedes aprovechar para hablar de relaciones pasadas, siempre con respeto y contando solo los detalles necesarios. Las infidelidades, son un tema delicado, pero que es importante tocarlo. Empezar una relación ocultado información puede ser muy dañino. Tanto si te fueron infiel, como si has sido infiel es importante que lo hables con tu pareja y que le cuentes las razones y sentimientos alrededor de este situación.

Habla a cerca del sexo

Procura hacerlo en un ambiente relajado y privado ya que es un tema delicado que en ocasiones puede ser incomodo, sobre todo cuando la pareja esta empezando y la confianza todavía no es muy sólida. El sexo es una parte importante de la relación y la comunicación en esta área es fundamental. Así, no es recomendable tratar este tema como un tabú.

Habla de tus fantasías, de lo que te gusta y lo que no y también si te apetecería probar cosas nuevas. Hablar sobre sexo puede aumentar la intimidad. Es un tema privado y es mejor que quede entre vosotros, aunque si quieres compartirlo asegúrate que sea siempre desde el respeto.

Pareja hablando tumbada sobre hojas de árboles

Habla sobre dinero, deudas y problemas legales

Habla de cuanto ganas y cuanto gastas al mes, si estáis ahorrando para algo en especial o si te gusta viajar o comer fuera, etc. Tanto si tienes una cuenta de ahorro, como si tienes deudas es importante hablarlo para evitar que nuestra pareja se entere por terceras personas y se lleve un disgusto. Si tienes o has tenido algún problema legal, es importante hablar de estos asuntos y evitar que estas cosas aparezcan por sorpresa.

Cuando comienzas un proyecto de vida, todas las decisiones (incluidas las relacionadas con el dinero, sobre todo si es dinero en común) es importante que se hablen y sean tomadas en conjunto, que estén de acuerdo en lo que se va a hacer y que nadie tome decisiones sin consultarlo.

Habla de la familia y amigos

Este tema es muy delicado. No recomiendo que compartas con tu pareja opiniones a cerca de su familia o conflictos que tengas con la tuya, esto puede predisponerlos y ensuciar la relación. Tampoco te recomiendo que compartas con tu familia los problemas de pareja. Es una asunto privado, la familia siempre va a tomar nuestro lado y cuando se solucione el problema puede que guarden rencor por faltas que nosotros hayamos perdonado.

Es fundamental seleccionar la información familiar que compartamos con nuestra pareja, así como la información de pareja que compartamos con nuestra familia. No suele ser necesario mentir, pero sí ser selectivos y cuidadosos con la información que compartimos.

Ex-pareja hablando sentados en el parque

Los amigos son todo un tema, algunas parejas creen que sus parejas pasan demasiado tiempo con sus amigos o que algunos amigos son mala influencia. Habla de tus amistades y de las de tu pareja, siempre con respeto y no te pongas en la incomoda situación de decidir, “mis amigos o mi pareja”. Respeta el tiempo que pasa con sus amigos, trata de encontrar un equilibrio y todo será más fácil. 

Habla de lo que te molesta

Este es un punto muy importante desde el principio, no evites temas por temor a que se conviertan en una pelea. Compartir sentimientos y sensaciones es un gran punto de partida para una comunicación abierta y honesta. Intenta hacerlo de una forma calmada y respetuosa, sin usar palabras que puedan ofender al otro. Una relación de pareja y un proyecto de vida requieren un trabajo constante, que hablemos de nuestras necesidades, deseos y aclaremos lo antes posible los aspectos que no nos gusten.

Estos temas son fundamentales al inicio de una pareja, pero no por eso debemos entender que son un asunto cerrado y sepultado. Será positivo que volvamos a entrar en ellos siempre que se produzca un cambio o nos asalte alguna duda.

“El matrimonio es un 97 por 100 de conversación”

-Oscar Wilde-