5 claves para entrenar la flexibilidad mental

Tener una actitud rígida ante la vida es muy limitante, ya que promueve resistencia a los cambios y dificultades para adaptarse a ellos. Por contrapartida, la flexibilidad mental facilita la adaptación y es una actitud que puede desarrollarse.
5 claves para entrenar la flexibilidad mental
Gema Sánchez Cuevas

Revisado y aprobado por la psicóloga Gema Sánchez Cuevas el 23 mayo, 2021.

Escrito por Edith Sánchez, 23 mayo, 2021

Última actualización: 23 mayo, 2021

La flexibilidad mental tiene que ver con la capacidad del cerebro para adaptarse a situaciones inesperadas o cambiantes. Esta habilidad es muy útil cuando nuestro pensamiento o conducta habituales no responden adecuadamente a un nuevo contexto. De ahí la importancia de conocer algunas claves para entrenar la flexibilidad mental.

La flexibilidad mental también es conocida como flexibilidad cognitiva porque tiene que ver directamente con el aprendizaje y la experiencia. De igual forma, está asociada con la forma de relacionarnos con otros de una manera saludable. Veamos más a fondo el tema.

En un mundo tan cambiante encontramos que la flexibilidad, la posibilidad de adaptarse al cambio es más importante que la experiencia”.

-Daniel Goleman-

Beneficios de la flexibilidad mental

La flexibilidad mental trae consigo muchos beneficios y el más importante de ellos es la capacidad de adaptarnos rápidamente a los cambios. Esto ayuda a encontrar más alternativas en la ejecución de tareas o resolución de problemas.

También permite desarrollar un mayor nivel de tolerancia frente a los aspectos de la vida con los que no se está plenamente de acuerdo. Abre la mente para percibir de otra manera diferentes dimensiones de la misma realidad.

Del mismo modo, motiva a entender los errores con mayor agudeza. Ya no se juzgan como una situación frustrante, sino como algo con el potencial de mejorarse en el ámbito del aprendizaje. Adicionalmente, amplía la empatía con otros para de esta forma llegar a acuerdos de mutuo beneficio.

Estos procesos son cruciales para el buen desempeño tanto en la escuela y el trabajo, como en la vida en general. Esto se debe a que brindan la posibilidad de optimizar nuestros planes, formular metas y supervisar las acciones para corregirlas cuando sea necesario.

Mujer pensando con pájaros en la mente

Claves para entrenar la flexibilidad mental

¿Cómo entrenar y desarrollar la flexibilidad mental? Se trata de un proceso de cambio de perspectiva. Hay algunas acciones que resultan relevantes para estimular esa modificación. Las siguientes son algunas de ellas.

1. Aprender a observar

Una de las claves más importantes para entrenar la flexibilidad mental consiste en aprender a observar. Esta habilidad, como tantas otras, solo se adquiere ejercitándola y se fundamenta en la capacidad para reconocer los detalles.

Constituye una gran herramienta de sensibilidad frente a todo lo que nos rodea, potenciando la facultad de análisis e identificación de los contextos. También cumple con una función liberadora cuando el acto de observar se traduce en contemplación, lo que además otorga un estado relajante y pacificador.

2. Ser rebelde

La rebeldía es un comportamiento caracterizado por desafiar lo establecido y no seguir pasivamente los modelos de autoridad. Puede encarnar tanto finalidades positivas como negativas y nacer de motivaciones saludables o reactivas. En su faceta positiva es otra de las claves para entrenar la flexibilidad mental.

La rebeldía no se trata de ir en contra de todo, sino de abrir la puerta a lo nuevo o diferente con el ánimo de romper con la monotonía e intentar nuevas realidades. Esto implica necesariamente empezar por hacer un análisis de la realidad y detectar las posibilidades de cambio que entraña.

3. Ejercicios mentales

Los ejercicios mentales también son una de las claves para entrenar la flexibilidad mental, especialmente aquellos que implican cierto desafío. Estos plantean problemas o interrogantes que no tienen soluciones obvias y en el proceso de encontrar la solución o la respuesta se estimula la flexibilidad.

Por lo tanto, los ejercicios mentales brindan la posibilidad de desarrollar destrezas y aumentan la probabilidad de encontrar varias respuestas a una misma situación. También, en la búsqueda de posibles soluciones se promueven la autoconfianza y el sentido de logro.

4. La empatía

La empatía es la capacidad del ser humano para percibir a otro ser humano como igual. De reconocer y validar los pensamientos y emociones de ese otro, aunque sean diferentes a los propios. Dicho de otra forma, ponerse en el lugar del otro; de ahí que sea otra de las claves para entrenar la flexibilidad mental.

La empatía hace parte de los rasgos de mayor importancia a la hora de establecer vínculos sociales. Esta otorga la disposición a escuchar, atender y entender puntos de vista diferentes a los nuestros. También promueve la apertura al diálogo, el espacio por excelencia en donde es posible encontrar aspectos en común con ese otro.

Amigas hablando

5. La creatividad

Las actividades creativas son una magnifica vía para ampliar la perspectiva, innovar y superar la rigidez. Lo creativo surge cuando es posible ver las cosas desde un nuevo enfoque. Por eso, constituye una de las claves para entrenar la flexibilidad mental.

La creatividad imprime un sello personal a lo que hacemos que permite desplegar la originalidad. Implica idear diferentes formas para hacer lo mismo o diseñar nuevas soluciones a viejos problemas, lo cual resulta revitalizador y muy estimulante.

La flexibilidad mental no es tanto una capacidad como una actitud. Como hemos visto, es posible entrenarla y desarrollarla. ¿Qué nos aporta al final? Constituye una herramienta muy valiosa para adaptarse a diferentes tipos de situaciones y sacar partido de ello.

Te podría interesar...
La neurobiología de la flexibilidad, sumando peldaños para el aprendizaje
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
La neurobiología de la flexibilidad, sumando peldaños para el aprendizaje

La neurobiología de la flexibilidad consiste en uno de los componentes de las funciones ejecutivas que se relaciona con el área dorsolateral.



  • Riso, W. (2007). El poder del pensamiento flexible: De una mente rígida a una mente libre y abierta al cambio. Editorial Norma.