Claves psicológicas para mejorar la relación con tu cuerpo

¿Atiendes bien a tu cuerpo? ¿Escuchas y comprendes sus señales? O, por el contrario ¿lo ves como un extraño o un enemigo? Descubre cómo mejorar la relación con tu cuerpo.
Claves psicológicas para mejorar la relación con tu cuerpo
Elena Sanz

Escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz el 27 febrero, 2021.

Última actualización: 27 febrero, 2021

¿Crees que tienes una buena relación con tu cuerpo? Muchas personas responderían esta pregunta tomando como base su opinión sobre su propia imagen física. Sin embargo, esta cuestión va mucho más allá, ya que el cuerpo no es algo que poseemos, es lo que somos. La forma en que lo miras, lo juzgas y lo atiendes es una declaración de intenciones hacia tu propio ser. Por ello, para mejorar la relación con tu cuerpo, has de empezar por reconectarte con él.

La forma de vida ha cambiado en los últimos tiempos: vivimos inmersos en un contraste: rutinas aceleradas y sedentarias. Y esto nos ha llevado a percibir al propio cuerpo como un extraño (no lo atendemos ni lo escuchamos) o como un enemigo (lo rechazamos y deseamos que cambie). Este es un fenómeno común en el que la mayoría de nosotros hemos caído. Sin embargo, estamos a tiempo de revertir esta situación.

Mujer mirándose al espejo triste

¿Necesitas mejorar la relación con tu cuerpo?

Para identificar si realmente te relacionas de una forma saludable con tu cuerpo, pregúntate cómo le hablas normalmente. ¿Criticas su apariencia? ¿Rechazas algunas partes de él? ¿Le reprochas que duela o que no se ajuste a lo que tú deseas?

¿Cuántas veces te has mirado al espejo y le has lanzado palabras desagradables a tu reflejo? ¿En cuántas ocasiones te has quejado por tu poca resistencia física, porque siempre te sientes cansado o porque te duele el cuello?

Y en contraposición, trata de recordar la última vez que te sentiste agradecido por tu organismo, por todas las funciones que realiza cada segundo para mantenerte con vida. Intenta identificar cuándo te regalaste un cumplido, un baño relajante o un paseo por la naturaleza.

¿Crees que, si tu cuerpo pudiera hablarte, te diría algunas de las siguientes frases?:

  • Solo me alimentas para que sobreviva, me restringes la comida que necesito para funcionar porque solo te importa mi aspecto.
  • Me nutres de alimentos muy perjudiciales porque nunca tienes tiempo para preparar opciones más saludables.
  • No me permites moverme, estirarme o mantenerme activo. Pasamos la mayor parte del día sentados, encorvados, en una postura que me daña.
  • No me dejas recuperarme, ninguna noche dormimos lo suficiente.
  • Y a pesar de todo, me pides que rinda al máximo y me reprochas todo lo que hago para hacerte saber que necesito ayuda.

En realidad, tu cuerpo sí te habla. Te grita todo lo anterior cada día, pero no estás acostumbrado a escucharle.

Cómo mejorar la relación con tu cuerpo

Mejorar la relación con tu cuerpo es un proceso que requiere tiempo y constancia. Sin embargo, hay algunas pautas que puedes comenzar a implementar para lograrlo:

Presta atención al estado de tu cuerpo y a las sensaciones corporales.

Inmersos en el ajetreo diario, nos hemos acostumbrado a ignorar o confundir las señales que recibimos de nuestro organismo. Así, comienza por mantenerte en contacto con tu cuerpo y analizar lo que sientes.

Trata de identificar cuándo tienes hambre y cuándo ya estás saciado, intenta distinguir si realmente es hambre o sed, o tal vez aburrimiento, tristeza o ansiedad. Además, familiarízate con las sensaciones que notas cuando tienes sueño y necesitas dormir, o cuando llevas demasiado tiempo en la misma postura y necesitas estirarte.

Satisface sus necesidades y demandas

Una vez que hayas aprendido a escuchar a tu cuerpo, comprométete a satisfacer las necesidades de las que te habla. Comienza dando pequeños pasos: bebe agua en cuanto sientas sed, acuéstate antes, adopta una postura más erguida, trata de respirar para calmar tu ansiedad en lugar de recurrir a la comida… Con cada paso, el compromiso se irá volviendo más firme y será más sencillo de mantener.

Cambia el diálogo interior

Modera la crítica. Nunca le dirías a un amigo que está gordo, que tiene el pelo fatal o un aspecto espantoso. ¿Por qué te lo dices a ti mismo cada día? Puede que en tu amigo veas estas características, pero también ves muchas más. Por algo es tu amigo, un todo al que aprecias y respetas. Al que tratas con cariño.

Quizás tu cuerpo tenga muchas aristas que no te gusten, puntos que cambiarías. Sin embargo, lejos de eso que a ti puede parecerte tan grande como defecto, está el hecho de que es un sistema casi perfecto que es capaz de realizar un montón de procesos bien y sin que los tengas que controlar.

Mujer incómoda con su cuerpo

Mejorar la relación con tu cuerpo va en tu propio beneficio

Rechazar tu cuerpo es rechazar quien eres, abandonarlo y desatenderlo es hacerte lo mismo a ti, y esta es una sensación sumamente dolorosa.

Aceptarlo, cuidarlo y valorarlo no solo te ayudará a aumentar tu autoestima y a encontrarte en paz, también te permitirá alcanzar tu versión más saludable. Cada palabra y acción amorosa que realices por tu organismo se verá directamente recompensada. Reconcíliate con él.

Te podría interesar...
¿Cómo es la relación que tienes con tu cuerpo?
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
¿Cómo es la relación que tienes con tu cuerpo?

La relación que tienes con tu cuerpo es determinante. Mucho de tu salud física y mental se juega en ese vínculo que tienes con tu organismo.



  • Sólyom, A. (2020). Reconecta con tu cuerpo. RBA Libros.
  • Ramos, A. (2019). El Arte de Vivir Intuitivamente: Reconecta con tu cuerpo, libérate de la prisión de las dietas y siéntete bien por dentro y por fuera. Angie Ramos.