Cambiar de opinión es un signo de inteligencia

Inteligente es todo aquel con la suficiente flexibilidad mental como para cambiar de opinión ante la información nueva, usarla de manera innovadora y resolver con ella problemas desafiantes.
Cambiar de opinión es un signo de inteligencia
Valeria Sabater

Escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater.

Última actualización: 26 julio, 2022

Cambiar de opinión es un signo de inteligencia y una práctica que deberíamos llevar a cabo de manera más habitual. Sin embargo, hay quien piensa que hacerlo revela falta de convicción e incluso de carácter. De nada sirve que las evidencias pongan en duda las afirmaciones que uno defiende, lo importante es proteger el orgullo, lo decisivo es no rebajarse para admitir el error.

Los expertos en inteligencia humana y creatividad nos sugieren algo muy concreto. Cuando nos despertemos por la mañana, planteémonos qué idea, enfoque o creencia vamos a cambiar hoy. Porque hacerlo es un ejercicio de flexibilidad mental que nos permitirá ganar en sabiduría, apertura cognitiva y también en felicidad.

El flujo de la vida requiere cambios y movimiento, al igual que nuestra mente. Así, quien no se permita cambiar alguna de sus ideas de vez en cuando acabará dando veracidad a hechos falsos. Tampoco será capaz de manejar la incertidumbre y no rectificará jamás sus equivocaciones. Y, como bien sabemos, resulta muy complicado convivir con alguien con dicho talante.

La inteligencia va mucho más allá de ser un genio de la física cuántica o tener dos doctorados en matemáticas. La mente brillante es una mente flexible.

Si nos aferramos de manera eterna a las primeras ideas que pasaron por nuestra mente, seremos incapaces de afrontar los desafíos más complejos de la vida.

Hombre con expresión reflexiva para representar que cambiar de opinión es un signo de inteligencia

¿Por qué cambiar de opinión es un signo de inteligencia?

Pocas cosas resultan más cómodas que defender la misma verdad que comparten nuestros amigos, pareja, compañeros de trabajo, familia… Tener en común unas mismas creencias, ideologías y actitudes que nuestro grupo de referencia nos ofrece satisfacción y cohesión. Ahora bien, ¿qué ocurre cuando de pronto discrepamos del resto y defendemos una opinión propia y antagónica? 

Lo que sucede es que nuestro entorno se puede sentir desafiado y, sobre todo, extrañado. ¿Desde cuándo piensas así? ¿Por qué de repente tienes esas opiniones? ¡Alguien te ha lavado la mente! —nos dicen—. Porque cambiar de opinión es algo que no todos entienden o respetan y esto se vive a menudo con contradicción.

Nos prefieren con nuestras ideas focalizadas, enrocados en los enfoques de siempre y siendo previsibles. Coherentes con lo mismo que defienden los demás. Sin embargo, nadie es una veleta, un falso, un vendido o menos honesto si de pronto defiende una idea que antes negaba. Estar abierto a otros enfoques y reconocer su utilidad es un signo ineludible de sabiduría.

La terquedad cognitiva y dar por válidas ideas que sabemos que son erróneas no nos hace  más fuertes. Nos convierte en ignorantes.

El buen líder debe aprender a cambiar de opinión

Cambiar de opinión es signo de inteligencia, pero muchos piensan que hacerlo les resta autoridad. Esto mismo es lo que descubrieron los expertos Martha Jeong, Leslie K. John, Francesca Gino, y Laura Huang de la Harvard Business School. En un trabajo de investigación pudieron ver que, una parte amplia de los líderes y emprendedores son reacios a cambiar de enfoque o a desestimar alguna de sus ideas.

Claudicar en sus verdades o admitir errores se vive como un acto de falibilidad. Mantenerse firmes en sus posturas iniciales es para algunos una muestra de poder y convicción. Sin embargo, los auténticos líderes o las personas altamente exitosas ya tienen claro que los fanfarrones no llegan lejos. Solo quien se permite ser flexible y cambiar de perspectiva de vez en cuando revela auténtica brillantez.

A veces, para estar en lo cierto hay que variar el enfoque

Descubrir de pronto que algo que dábamos por cierto no lo es tanto duele. Nos toca el ego, la moral, la autoestima y hasta la identidad. Por ello, el hecho de ver cómo la información nueva contradice lo que defendíamos genera lo que conocemos como disonancia cognitiva.

Este término define la desarmonía que experimentamos cuando el sistema interno de ideas, creencias y actitudes entra en conflicto. Sabemos que cambiar de opinión es un signo de inteligencia porque nos permite desechar ideas poco útiles, pero hacerlo no es ni fácil ni rápido. Lo curioso es que para evitar esa molestia psicológica, el ser humano recurre a increíbles malabarismos intelectuales, la mayoría de las veces.

Este sería un ejemplo:

  • Me gusta fumar, pero me dicen que fumar produce cáncer. Asumir esto me suscita molestia, prefiero dar por válida otra idea -> Mi abuelo fumó toda su vida y murió a los 100 años. Por tanto, no debe ser tan malo.
Mujer pensando que cambiar de opinión es un signo de inteligencia

Más allá de tus convicciones está la flexibilidad

Miguel Servet, Giordiano Bruno, Copérnico, Galileo Galilei… Nuestra historia está llena de figuras que desafiaron un mundo que por entonces procesaba las nuevas ideas como atentados al dogma de la fe. Ciencia y religión nunca se llevaron demasiado bien. En la actualidad, son muchos los que se aferran a sus convicciones como lo hacía la Inquisición con sus credos. 

La sociedad no avanza si no hay apertura de mentes. En la actualidad, abundan quienes defienden sus opiniones con violencia sin saber que dichas ideas se sostienen sobre castillos de arena.

Cambiar de opinión es un signo de inteligencia, pero ello requiere ejercitar la humildad intelectual. Y no es fácil llevarla a cabo cuando nos educan bajo la idea de que somos nuestras convicciones y estas deben defenderse a capa y espada.

Se nos olvida que el cambio facilita el avance, que la verdad se esconde en el progreso y que para facilitarlo, hay que desechar viejas ideas para asumir mejores argumentos y nuevas perspectivas. Así que tengámoslo presente. Preguntémonos qué idea o creencia vale la pena cambiar hoy.

Te podría interesar...
Muchas opiniones, ¿sobre qué conocimiento?
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Muchas opiniones, ¿sobre qué conocimiento?

Vivimos inmersos en el aprendizaje y el conocimiento exprés a través de Internet, una herramienta con la que formamos nuestras opiniones



  • Braem, S., & Egner, T. (2018). Getting a grip on cognitive flexibility. Current directions in psychological science27(6), 470–476. https://doi.org/10.1177/0963721418787475
  • Cañas, José. (2006). Cognitive Flexibility. 10.13140/2.1.4439.6326.
  • Jeong, Martha, Leslie K. John, Francesca Gino, and Laura Huang. "Research: Changing Your Mind Makes You Seem Intelligent." Harvard Business Review (website) (September 11, 2019).
  • Mangels, J. A., Butterfield, B., Lamb, J., Good, C., & Dweck, C. S. (2006). Why do beliefs about intelligence influence learning success? A social cognitive neuroscience model. Social cognitive and affective neuroscience1(2), 75–86. https://doi.org/10.1093/scan/nsl013