Carlos Gardel, biografía del Zorzal criollo

Edith Sánchez · 29 octubre, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González el 29 octubre, 2019
Carlos Gardel fue un intérprete, un galán, un icono. Pero, sobre todo, se convirtió en la gran leyenda del tango. A su vez, su vida y su muerte han sido objeto de grandes polémicas y de enigmáticos misterios.

Aunque fue uno de los hombres más famosos del mundo en su momento, la vida y muerte de Carlos Gardel siguen encerrando misterios y susurros que todavía hoy plantean debates. Pero, pensándolo bien, no podría ser de otro modo tratándose de uno de los grandes iconos de Argentina y de un intérprete del que se decía que “cada día canta mejor”- o, al menos, así lo afirmaban los millones de seguidores que aún conserva.

Carlos Gardel es la figura más emblemática del tango en toda su historia. Nadie como él logró darle a este género un alcance universal. También fue uno de los primeros y más exitosos galanes que construyó el cine y un hombre que seducía con su sonrisa y su simpatía a todos los que le rodeaban.

 “Un artista, un hombre de ciencia, no tiene nacionalidad. Un cantor tampoco, es de todos, y su patria es donde oye aplausos”.

-Carlos Gardel-

Sobre Carlos Gardel existen tesis de grado, investigaciones exhaustivas, especulaciones y mitos. No estamos lejos de conmemorar un siglo de su muerte y todavía hay grandes interrogantes acerca de quién fue realmente.

Se encuentra sepultado en el cementerio de La Chacarita y aún hay cientos de personas que van a su tumba a pedirle milagros. En este artículo, intentaremos acercarnos a su figura y al mito que le rodea.

Pareja bailando tango

El misterio del nacimiento de Carlos Gardel

La primera cuestión polémica en la vida de Carlos Gardel la encontramos, curiosamente, en su propio nacimiento. Han surgido tres teorías, de las cuales dos se disputan ser la verdad final. Una  de ellas dice que Gardel nació en Tacuarembó, Uruguay, y que fue hijo adoptivo de una inmigrante francesa llamada Berta Gardés. Por otro lado, la segunda tesis ubica su nacimiento en la provincia de La Plata, Argentina, aunque se considera la opción menos creíble.

La tercera, por su parte, apunta a que Carlos Gardel nació en Tolousse, Francia. Pese a que los partidarios de las otras hipótesis se niegan a aceptar que esto sea posible, lo cierto es que las evidencias parecen demostrar que, efectivamente, el Zorzal criollo de Argentina era francés. Así lo concluyeron los autores del libro El padre de Gardel, con partida de nacimiento en mano.

Berta Gardés fue su madre y Paul Jean Lassere su padre, aunque oficialmente era “hijo de padre desconocido”. De su padre solo se sabe que era un embaucador de poca monta, que tuvo otros dos hijos naturales y que pasó gran parte de su vida en la cárcel. La madre, en cambio, era una humilde planchadora de ropa, que emigró a Argentina acompañada por el estigma de ser madre soltera. Gardel siempre tuvo verdadera devoción por ella.

De maleante a cantor

Carlos Gardel vivió sus primeros años al lado de su madre en las zonas más pobres de Buenos Aires. Existen expedientes policiales que lo vinculan con entradas a la cárcel por estafa. Timaba a los incautos con un cuento sobre herencias y recompensas, con el único objetivo de robarles el dinero.

En la zona en la que residía Gardel, se encontraban varios teatros en los que se presentaban espectáculos de muy diversa índole. Ese entorno artístico ejerció una gran influencia en él. Varias veces fue contratado como “aplaudidor” en algunas obras; es decir, le pagaban por aplaudir, aunque indirectamente sembraron en él la semilla del gusto por los escenarios.

Se afirma que Carlos Gardel, que realmente no se llamaba originariamente así, sino Charles Romuald Gardes, cambiaba los datos de la historia de su vida para que el pasado en la cárcel y esos oficios menores no fueran a perjudicar su imagen cuando alcanzó fama mundial. De ahí, nacen algunas de las confusiones acerca de su vida.

Estatua de Carlos Gardel

La muerte de un hombre y el nacimiento de un mito

Carlos Gardel cantó para Enrico Caruso en un barco que navegaba por Brasil cuando todavía no era famoso. Caruso le dijo que si hubiese educado bien su voz, probablemente, sería el mejor barítono del mundo, algo que terminaría consiguiendo más adelante. A su vez, fue Gardel uno de los que le insistió a Frank Sinatra para que se dedicara al canto. Ambos hechos muestran la magnitud de la figura del Zorzal criollo.

De sus canciones, sus películas y sus impresionantes giras no hay mucho que decir. Todo está consignado en miles y miles de noticias, reportajes, libros, etc. En definitiva, cualquier información acerca de su trayectoria artística se encuentra perfectamente documentada y podemos, todavía hoy, podemos deleitarnos con su voz gracias a las nuevas tecnologías. Su vida personal, en cambio, se presta aún para especulaciones. No vivió nunca con ninguna mujer, aparte de su madre. Tampoco se le conocieron novias oficiales, aunque parece haber tenido una relación con Isabel del Valle.

Su muerte también ha sido objeto de especulaciones y polémicas. Se produjo como consecuencia de un accidente aéreo que tuvo lugar en Medellín (Colombia), en 1935. Se han tejido muchas historias en torno al hecho, las cuales van desde una supuesta pelea a tiros dentro de la aeronave, hasta una teórica embriaguez del piloto.

Lo más probable es que simplemente haya habido una fallo en el motor del avión que el piloto no supo manejar, o cualquier otra causa bastante alejada de teorías conspiranóicas. Pero lo cierto es que el fatídico hecho terminó de darle a Carlos Gardel el halo de leyenda que ya traía de atrás. El accidente no lo mató, sino que, como su música, lo hizo eterno.

Carozzi, M. J. (2003). Carlos Gardel, el patrimonio que sonríe. Horizontes Antropológicos, 9(20), 59-82.