Captain fantastic, un lugar para la reflexión - La Mente es Maravillosa

Captain fantastic, un lugar para la reflexión

Roberto Muelas Lobato 5, Septiembre 2017 en Películas 414 compartidos

Hay películas que inspiran y Captain fantastic es una de ellas. Independientemente de los gustos personales, esta película no deja a nadie indiferente; es más, su planteamiento no esconde su afán de provocación ni su intención de que el espectador sienta un terremoto en su asiento. En la osadía de la mirada que nos presta toca temas tan controvertidos como la cultura americana y la educación independiente. Sus posturas son radicales y críticas, pero también sinceras y abiertas a la crítica.

Desde la psicología se pueden hacer diversas interpretaciones de Captain fantastic. Sin embargo, en este artículo vamos a centrarnos en algunos aspectos psico-culturales. Esto es, en describir cómo algunos de los comportamientos que aparecen reflejados en la película nos pueden parecer raros o excéntricos, cuando son comunes en otras culturas.

Si todavía no has visto Captain fantastic puede que este artículo te anime a ello. Sin embargo, queríamos destacar que el artículo contiene SPOILERS, aunque también es cierto que hemos intentado que sean los mínimos para que la película no quiebre la capacidad de sorprender a todo aquel que se acerque a ella por primera vez.

Hombre tocando la guitarra con su hija

Un ritual fantástico

El comienzo de la película está marcado por la sangre. El mayor de los hermanos aparece cazando un ciervo solo con un machete. Esta imagen puede parecer confusa, incluso puede que, al acabar de ver la película, no se entienda el porqué de este inicio. Para comprenderlo tenemos que recurrir a culturas que cuentan con ritos de iniciación a la edad adulta.

Muchas culturas tienen ritos de iniciación. Por ejemplo, en México existe la quinceañera. Estos rituales, que pueden ser muy diversos y darse a edades diferentes en cada cultura, marcan el inicio de la vida como adulto. La realización de estos rituales hace a los niños y niñas conscientes de que la infancia ha acabado y que deben empezar a comportarse como adultos.

En las sociedades modernas estos ritos se han perdido. La consecuencia es la confusión. Muchas personas no tienen claro cuando comienzan a ser adultos. Por ejemplo, en Estados Unidos la mayoría de edad se consideran los 18 años. Sin embargo, con esa edad todavía tienen prohibido beber alcohol. Se considera que son responsables para algunas cosas pero no para otras. Ello puede causar confusión.

Además, los rituales, sobre todo los más costosos, sirven para crear un vínculo entre las personas. En este caso, un vínculo más profundo entre los miembros de la familia. Si los personajes no hubieran sido familiares, el ritual serviría para crear una fuerte relación, lo que se denomina “parentesco psicológico”.

Una educación fantástica

Hay una máxima en la educación que este padre peculiar pretende para sus hijos: que impere siempre la verdad. En ningún momento les miente, por muy controvertidos sean los temas o por mucho que una pregunta pueda llevar a otra. Se trata de una educación sin eufemismos. Les habla de la enfermedad y muerte de su madre sin ningún tipo de tabú, les habla sobre el sexo explícitamente. En ningún momento reprime sus emociones y reciben un trato similar sin importar su sexo ni la edad.

En las sociedades occidentales, y en muchas otras, el sexo y la muerte son temas tabú. Para explicarlos a niños pequeños se recurre a mitos y metáforas que alivian su necesidad de conocimiento. Así, a los niños los trae la cigüeña y cuando morimos vamos al cielo. Del mismo modo, las emociones son moldeadas para que no lleguen a expresarse públicamente y solo se expresen cuando sea socialmente correcto. Frases como “los hombres no lloran, llorar es de niñas”; “si te ven triste van a pensar que eres débil”; o “no te rías tan fuerte que pareces vulgar” son comunes en este tipo de sociedades.

Sin embargo, no en todas las sociedades pasa esto. Por ejemplo, la población de Chile se caracteriza porque destaca en la “feminidad”. Estas personas suelen ser más expresivas con sus emociones ya que siempre dejan un espacio y una oportunidad para expresarlas y darles un sentido. La causa parece residir en su pasado Quechua-Aymará.

Por otra parte, se ha demostrado que omitir datos a los niños solo sirve para confundirles. Por ello, darles respuestas incluso antes de que ellos pregunten puede reforzar su autoestima: los pequeños se sienten muy valiosos cuando logran comprender un tema que les inquieta. Culturas como la tibetana consideran importante hablar abiertamente de la muerte y países como Noruega permiten programas infantiles de educación sexual muy explícitos.

Nube con forma de cigüeña con un bebé

Un capitán permisivo

Ya hacia el final de la película parece que el cabeza de familia, el padre, comprende que sus hijos necesitan integrarse en la sociedad. Por ello, se hace alusión a que los niños vayan a una escuela normal y tengan contacto con otros niños de su edad. Sin embargo, el niño mayor, al cual habían aceptado algunas de las mejores universidades, decide irse a un país africano a trabajar como voluntario y conocer mundo.

Ambas prácticas presentan bastantes similitudes con una práctica habitual entre los amish, el rumspringa. El rumspringa consiste en abandonar la comunidad alrededor de los 16 años hasta que se toma una decisión. Dicha decisión consiste en si desean volver con su comunidad y permanecer para siempre con ellos o, por el contrario, optan por abandonarla. No existe un tiempo delimitado para decidir y pueden pasar años antes de que lo hagan.

Este tipo de práctica tiene como finalidad que los jóvenes conozcan otras formas de vida. Los amish son una sociedad con muchas restricciones, no usan la electricidad, y tienen normas muy estrictas. Los jóvenes aprovechan este periodo para revelarse y realizar conductas que tienen prohibidas en su comunidad. También les sirve como período de cortejo durante el cual buscan esposa. Después del rumspinga, la gran mayoría deciden volver a su comunidad.

Campesinos reunidos

Esto es todo amigos… lo de más está en Captain fantastic

Aunque en Captain fantastic aparecen muchas escenas que darían para interesantes discusiones y comparaciones en diferentes campos de la psicología, nos hemos centrado en unos pocos. Quizás la gran cuestión que plantea la película es si existe una forma diferente de educar y, por lo tanto, una forma diferente de vivir. Además, en caso de existir, nos recuerda que, como proyecto de inspiración humana, siempre sería imperfecta y mejorable; tendría virtudes, pero también aristas.

Os invitamos a ver Captain fantastic si os interesa el tema, os inquieta y estáis dispuestos a mirar por un rato al mundo desde un perspectiva diferente. Quizás os resulte más o menos atractivo aquello que se esconde detrás de la puerta que abre, pero de lo que no nos cabe duda es de que pasaréis un buen rato.

Roberto Muelas Lobato

Eterno estudiante de psicología social. Desde el laboratorio intento explicar esa realidad a veces tan confusa divagando entre la divulgación y la ciencia.

Ver perfil »
Te puede gustar