Cinco verdades que te ayudarán a tomar las riendas de tu vida

31 octubre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Elena Sanz
La diferencia entre vivir y sobrevivir radica en tener la valentía de hacernos cargo de nuestras propias circunstancias.

Son muchas las personas que debido a determinadas experiencias vitales se sienten indefensas ante los vaivenes del destino. Vivir y sobrevivir no son términos intercambiables y, por desgracia, muchos seres humanos se limitan a cumplir rutinas y obligaciones sin reparar siquiera en qué es lo que verdaderamente desean lograr. En este artículo te contamos cinco verdades que te ayudarán a comprender que está en tus manos tomar las riendas de tu vida.

Las personas que poseen un locus de control interno tienden a ser más responsables y a realizar un mayor esfuerzo. Por ello obtienen mejores resultados a la hora de alcanzar sus metas. En cambio, quienes creen que los eventos se producen en función de la suerte o el azar, se sienten menos motivados a participar activamente en cambiar sus propias circunstancias. 

Si este es tu caso, has de recordar que tú eres el único dueño de tu propio destino. Que tus pensamientos y acciones tienen un impacto en la realidad pero sobre todo en tu bienestar emocional. Sólo tú puedes proporcionarte la vida que deseas.

Cinco verdades para tomar las riendas de tu vida

1. Cuando enfrentas tus miedos, se desvanecen

La gran paradoja del miedo consiste en que la evitación que provoca en nosotros es, precisamente, lo que lo refuerza. Cuando evades una situación por no enfrentar tus miedos, ellos están ganando poder y tú lo estás perdiendo. Cada evitación te hace percibirlos como más atemorizantes y a ti como más incapaz.

El día que decidas plantar cara a tus miedos, comenzarán a desvanecerse. Con cada exposición a los mismos irás ganando confianza y comprobando que lo peor sólo ocurría en tu mente. Nunca serás verdaderamente libre si tus temores condicionan tu vida. Toma las riendas y afróntalos, no temas pedir ayuda profesional si es necesario.

Tomar las riendas de tu vida, hombre en línea de salida

2. Tu estado de ánimo no puede depender de nada externo, o dejará de ser tuyo

Es fácil sentirnos afectados por las circunstancias o las conductas de los otros. Si no trabajamos la regulación emocional el clima, el tráfico o un comentario de nuestra pareja pueden dominar nuestro estado de ánimo. Pero cuando permites que elementos externos generen en ti ira o tristeza estás perdiendo el control sobre ti mismo.

Esfuérzate en ser tu propio centro emocional. Cuando hayas construido un lugar seguro y pacífico dentro de ti, ninguna persona o circunstancia podrá quitártelo. No siempre puedes elegir lo que ocurre pero siempre está en tu mano decidir cómo sentirte.

3. Ninguna relación merece que te traiciones a ti mismo

Si quieres tomar las riendas de tu vida has de darte a ti mismo el lugar de capitán del barco. Cuando cedes constantemente a los deseos y peticiones de otros, te haces pequeño. Cuando ignoras a tu voz interior y traicionas tus principios y necesidades por miedo a ser abandonado, te vuelves indefenso. Recuerda siempre que ninguna relación saludable requerirá que te anules para ceder tu poder a otro.

4. Si crees que fracasarás, ya has fracasado

Gran parte de nuestra realidad comienza a gestarse en nuestra mente. Si antes de comenzar una actividad o afrontar un reto no paras de repetirte que fracasarás, ten por seguro que es muy probable que falles. Ese constante diálogo interno negativo te dejará sin motivación, adoptarás una actitud pasiva y derrotista con la que es muy difícil avanzar.

Por el contrario, si te mantienes optimista y confiado realizarás tu mejor esfuerzo para lograr tus metas. Desarrollarás tus habilidades y mejorarás cada día. Quizá no alcances tu objetivo pero las posibilidades serán mucho mayores que en el primer caso.

Tomar las riendas de tu vida, mujer feliz

5. No duele para que sufras, duele para que cambies

La decepción, la frustración son parte inevitable de la vida. No obstante, muchas veces las adversidades esconden un mensaje muy valioso: no vas por el buen camino. En ocasiones el dolor nos ayuda a movernos de personas y situaciones que no nos convienen, que no nos permiten ser nosotros mismos. Trata siempre de encontrar el aprendizaje y seguir creciendo, no te estanques en el dolor.

Empieza a tomar las riendas de tu vida

Tu vida es una fascinante oportunidad que únicamente se te ha entregado a ti, no renuncies a hacer de ella una aventura. Conócete, compréndete y mejórate cada día. Visualiza tus objetivos y trabaja por ellos. Recuerda que tú eres el protagonista y el director de tu propia película, conviértela en una obra maestra.

Martínez-Correa, A., Del Paso, G. A. R., García-León, A., & González-Jareño, M. I. (2006). Optimismo/pesimismo disposicional y estrategias de afrontamiento del estrés. Psicothema18(1), 66-72. AA, V. (2013). Manual de resiliencia aplicada. Editorial Gedisa.